Educación
Jueves 03 de Noviembre de 2016

El Mocase profundiza sus vínculos con la Uader

Integrantes de la histórica organización de campesinos e indígenas de Santiago del Estero se encuentran en Entre Ríos para estrechar su relación con la Universidad y seguir aportando su visión sobre la tierra, la ecología y los jóvenes.

Miembros del Movimiento Campesino de Santiago del Estero (Mocase) se encuentran en Entre Ríos desde hace unos días, con el objetivo de profundizar los vínculos que mantienen con la Universidad Autónoma de Entre Ríos. La histórica organización santiagueña, que se ha extendido a otras provincias, ofrece a la casa de estudios entrerriana sus conocimientos ancestrales sobre ecología, trabajo de la tierra y hasta de salud, contaron a UNO Ángel Strapazzon, Pedro Lunello y Margarita Gómez, quienes visitaron la Redacción acompañados del docente Manuel Ramat.
Como director de carrera del Profesorado de Educación Tecnológica de la Uader, de la Facultad de Ciencia y Tecnología, Ramat impulsó un convenio entre la Universidad Campesina (Unicam) del Mocase y la Uader, que se firmó en septiembre. Para profundizar esta vinculación, representantes del Movimiento llegaron a Entre Ríos para contactarse con las otras facultades, con la idea de darle contenido a ese acuerdo y avanzar en nuevos convenios. "Por ejemplo se está pensando en una cátedra compartida sobre soberanía alimentaria, a la cual se sumarían también facultades de la Universidad Nacional de Entre Ríos", contó Ramat. Desde 2010 se realizan visitas e intercambios de alumnos y docentes de las escuelas Alberdi y Almafuerte, con la Escuela de Agroecología de Quimilí y la Unicam.
Soberanía alimentaria, modelo productivo, la lucha por la tierra de campesinos y pueblos originarios y la propuesta de educación popular son ejes que se incorporan a través de esos intercambios.
Ángel Strapazzon destacó la descentralización de las carreras de la Uader y su propuesta académica de producción de conocimiento y tecnología. En ese sentido, dijo que buscan estrechar vínculos con las cátedras y afirmar los existentes con las escuelas agrotécnicas. Les interesa acercar la cuestión agraria a lo urbano, a la juventud y a las mujeres. Otro tema que interesa es la ecología: "Avanzar tencológicamente, pero causando el menor impacto ambiental. Por eso también nos interesa la investigación, en función de un planeta que produzca todo lo que tiene para producir pero con mayor cuidado".
"A los estudiantes de Entre Ríos les podemos aportar el amor a la tierra. En China, en Estados Unidos y Europa se está pensando que las grandes ciudades no son lo más sano y lo más conveniente. Se está pensando en comunas. Nosotros deberíamos decir en Ayllus, como lo organizó el mundo inca. Antes las maestras rurales les decían a los jóvenes: 'estudien porque sino se van a quedar toda la vida en el campo', como si quedarse en el campo fuera ser ignorante, atrasado o menos realizado. Hoy la tecnología está en las zonas rurales y nos permite estar comunicados, viajar por el mundo con nuestros aparatitos (por los celulares)", reflexionó Ángel.
Otra contribución posible, pasa por la salud. "Podemos aportar que los jóvenes sanen", dijo. "Tenemos experiencia de recibir muchos chicos y chicas de Rosario que la Justicia envía en casos muy límites de drogadicción. Los jóvenes se sanan con esta metodología que inventamos: una psicología pedagógica social que no mira hacia el pasado sino al futuro y no utiliza tanto la palabra sino la acción: producir, trabajar, industrializar, no tanto individualmente, sino en forma comunitaria".
Strapazzon está en el Mocase desde que tenía 19 años. La organización retomó la experiencia de las Ligas Agrarias, en los años de la dictadura y hoy ha crecido no solo en Santiago del Estero sino también en otras provincias como Misiones.
Pedro Lunello agregó: "Nosotros pensamos que es fundamental dar esta batalla en la universidad, existe una manera de mirar y de creer y de desarrollar la vida y que pasa por el campo y no es la que se intenta imponer del agronegocio. Siempre se habló del campesinado y de los pueblos originarios como excluidos, pero la alimentación del mundo dependió siempre y aún depende de estos grupos. Tenemos que desarmar toda esta mentira".
El hombre y la mujer nuevos
Margarita Gómez, nieta de uno de los fundadores, contó sobre su experiencia en la organización, como egresada de una de las escuelas de agroecología del Mocase y ahora estudiante de la Unicam. "Mis padres fueron uno de los primeros en organizarse en la comunidad de Rincón del Saladillo. Entonces, nuestra vida como hijos y nietos, ha sido dentro del Mocase. Formarnos allí también ayudó mucho a seguir la vida comunitaria, pero no fue hasta el 2007 con la creación de la escuela de agroecología que empezamos a salir de nuestros lugares y conocer otras realidades y encontrarnos con otros jóvenes. Y en la Unicam nos podemos seguir formando para seguirnos construyendo como la mujer nueva y el hombre nuevo", sostuvo.

Comentarios