Miradas
Lunes 07 de Enero de 2019

Estados sedientos de la plata del ciudadano

La gente se mata en las rutas. La repuesta más lúcida de los gobernantes es poner radares para controlar la velocidad, no mejorar el estado de la cinta asfáltica, demarcarlas y señalizarlas adecuadamente, limpiar las banquinas, iluminar los cruces de ruta, poner reductores de velocidad entre otras cosas que se pueden hacer. El golpe es directo al bolsillo. La plata nadie sabe a dónde va, porque jamás se hizo una rendición de cuenta acerca de qué se hace con el dinero de las multas que se efectúan en las rutas provinciales o nacionales. No me refiero solo a Entre Ríos. Acá hay que mirar Corrientes, Misiones, Buenos Aires, Santa Fe y ni hablar de Córdoba.

Los ciudadanos estamos cada vez más desamparados ante los estados nacionales, provinciales y municipales sedientos por apoderarse de nuestro dinero. Ya es pornográfico el saqueo que nos realizan a cambio de nada.

Municipios que no ofrecen nada para que uno pare su auto e ingrese a conocerlo en verano sacan radares a las rutas, en las que no tienen jurisdicción, para recaudar con las multas. Muchos dicen que no hay que pagar ni contestar, pero a esas cartas documento hay que contestarlas e implican un gasto que muchas veces el ciudadano sin derecho a una adecuada defensa no tiene.

Durante 2018 y lo que va de 2019, UNO publicó reclamos que tienen que ver con falta de seguridad, ya sea por falta de obra o por los robos. Dicen que para ejemplo solo basta un botón. Bueno, acá vamos a mostrar varios botones para que quede claro.

En la ruta 168 que une las ciudades de Santa Fe y Paraná sucedieron el año pasado una serie de intentos de robos a automovilistas y ataques a colectivos que no fueron resueltos. Sin embargo antes de llegar al barrio El Pozo se colocó un radar para controlar la velocidad. Uno puede ir esta noche por esa autovía, tras pagar como mínimo 50 pesos para cruzar el Túnel y ser víctima de un hecho de inseguridad sin que nadie lo defienda. Eso sí, cuidado con superar los 80 kilómetros porque le cae la multa a su casa en un par de meses.

¿Tanto cuesta que los gendarmes o la Policía santafesina recorra esa vía, o colocar cámaras para controlar que nadie ponga miguelitos para impedir que los autos puedan seguir circulando? ¿Qué vamos a esperar, que maten a alguien o suceda como en Rosario donde un conductor arruina su vida por atropellar a una persona que le quería robar?

Ese hecho ocurrido durante este año en uno de los accesos a la Cuna de la Bandera es la fiel demostración de la inacción del Estado. En el video difundido por el diario La Capital se observa cómo tres ladrones tratan de parar a los vehículos, sin éxito, para robarle hasta que uno de ellos es atropellado y muere. En las imágenes se puede observar a muchos automovilistas y hasta a un motociclista esquivar la situación. ¿Y la Policía? Llega una vez consumado el hecho. Luego el mismo diario hizo una nota donde detalló varios hechos similares que suceden en los accesos a esa importante ciudad argentina.

Entonces ¿por qué no ponen policías en esos lugares? Es vox pópuli que cuando uno ingresa a Santa Fe desde la autopista que viene de Córdoba o Rosario debe tener cuidado porque roban, y en el caso de los colectivos rompen las ventanillas. Entonces ¿por qué no ponen policías o cámaras para mejorar la seguridad? Ni hablar de la falta de luz que existe en el tramo de la 168 entre la ruta 1 y el ingreso a Colastiné.

Otro punto crítico es el puente que une la ciudad entrerriana de Victoria con la santafesina de Rosario. En esa ruta los siniestros viales son un problema. Uno paga solo para circular por una vía insegura. Hace mucho tiempo que los intendentes de ambas ciudades se reúnen para tratar el tema. La solución es ensanchar la ruta 174 y mejorar las banquinas. Lejos de iniciarse esa obra, lo que se propuso es colocar radares para multar a los supuestos conductores que van excedidos en la velocidad.

Está bien que se controle la velocidad, pero estaría mucho mejor que se mejoren las condiciones de transitabilidad. Aclaro que no me hicieron una multa por exceso de velocidad. Pero veo periodistas defender este saqueo sistemático y después son los primeros que cuando los multan mueven sus influencias para no pagar. Ojalá que alguna vez algún funcionario piense con la cabeza y no con la billetera.

Comentarios