Curas Pedófilos
Viernes 30 de Junio de 2017

Sin prescripción, el cura Moya deberá ir a juicio oral por abuso a menores

El juez Zaburlín dictó el rechazo al pedido de la extinción de la acción penal. Persiste un amplio repudio al cura.

"Maldito, maldito, maldito", le gritó una mujer al cura Marcelino Moya en su retirada de los Tribunales de Villaguay después de escuchar el rechazo al pedido de prescripción que había planteado la defensa en la causa que se le sigue por abusos sexuales. La voz en off -de una de las tantas manifestantes que repudió la presencia del sacerdote- forma parte de un video difundido por la Asociación Compromiso Con Voz que tiene como referente a Pablo Huck, una de las víctimas que era monaguillo cuando se animó a contar las aberraciones que sufrió siendo un niño.


En un fallo sólido, basado en jurisprudencia nacional e internacional, el juez de Garantías Carlos Ramón Zaburlín resolvió el rechazo a la prescripción de la "acción penal" pretendida por los abogados defensores Néstor Fabián Paulete y Rubén Darío Germanier e hizo lugar al pedido de los querellantes, Florencio Montiel y Juan Pablo Cosso, para que el expediente sea elevado a juicio. El magistrado hizo alusión en un tramo de su dictamen a la causa Ilarraz y el fallo de la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia (STJ) que dispuso la imprescriptibilidad de la causa en base a tratados internacionales y que protegen los derechos de los niños en situación de desprotección.




LEER MÁS --> Al grito de "Pedófilo hijo de puta", Moya fue increpado por familiares de las víctimas de abuso




Afuera del edificio familiares de las víctimas y allegados esperaron pacientes la resolución sin importarles la tenue llovizna que hizo más larga la espera. Cerca de las 13 se conoció el duro revés para Moya y su estrategia de dilatar el avance de la causa. Para el círculo cercano a los denunciantes se estaba dando un gran paso, y algo similar entendieron los abogados querellantes apenas concluido el acto judicial.


"Esperamos que siga el juicio como es debido hasta el debate y se pueda cumplir con la acusación como corresponde, y que sea condenado. Ha sido un paso muy importante que no haya prescripto la causa", valoró en diálogo con la prensa el abogado Florencio Montiel.



LEER MÁS --> Se define si prescribe o se eleva a juicio la causa contra el cura Moya




Así se explayó sobre la cuestión de fondo, el tratamiento del planteo de la prescriptibilidad del delito que reclamaba Moya. "Por el transcurso del tiempo a veces se adquieren o se pierden derechos. Acá se buscó que se extinga la acción penal. Hay que mencionar a la Fiscalía que ha hecho una exposición muy buena, en consonancia con lo que nosotros hemos manifestado, y el juez ha fallado que la causa no prescribió, que es lo más importante", fundamentó el penalista. Montiel, después una resolución que puede marcar un precedente, brindó declaraciones a UNO en las que claramente establece conexiones entre el destino de esta causa y lo que pueda suceder con el proceso que se tramita contra Justo José Ilarraz. "Todo está supeditado a lo que pueda pasar en la Corte Suprema con el recurso presentado por la defensa de Ilarraz", aseguró el profesional. Se trata del recurso extraordinario federal presentado por el abogado Juan Ángel Fornerón ante el máximo tribunal del país, y que todavía espera una definición. Allí el abogado insistió con el argumento de la prescripción, por el paso del tiempo desde que sucedieron los hechos y el momento en que se hicieron las denuncias por abuso. Al parecer, es la misma estrategia legal que seguirán los defensores de Moya. Ahora el expediente pasará a manos del Tribunal de Juicio y Apelaciones de Concepción del Uruguay, que deberá resolver en relación al recurso impulsado por los defensores contra el fallo del juez Zaburlín. "Vamos a hacer todo lo posible para que esto avance, porque entendemos que lo que pueda suceder con el recurso en la Corte de la defensa de Ilarraz puede ser paradigmático. Va a haber un antes y un después", reflexionó Montiel. Por lo pronto, el lunes a las 11 en los Tribunales de Villaguay se llevará a cabo una audiencia de depuración de pruebas, en la que intervendrán todas las partes y luego el juez actuante enviará las actuaciones a la costa del Uruguay.


Moya, suspendido en sus funciones, está imputado por dos delitos: corrupción agravada de menores y abuso simple. Ayer asistió nuevamente a una audiencia, por lo que se dispuso un estricto operativo policial, en el que intervinieron alrededor de 30 efectivos, para evitar que tenga contacto con los manifestantes que se habían apostado sobre la calle.

Comentarios