La Provincia
Sábado 06 de Mayo de 2017

Expectativas y cautela por cajeros en supermercados y estaciones

El Banco Central autorizó la instalación de máquinas expendedoras de dinero por parte de entidades no financieras, con el fin de extender la red actual y para instalarlas en zonas sin este servicio. La Bancaria local planteó críticas a la medida

El Banco Central de la República Argentina emitió un comunicado en el que autoriza a entidades no financieras a instalar cajeros automáticos. Supermercados, estaciones de servicios o comercios contarán con terminales de expendio de dinero y hasta podrán recargarlos con billetes de sus propias recaudaciones. Si bien es un hecho positivo para los clientes o vecinos en general que no viven en el centro de las ciudades o habitan en pequeñas localidades sin estas posibilidades, desde la Asociación Bancaria local hablaron del tema con cautela, pusieron objeciones y criticaron la medida.


Cuando llegan los fines de semana, por lo menos en Paraná, se ve a un montón de personas recorrer los cajeros automáticos de varias entidades, van de un lado a otro en la búsqueda de efectivo y muchas veces se encuentran con máquinas que no andan o carecen de dinero.


También ocurre que en ciudades de pocos habitantes y que no cuentan con terminales de expendio de billetes los clientes deben trasladarse al banco o al cajero de la localidad más cercana cuando necesitan extraer sueldos, jubilaciones o pagos en general. Hoy, cuando la bancarización de la economía avanzó tanto, estas situaciones generan verdaderos problemas.


Esta medida del Banco Central, posibilitará, de concretarse, que la red actual de casi 20.000 cajeros pertenecientes a bancos, pueda extenderse.


Según la resolución, será con cajeros que podrán ser propiedad de las entidades en las cuales sean instalados, a diferencia de lo que ocurre con aquellos dispositivos localizados en centros comerciales, hipermercados, aeropuertos, hoteles o clínicas médicas, que pertenecen a los bancos que los administran.


Más allá de estos aspectos, Juan Carlos Navarro, titular de La Bancaria en Paraná, dijo a UNO sobre esta medida: "Marca una política de descentralización, de tercerización y que va generando cambios. Hemos planteado objeciones a estas resoluciones, que por ahí no tienen una afectación en la fuente de trabajo inmediata, pero universaliza la tarea bancaria".


Explicó que aún se desconoce quién tomará en sus manos la recarga de las máquinas y de su cuidado, y contó que en otras oportunidades ya se llevó adelante esta práctica y no dio los resultados esperados.


"Son políticas que marcan un cambio profundo", agregó Navarro, y reafirmó que si bien esta medida en particular no tiene en principio una afectación inmediata en lo laboral, sí lo tendrá hacia el futuro ya que al universalizar las tareas o los servicios se puede llegar a necesitar menos personal. En otras palabras, a la medida la enmarcó en políticas generales que van en desmedro de los trabajadores bancarios.


Navarro sí sostuvo que esto es un beneficio para el usuario porque puede tener más cerca un cajero, pero para que funcione, advirtió, tienen que tener un tratamiento adecuado. "Es muy probable que cuando se agote el efectivo que tenga, este no se va a reponer hasta el otro día a no ser que la misma entidad se encargue", sostuvo.


Además, explicó que esta medida repite a otra, de años anteriores. Por ejemplo, hubo supermercados que durante un tiempo tuvieron en una de sus cajas la posibilidad de cobrar impuestos, al menos en Paraná había sucursales que lo hacían. Después abandonaron la tarea con colas que se armaban muy largas y que se mezclaban con los clientes que compraban en los establecimientos.


Similar es lo que ocurre con esos servicios de cobro de boletas que hay en locales comerciales, que al poco tiempo cierran en un negocio y pasan a otro porque a sus dueños no les termina de convenir.


En una época hubo un cajero automático en la esquina de Santos Domínguez y 4 de Enero, al lado del supermercado. Pero este siempre estaba sucio, dos por tres se trababa, estaba muy abierto y el cliente quedaba expuesto; como no había atención diaria y regular, lo terminaron cerrando.


También, se puede nombrar a los cajeros que hay en Ramírez al lado de otro supermercado, que más de una vez se encuentran sin poder utilizarse.



***
Resolución



En el comunicado del Banco Central afirman que Argentina presenta una penetración de cajeros menor que la de países vecinos. De hecho, un 20% de las localidades del país no posee ninguna terminal, obligando a sus habitantes a trasladarse para obtener efectivo. Según la resolución, muchas veces estas personas deben sacar cantidades mayores de dinero y el hecho lleva también al traslado de caudales más grandes, lo que atenta contra la inclusión financiera y provoca riesgos en términos de la seguridad física.


Estos nuevos cajeros que podrán instalarse es muy probable que cobren cargos por su uso, al tiempo que la normativa prevé que la máquina no bancaria deberá informar con precisión los costos al cliente en forma previa a la operación para permitirle desistir de la misma si lo desea.


En la resolución se precisó que la decisión adoptada por el directorio del Banco Central no modifica en ningún aspecto el régimen vigente para la red de cajeros bancarios ni las disposiciones para su uso por parte de los clientes.


Navarro explicó que en Paraná hay por lo menos 100 cajeros automáticos y cada entidad tiene entre tres o cuatro, a lo que se suman centros de pago.


El titular de La Bancaria dijo que hay ciudades en la zona que tienen sucursales bancarias y las que no, por lo menos cuentan con un cajero. "Casi todas las localidades chicas lo tienen y no solo por el turismo, sino porque todo está bancarizado y hasta las jubilaciones se cobran así. En donde no hay cajeros se tienen que trasladar. Antes cobraban a través de la Policía, pero en ciudades muy chicas", remató Navarro.


Al menos en Paraná, y no es tan viejo, hay un sistema que funciona a la par de los cajeros. Son supermercados y estaciones de servicios –no todas– que dan dinero en efectivo si uno lo solicita y hasta cierto monto para los clientes. Esto no tiene un costo y se realiza a través de la tarjeta de débito. Es decir, uno tiene que comprar algo o cargar nafta y solicitar dinero en efectivo que se debita de la cuenta bancaria.


En las estaciones que tienen este servicio afirman que los resultados son buenos, porque el playero no anda con todos los billetes en el bolsillo y estas empresas se ahorran costos en los traslados de caudales.


Habrá que ver si la medida del Banco Central se lleva adelante tal cual fue expuesta, y luego si se sostiene en el tiempo.


***
Número: 100 es la cantidad de cajeros automáticos que hay en Paraná y en la zona, según datos aportados por el titular de La Bancaria.

Comentarios