Secciones
Miradas

A rodar, a rodar mi vida

Gimnasia de Concepción comienza hoy otra temporada en el fútbol de ascenso de la Argentina.

Sábado 31 de Agosto de 2019

Gimnasia de Concepción comienza hoy otra temporada en el fútbol de ascenso de la Argentina, en la edición 2019-20 del Torneo Federal A, en medio de un país sumido en la tristeza y el caos económico provocado por una banda de pillos insensibles.

El Lobo entrerriano, dirigido por Hugo Fontana, partió en la noche del viernes rumbo a Formosa donde hoy debuta en el Torneo. La marcha del colectivo se dio con un dólar a un precio, con gastos que, después del primer partido, ya sufrirán aumentos. Matices de la dureza que tendrá esta campaña, al menos con cierta certeza hasta diciembre, cuando esta runfla de rufianes entregue el poder que se les dio en el 2015, ayudado también por aquellos que alegremente pregonaban el voto en blanco. Recuerdos que no hay que olvidar.

Pero regresemos al fútbol. Gimnasia tendrá sentados en el banco de suplentes en el partido del debut casi el 90% de jugadores de su cantera y del fútbol uruguayense. Esta crisis provocó cierto sinceramiento en el club, llevándolo a apostar, nuevamente y con acierto, por aquellos que siempre han puesto lo mejor de sí, en las victorias y en las derrotas. Y en cancha, como titulares, los nombres de Griego, Lazza, Benítez, González, productos del fútbol de La Histórica, ratifican ese rumbo. Llegaron refuerzos y es lógico que así sea. La dureza del torneo que encara desde este fin de semana se lo exige. Obliga al DT Fontana a contar con gente de experiencia, con jugadores de rodaje en las canchas casi blindadas del ascenso, donde muchas veces los partidos corren también por carriles extra futbolísticos, precisando de jugadores hechos y derechos para capear esos temporales.

El grito de siempre, que cada tribuna con sentido de pertenencia, canta: “vamos los pibes” este año está más presente que nunca. Por esto, el hincha verdadero deberá apoyar a estos pibes que saltan a la cancha en momentos no tan livianos. Ellos también sufren las penurias a las que hemos sido sometidos a lo largo de cuatro años de despojos y burlas de nuestros gobernantes y, a partir de esto, entender que esos pibes son nuestros, hijos de vecinos, de gentes de la ciudad a los que hay que mimar en vez de insultar, respaldar primero y exigir después.

De fútbol hablamos acá. Aunque no parezca. De nuestro fútbol (ese que también tendrá en cancha hoy Atlético Uruguay y Parque Sur en el Provincial), el que se levanta día a día gracias a tipos que restan horas a sus familias para ponerlas en los clubes. Esas instituciones que, más allá del deporte que realicen, llevan adelante tareas de contención y educación que éste Estado de hoy abandonó, despreciando su importancia, su rol fundamental en cualquier sociedad.

En la lejana pero hoy cercana Formosa, uno de los tres representantes entrerrianos en la tercera categoría del fútbol argentino se pone en marcha. También lo hace en el sur de la Provincial Juventud Unida y ya jugó, ayer con derrotas, el Depro. Los tres con presentes similares. Los tres a pulmón, con el trabajo de sus dirigentes, de sus planteles, de sus familias, con apoyos locales y provinciales, capeando un temporal que cubre desde hace años todo el país, a la espera de la salida de un sol más brillante, esperanzador y nacional. La pelota rueda, marcándonos el camino, como una amiga de siempre.

El Lobo sale hoy a la cancha en busca de un futuro mejor, para sus jugadores, para sus hinchas, para todos. Tarea difícil, aunque no imposible. Porque tiene material, tiene la materia prima de sus jugadores que vienen pisando esas gramillas desde sus más tiernas infancias, sabedores de lo que cuesta ese crecimiento, de los esfuerzos de sus familias, de sus dirigentes, de sus compañeros. Saben que están por jugar un campeonato duro, con rivales acaso mejor preparados y más opulentos. Contra eso, tendrán el aliento de todos, con la fe de pertenecer, con las ganas de su gente. Casi, como el campeonato que se le viene al que asuma en diciembre, cuando los que hoy son dueños de la pelota, la dejen en manos de quienes saben tratarla. Con amor, con respeto, con cariño, sabedores de urgencias y necesidades de los que menos tienen y que siempre dan más.

Hoy arranca el Lobo. Preanuncio de que algo bueno vendrá.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario