La Provincia
Domingo 28 de Agosto de 2016

La alegría del carnaval y de las fiestas llega a las aulas

Primera en el país. Con 46 inscriptos de Entre Ríos y de otras provincias, se inició la Diplomatura en Fiesta Popular de Carnaval, organizada por la Uader. Una apuesta académica para profesionalizar una industria cultural creciente

El carnaval, y las fiestas populares, son eventos identificados plenamente con la diversión. Son también hechos y manifestaciones artísticas y culturales, que representan a una comunidad, y en el caso de Entre Ríos, se han transformado en una floreciente industria cultural que brinda uno de los mayores sostén para el movimiento turístico.
Cada ciudad tiene una fiesta popular o un carnaval, que moviliza a buena parte de la sociedad; muchas personas dan vida y son responsables de un acontecimiento que genera puestos de trabajo e ingresos económicos.
Entre Ríos, con Gualeguaychú a la cabeza, se ha convertido en los últimos años como la tierra de los carnavales, y las distintas ciudades con sus múltiples fiestas populares, convocan a lugareños y foráneos. Entonces, el crecimiento en calidad y cantidad de esos eventos convertidos casi en una marca registrada de la identidad colectiva, desató la necesidad de intentar profesionalizar los recursos humanos intervenientes en esos procesos.
Así se gestó la Diplomatura en Fiesta Popular de Carnaval, una propuesta académica de la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader). "Surgió para la profesionalización de los operarios de los talleres, en el marco de una universidad cuyo sello es la territorialidad, acercarse a la comunidad y profesionalizar el entorno", explicó a UNO el profesor Raúl Albanece, impulsor y designado al frente de la diplomatura, y que está a cargo de la cátedra Escenografía del Profesorado de Teatro que también se dicta en esa casa de altos estudios.
"El carnaval constituye más allá de un hecho artístico y teatral, una industria cultural que necesita fomentarse, hay mucha gente que vive de esta industria, y por tanto se necesita más capacitación", planteó.
En torno a los interrogantes y críticas que asomaron a la oferta académica, el docente sostuvo: "La recreación y la expresión son esenciales para la vida; el arte en todas sus formas es lo que nos hace humanos y todo lo que tenga que ver con la humanidad es o debe ser objeto de estudio, para comprenderlo y a partir de allí, facilitar el crecimiento de ese objeto y de la humanidad".
La primera cohorte de la Diplomatura se inició el 12 de agosto, con 46 inscriptos. La modalidad del dictado es semipresencial, consistiendo en cursado y aprobación de 4 talleres y 3 seminarios obligatorios, más la elaboración y aprobación de un trabajo final integrador. Las jornadas presenciales son cada 15 días, los viernes y sábado, y alcanzan las 136 horas; el resto son 184 horas para los trabajos de talleres y estudios teóricos, a través de las aulas virtuales.
El staff docente está compuesto por profesionales universitarios, con experiencia carnavalera. Son cuatro docentes entrerrianos y una profesional de Buenos Aires, que desde hace siete años trabaja en la facultad de Gualeguaychú, de la Uader.
La Diplomatura no es una carrera universitaria, sino una especie de capacitación; por ejemplo, una de las exigencias era contar solo con estudios primarios completos: "Apuntamos a capacitar a la gente que ya está trabajando en el carnaval, que por ahí no había tenido acceso a otros tipos de capacitaciones. Entonces entendíamos que exigir solo el Primario iba a favorecer a mucha más gente", contó y acotó que la modalidad semipresencial, permitió además de mayor asistencia de interesados, acortar la extensión de un año, a la mitad.
En ese sentido, Albanece narró que sorprendió a las autoridades e impulsores de la propuesta, la presencia de un alumno de la provincia de Formosa. El resto del alumnado proviene de ciudades como Gualeguaychú, Concordia, Concepción del Uruguay, Bovril, Federal, Los Conquistadores y Gualeguay; pero también de otros lugares del país, como La Plata, 25 de Mayo o San Miguel (provincia de Buenos Aires), y de Curuzú Cuatiá, Mercedes y Corrientes Capital.

Pionera
"Es la única oferta de este tipo en el país", remarcó ante la consulta acerca de la existencia de otras experiencias. "En los últimos años hicimos varios intentos para profesionalizar la actividad, pero no pudieron concretarse. Fuera del país, existe una Diplomatura Superior, es decir que es un posgrado, en la Universidad de la República en Montevideo; más vinculado a la parte del estudio teórico" de estos fenómenos artísticos. Y uno más similar, relacionado a la parte práctica, en la Universidad de Barranquilla (Colombia), pero destinado a personal formado y con otro nivel de estudios. "Que arranquemos desde las bases, somos los únicos".

Detalles
"Tenemos que aclarar que entendemos al carnaval no solamente como la fiesta de febrero, previa a la Cuaresma, sino toda fiesta popular que rompa con la cotidianeidad. Es decir, el desfile de carrozas estudiantiles como se hacen en Gualeguaychú o Concordia, o el desfile de carrozas náuticas en Villa Paranacito; eso constituye un carnaval. Fue una discusión que tuvimos con el nombre que le poníamos a la Diplomatura, porque si poníamos Fiesta Popular algunos pensaban que el carnaval no estaba incluido; y si ponemos Carnaval también se decía qué pasa con estas fiestas como del estudiante, del inmigrante, de la cerveza, del caballo. Convenimos entonces en Fiesta Popular de Carnaval, que engloba a todo, y creemos que ese nombre que más da a entender ese espíritu. Que no solo es la fiesta de febrero, sino que es toda fiesta popular", fundamentó.
En cuanto a los contenidos, abordará la profesionalización de los operarios en Vestuario, Maquillaje Artístico, Escenografía e Iluminación.
"En el seminario de Vestuario se encara el modo de realizar los trabajos, desde la toma de medidas y transformación de moldes. No es estrictamente corte y confección porque apuntamos a lo que es transformación de moldes y manejo de materiales. Si alguien necesita saberes más específicos de corte y confección va a tener que hacer un curso en otro lado, salvo que sea una solicitud y a futuro modifiquemos el plan de estudios y lo incorporemos", explicó. En relación a Maquillaje artístico, citó que se relaciona con la complementación del vestuario, para el personaje que irá arriba de una carroza o el bailarín de la comparsa, o algún personaje que tenga que representar algo en un escenario, en cualquiera de las fiestas.
Por otro lado planteó que habrá un seminario de Carrozas. "Nosotros la llamamos así, pero para aquellas fiestas populares fijas sería escenografía, porque las carrozas son una escenografía que se monta sobre ruedas". Y en relación a la Iluminación, se apunta al modo de resaltar las esculturas que se hacen en la escenografía o carrozas, o de determinado personaje, o cómo destacar o contrarrestar lo que ocurre en muchos carnavales, que se quejan porque la iluminación de los corsódromos "aplasta todo".

Contenidos teóricos
En cuanto a los contenidos teóricos, habrá un seminario de Carnaval y Fiestas populares, acotado al punto de vista histórico y sociológico; la Investigación en Arte y un trabajo final integrador donde los alumnos deberán presentar el producto donde acreditan todo lo que han aprendido.
"La Investigación en Arte tiene que ver con el caso de una comparsa o carroza que uno está trabajando, supongamos en el período medieval, uno tiene que interiorizarse e investigar y aprender sobre qué tipo de dibujos o estampados existían, si existía tal color o no, qué era lo más usado, para poder realizar ese vestuario o maquillaje", explicó.
"Si uno tiene trabajadores profesionalizados, se supone que la fiesta va a crecer y eso genera una rueda virtuosa que al tener un mejor producto, tiene mayor cantidad de asistentes", insistió.

Relatos, mensajes y temas para concientizar

Problemáticas ambientales, ecológicas, de la historia de una comunidad o del mundo, o transmisión de valores como la solidaridad, el deseo de paz, son abordadas como temáticas en carnavales y fiestas populares. Su presentación es una apelación, en medio de la diversión, a la concientización social.
En ese sentido, Albanece contó que ello está inserto como un contenido transversal. "Especialmente –dijo– se hace hincapié en el Seminario de Arte. Sea cual sea el tema que uno propone desarrollar, el público tiene que entenderlo. Por ejemplo, desde los contenidos de carrozas o vestuario se trabaja en el sentido de que si es algo medieval, se entienda que es Medieval y para eso hay que investigar, para que la gente lo entienda. Porque más allá de ser una expresión artística, es una forma educativa, que cuenta una historia", y narró una anécdota sobre lo sucedido en la edición 2007 del Carnaval del País.
"Hubo una anécdota muy interesante, en la presentación de una de las comparsas, que si bien era una historia ficticia, presentaba rasgos que tenía que ver con la historia real argentina. En esa ocasión mucha gente preguntaba qué hacía Manuel Belgrano en la carroza de apertura; dato muy bueno: si todo el mundo reconoció que era Belgrano, es porque el traje estaba muy bien hecho. Y por otro lado, eso generó que muchos fueran a buscar los libros de historia a ver por qué o qué vinculación tenía Belgrano con la emperatriz de Brasil. Recordemos que Belgrano era realista y proponía un par de años antes de la Revolución de Mayo, que quien tenía que asumir el gobierno era Carlota Joaquina de Borbón, hermana de Fernando, que había sido destituido por Napoleón; incluso fue a Río de Janeiro a hablar con ella. Bueno, la historia de la comparsa se desarrollaba a partir de la imaginación que Carlota Joaquina había dicho que sí y venía a Buenos Aires a ser coronada Emperatriz del Río de la Plata. Eso generó que mucha gente se volcara a los libros de Historia, a ver esa parte de Belgrano que todos desconocían".

Comentarios