MIRADAS

Patronato: una noche triste para el fútbol argentino

El partido tuvo de todo. A Patronato le cobraron en contra las faltas chiquitas y las grandes. Había algo seguro, el Negro no iba a ganar en Floresta y así fue.

Viernes 29 de Julio de 2022

El fútbol argentino carece de credibilidad. El martes por la noche quedó evidenciado una vez más que esto no va más. Apenas terminó el partido en Floresta (derrota de Patronato), me dio la sensación de que a Barracas Central, de la familia Tapia, hay que ayudarlo como sea. Es la misma historia de Arsenal de Sarandí de los Grondona.

Diría que esta conducción tiene los mismos métodos para sostenerse en el poder de la AFA que llevó adelante Don Julio: o estás con ellos o desaparecés del mapa.

Tengo la impresión de que en cancha de All Boys hubo un concierto de errores que perjudicaron seriamente a Patronato, con la clara intención de beneficiar al club del Chiqui para mantenerse en Primera.

Federico Beligoy (director de Formación Arbitral) sigue haciendo de las su yas para sostenerse en el cargo, todos los saben pero se callan. Lo de Jorge Baliño, Diego Ceballos y Diego Abal a esta altura del partido ya no resiste ningún análisis, o mejor dicho no se entiende cómo siguen en funciones.

Si desmenuzamos la situación podemos decir que no se puede explicar cómo a Baliño, después de su desastrosa intervención en Barracas-San Lorenzo, lo volvieron a convocar en un partido tan sensible para los promedios. Ni hablar de que en el VAR lo asistan Ceballos (recordado por su polémico arbitraje en la final de la Copa Argentina de 2015 entre Boca y Rosario Central) y Abal, otro al que no da el piné.

Para continuar con las anomalías, Barracas hace de local en el estadio Islas Malvinas de All Boys, club que milita en la Primera Nacional y que sus instalaciones no están acondicionadas para el sistema VAR.

Esta irregularidad no es menor en un fútbol altamente profesionalizado. Y llama mucho la atención que justamente quien incumple con la reglamentación vigente es el club del presidente de AFA.

Desde el ascenso de Barracas se fueron tejiendo innumerables versiones del favoritismo que existe para la institución porteña.

El partido tuvo de todo. A Patronato le cobraron en contra las faltas chiquitas y también las grandes. Había algo seguro, el Negro no iba a ganar en Floresta y se cumplió.

Fue muy evidente. No hay forma de justificar los groseros errores y el perjuicio fue total para un Patronato que hizo todo para ganar, pero Baliño y el VAR lo despojaron de la victoria.

Los gestos del entrenador Facundo Sava son de impotencia, de bronca, de dolor y frustración ante este grave daño para un plantel que la viene peleando con mucho sacrificio para mantener al Patrón en la elite del fútbol argentino. Después, los hechos que recorrieron el mundo, son claramente injustificados, son tristes y describen lo mal que está el fútbol argentino en todos los sentidos.

En una noche caliente me quedo con la impronta del equipo de Patronato. Esgrimió en el campo de juego su fortaleza anímica, su juego vertical y la actitud de luchar el partido contra el rival y sus aliados. Si había un ganador en la lluviosa noche de Floresta era el Santo, que más allá de tener un plantel corto, de poco renombre, con un presupuesto acotado para la categoría, otra vez dio la talla y me queda la sensación de que dará lucha hasta el final del torneo para continuar en Primera.

Valoro mucho las palabras del presidente Oscar Lenzi en defensa del club y de los jugadores que más allá de su bronca mostraron sensatez y enviaron un mensaje para todos los simpatizantes del Rojinegro.

Tengo la ilusión, como hincha, que todo Patronato, más allá de esta circunstancia dolorosa, se fortalezca y transforme esta desazón e injusticia en una oportunidad histórica para unirse y salir adelante con mucho esfuerzo de este difícil momento deportivo.

Faltan muchos partidos (ahora se viene Boca, el domingo, en el Grella) y todos son claves para alcanzar el único objetivo que tiene el club de aquí al final de la temporada, que es mantenerse otro año más en Primera División.

Hoy más que nunca ¡Vamos Patronato que se puede!

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario