Secciones

Lunes 30 de Septiembre de 2019

Argentina atraviesa una situación social angustiante. El deterioro del poder adquisitivo del salario de los trabajadores hace que los pocos bendecidos que tienen un laburo, no lleguen a fin de mes o lo hagan arañando las paredes. La última devaluación golpeó duro en los sectores de ingresos medios y bajos.

A los sectores de altos ingresos los favoreció porque sus inversiones son en dólares. El 9 de septiembre de 2018 en Mendoza, Mauricio Macri dijo: “Tengo que estar tranquilo porque si me vuelvo loco les puedo hacer mucho daño”. Después de las PASO parece que no estuvo tranquilo y eso lo estamos padeciendo hoy. Los números de la pobreza hablan por sí solos. El Indec informó que en el primer semestre de 2019 la cantidad de personas por debajo de la línea de pobreza creció al 35,4%, frente al 27,3% del mismo período de 2018. En términos absolutos, hay más de 15 millones de pobres en el país, de los cuales unos 3 millones están en una situación de indigencia, o sea que no tienen ingresos suficientes para hacer frente a las necesidades alimenticias.

Semejante deterioro se basa en las políticas que aplicó desde un primer momento el gobierno nacional para beneficiar a los sectores concentrados de la economía. Los especialistas dicen que lejos de frenarse la pobreza seguirá en ascenso como consecuencia del ajuste como único salvataje.

Macri ya adelantó que todas las políticas que se están aplicando ahora para contener la economía con el fin de tratar de revertir el resultado electoral, serán desactivadas en diciembre, o sea que cuando estallen las heridas pueden ser letales para muchos de los laburantes y los desocupados.

Los entrerrianos no podemos hacernos los desentendidos ante semejante situación social que atraviesan sus dos grandes ciudades, hoy gobernadas una por el oficialismo nacional y otra por el provincial. En lo que refiere a Paraná la pobreza pasó del 29,8% en el segundo semestre del 2018 al 33,9%. En Concordia también creció y pasó del 41,9% al 52,9%.Estos números deben darnos vergüenza a todos: a los que están en el poder y a los ciudadanos que votamos. Tenemos que interpelarnos. No puede ser que haya entrerrianos que no tengan para comer, que estén pasando miserias y solo sean un número más. La situación en la capital de la provincia y en la Capital del Citrus no es nueva. Hace ya años que los números vienen siendo negativos. Es hora de pensar en programas que superen lo asistencial para poder salir adelante de una buena vez por todas.

Estamos muy cerca del fin del mandato de Cambiemos a nivel nacional. En plena campaña el presidente volvió con sus promesas. A los gritos dice que “ahora viene el crecimiento, el trabajo, la mejora del salario, y el alivio del bolsillo y de fin de mes”. Macri dice que “hoy estamos mucho mejor parados y que esto lo resolvemos nosotros o no lo resuelve nadie”. La realidad que habla parece ser muy distinta a la que vivimos los trabajadores. Tras asumir en diciembre de 2015, el presidente Mauricio Macri pidió ser “evaluado como presidente” por la evolución del índice de pobreza. Creo, ingeniero, que ha reprobado.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario