Secciones
Policiales

Mitos y verdades del narco en los ríos: droga en barcazas, canoas y bolsos a la deriva

A casi un mes del hallazgo de droga flotando en Villa Urquiza, afirman que no se trata de un método usual del narcotráfico para el traslado de marihuana

Sábado 25 de Mayo de 2019

El hallazgo fortuito de bolsos con marihuana flotando en el río Paraná, cerca de la costa en Villa Urquiza, dejó interrogantes acerca de si se trató de un hecho aislado o una metodología de traslado de la droga en aumento. Entre el colador fronterizo, los controles en puentes y puertos y los ríos como zona de tránsito irrestricto, hay mitos y verdades en torno a esta vía como zona elegida por el narcotráfico para hacer llegar su mercadería a Rosario y Buenos Aires.
Consultado por UNO, Martín Verrier, subsecretario de Lucha Contra el Narcotráfico del Ministerio de Seguridad de la Nación, aseguró que no es frecuente lo sucedido en Entre Ríos y que por diversas razones el transporte terrestre sigue siendo primordialmente el elegido por el narcotráfico.
El subjefe de la Policía de Entre Ríos, José Lauman, sostuvo que lo sucedido confirma lo que siempre fue de conocimiento en relación a que el río es uno de los ingresos de droga a la provincia.
En tanto, en los últimos meses, vecinos de la extensa zona ribereña de la ciudad de Paraná, han observado en numerosas ocasiones movimientos extraños, y particularmente se mencionó Puerto Viejo como uno de los puntos de cruce de drogas desde o hacia Santa Fe, por parte de narcos locales.
El año pasado, funcionarias nacionales habían apuntado a puertos de Entre Ríos como lugares sensibles en los que opera el narcotráfico.

"No es lo más frecuente"
Los hallazgos de droga sucedieron el 29 de abril y el 2 de mayo. El primero, cuando un pescador estaba en la zona del camping de Villa Urquiza y observó una bolsa con bidones flotando por la costa. Adentro había un bolso con 26 kilos de marihuana. El segundo, cuando policías rastrillaban la zona porque un turista vio un bulto flotando entre camalotes, y así encontraron el segundo cargamento con otro tanto de la misma droga, en 40 ladrillos. En ambos casos, los bolsos flotaban con bidones con etiquetas de marcas de productos de limpieza de Paraguay.
Al respecto, Verrier dijo: "Una metodología es dejar la carga con alguna baliza señalizadora, pero el riesgo de que se pierda por un control de la ribera es alto. Es una práctica que existe, pero no es muy usual. Con respecto a los bolsos, puede haber sucedido kilometros río arriba, como cuando llegan los camalotes a Buenos Aires con víboras de Corrientes, lo mismo puede haber sucedido con esos bolsos. O que sean parte de una operación que fracasó y que los narcos abandonaron la carga".
En este sentido, el funcionario destacó que "en Argentina, a diferencia de otros países, los narcos prefieren evitar el conflicto con las fuerzas de seguridad".
De cualquier modo, más allá de las hipótesis desarrolladas en torno a aquel hallazgo, Verrier remarcó: "No es lo mas frecuente".
Por su parte, Lauman indicó que "es un cargamento que vino por agua, lo tiraron de alguna barcaza u otra embarcación. Hicimos las primeras medidas y en la causa intervino el Juzgado Federal. Hasta el momento no tenemos ninguna directiva al respecto".
"El río no es jurisdicción nuestra, pero a la visa está lo que pasa, siempre se supo que por el allí venía sustancia estupefaciente", remarcó el subjefe de la fuerza provincial.
Asimismo, coincidió en que se trata de una forma de transporte inusual: "Con esa modalidad, desde el año 88 que estuve en Toxicología, no recuerdo que se hayan encontrado bolsos flotando con boyas".
Una cuestión de costos
El subsecretario de Lucha Contra el Narcotráfico de la Nación afirmó: "Hay mucho mito sorbe la hidrovía, hay todo un mito alrededor de las barcazas. Éstas atraviesan una serie de controles, más de cinco al o largo de la hidrovía. En los puentes que cruzan de un lado a otro el Paraná, los trenes de barcaza deben ser desarmados para no correr ningún riesgo y son monitoreados por la Prefectura. Hay controles especificos de Afip y Aduana con Prefectura. Son lugares donde hay que desarmar el tren de barcaza y volverlo a armar, es una política de seguridad de la navegación. Dentro de esta misma operación se hace un control de seguridad".
A su vez, explicó cuál es la vía más elegida por los narcos para el transporte de la droga: "En lo que tiene que ver con la modalidad del tráfico, sigue siendo fundamentalmente por tierra. El principal negocio es cruzar los ríos internacionales, depositar la mercadería en el lado argentino, en lugares de acopio. Después contratan a una persona que se especializa en el envainado en el auto o camión (para esconder la droga en la estructura, los asientos, las ruedas de auxilio), se lleva la mercadería a los centros de venta de las grandes ciudades y ahí se distribuye a los compradores. Es la metodología tradicional, el 90% de los casos".
"Es muy difícil llegar a Rosario o a Buenos Aires por el río, en algún momento deben que llevarlo a tierra", agregó Verrier, y a su vez lo fundamentó desde otro punto de vista: "Esto en definitiva se trata de un negocio, que es ilegal. Cuando hablamos de embarcaciones, se involucra a un montón de gente, o sea que hay un montón de favores que comprar y esto se traslada en costos que tiene el narcotraficante para abordar ese transporte. Sin ir más lejos, cuando en 2017 abordamos un barco de bandera paraguaya, toda la tripulación estaba involucrada, es un inversión importante con un riesgo alto. Fueron más de 10 personas imputadas, cada una estaba al tanto de la operación y seguramente cobraba una suma de dinero".
No obstante, Verrier aclaró que "la hidrovía es un ámbito donde se trabajó muchísimo, especialmente el Alto Paraná (Chaco, Corrientes y Misiones), las provincias donde más marihuana incautamos, el 85%. Esto no va a hacer que no llegue otra cantidad hacia los ejidos urbanos de los principales centros de consumo, que es el objetivo central del narcotráfico, pero es el que más se trabaja".

Sobre los controles
Una crítica habitual se dirige hacia el escaso patrullaje de la Prefectura en los ríos. Al respecto, el subsecretario explicó que esta fuerza tiene dos competencias primarias: "Por un lado, la seguridad de la navegación, y por otro trabaja con inteligencia criminal, sobre cuáles son los patrones geográficos o las metodologías sobre los narcotraficantes. Por ejemplo, detectar que en tal lugar y en tal horario posiblemente actúen y así poder hacer operativos de prevención".
En cuanto al río Uruguay, el funcionario nacional afirmó que "ha habido casos de contrabando, obviamente toda zona fronteriza es proclive a tener este tipo de actividades delictivas que intentan vulnerar la jurisdicción nacional para un beneficio económico, pero no está entre las principales hipótesis de narcotráfico entre Uruguay y Argentina. Si bien han habido casos, en la escala de 1 a 10 está en un nivel 2 de riesgo. Al menos con las drogas tradicionales; con las drogas sintéticas en un momento habían arribado a Uruguay desde Europa, pero pudieron actuar a tiempo las autoridades uruguayas".
Si bien los ríos son jurisdicción nacional, al igual que las costas, las islas son territorios provinciales, aunque Lauman indicó que "la Policía rural está siempre controlando los movimientos y recorriendo las islas, más que nada por el robo de ganado, pero no ha habido secuestro de estupefacientes".

De capital a capital
El extenso borde costero de la ciudad de Paraná es propenso a que cualquier punto de contacto con el río pueda ser utilizado por el narcotráfico. Tanto los amplios sectores cercados sólo para privados, como aquellos que son públicos, con bañados y lagunas de por medio.
En la zona del barrio San Martín, por ejemplo, conocidos personajes del narcotráfico local han sido observados (tanto por policías como por vecinos) en extraños movimientos con camionetas y lanchas.
Particularmente en el barrio Puerto Viejo, vecinos de la zona han contado a UNO acerca de los cruces que se realizan hacia Santa Fe con cargamentos de droga. Algunos, de narcos con embarcaciones propias, y otros de personas que tienen sus lanchas y cobran por viaje. Sin embargo, esto último no ha sido confirmado aún en causas judiciales o investigaciones a bandas de la zona, según se indicó.
Puertos
El año pasado, dos referentes del gobierno nacional apuntaron a dos puertos de la provincia donde ingresaría droga. Por un lado, Elisa Carrió estuvo en Paraná y habló de "las barcazas, que parecen paraguayas pero son argentinas, los titulares viven en Buenos Aires", y refirió que esta es "una provincia en medio de los ríos del narcotráfico". Apuntó contra un frigorífico de Victoria, que "exporta supuestamente sábalos a Bolivia, pero allá el fitosanitario le dice que no, entonces vuelve lleno de cocaína". También aseguró que "en Diamante tienen un puerto complicadísimo. La hidrovía es una especie de zona liberada que da lugar al tránsito ilegal".
En octubre, la asesora del Ministerio de Seguridad de la Nación, Florencia Arietto, a poco de asumir dijo que "hay puertos que están tomados por las organizaciones narcos, que entran la droga como quieren. Eso pasa desde San Lorenzo hasta el sur del río Paraná y el río de la Plata", y con respecto a Entre Ríos, notificó: "Tenemos el primer diagnóstico que nos ubica al puerto de La Paz como que el más afectado se encuentra por el denominado micro tráfico".
Se desconoce si ambas declaraciones transmutaron en investigaciones judiciales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario