Secciones
Transfemicidio

El menor acusado de matar a Lucía Barrera quedará libre a la espera de las últimas pericias

Por acuerdo entre la acusación y la defensa, el adolescente recuperará la libertad mientras se sustancian pruebas de importancia para la causa.

Sábado 16 de Noviembre de 2019

En pocos días vencerá la prisión domiciliaria que pesa sobre el adolescente imputado por el asesinato de Lucía Barrera, y el mismo quedará en libertad, con restricciones. Mientras, en la causa que investiga el crimen que fue señalado como transfemicidio por la comunidad LGTB de Paraná, se aguarda por la concreción de las últimas medias de prueba que serán importantes para esclarecer, tanto la presunta autoría del menor acusado como el tipo de delito por el cual podría resultar condenado.

Hoy se cumplen cuatro meses de la madrugada del 17 de julio en que Lucía, conocida como La Loba, fue ultimada de múltiples puñaladas en el interior de su vivienda de calle Ameghino 59.

Según informaron a UNO fuentes judiciales, la medida cautelar impuesta al menor había sido prorrogada en la última audiencia que se desarrolló hace un par de semanas. Pero ahora, atento a que las principales pruebas ya fueron producidas, la Fiscalía y la defensa estarían de acuerdo en que el adolescente quede libre, aunque con restricciones tales como no acercarse ni amedrentar a familiares o amigos de la víctima ni a las personas que tengan alguna relación con la causa y deban declarar en el juicio. Cabe recordar que el menor estuvo un tiempo alojado en el hogar del Copnaf de calle Diamante, y luego le otorgaron el arresto domiciliario, con un familiar a su cargo.

En cuanto a las medidas que restan producirse o que se esperan sus resultados, se destaca una pericia genética sobre un pelo encontrado en la escena del crimen. El trabajo de los expertos de la Dirección Criminalística de la Policía, levantaron numerosos rastros pilosos. De estos, separaron los pelos de humanos de los que eran de animales; y luego, los que podrían guardar correspondencia con el sospechoso.

En las últimas semanas se incorporó otra evidencia contra el acusado que es el análisis de ADN sobre un rastro de sangre, que habría dado positivo.

Cabe recordar, como ha anticipado UNO, que ya hay otras pericias científicas que comprometen al adolescente y lo ubican en la vivienda: una huella de calzado en la sangre que había en el suelo, que se corresponde con una zapatilla secuestrada en su casa, y una huella dactilar que había en un atado de cigarrillos.

Por otro lado, se aguarda por dos entrevistas que serían de importancia en la causa a dos personas que no han sido localizadas aún. Se trata de dos sujetos que han tenido conversaciones por chat con la víctima días previos al asesinato. Uno de ellos se fue del país y se radicó en Brasil un par de semanas después del hecho, y el otro aún no fue identificado.

El que está en el vecino país tiene pedido de captura de Interpol. No son sospechosos, pero deben ser entrevistados por la Fiscalía para que expliquen algunas cuestiones de aquellos diálogos que no cierran, y en los cuales se menciona al adolescente en cuestión. En cierta medida, esto podría esclarecer una duda que persiste en la causa: si hubo un solo autor del crimen o el mismo fue perpetrado entre dos o más personas.

Otro aspecto que está en discusión en la causa es la imputación al adolescente: la Fiscalía lo acusa por el delito de Homicidio agravado por alevosía, teniendo en cuenta la agresión que sufrió Lucía, pero no se descarta que se planteen otras circunstancias como posibles motivaciones del crimen. Por su parte, la defensa reclamaría por la inocencia del menor, pero también podría remarcar el contexto de vulnerabilidad en el cual se encontraba.

Una vez concluidas todas las pruebas, se resolverá sobre la remisión de la causa a juicio, el cual que deberá sustanciarse en el Juzgado Penal de Niños y Adolescentes a cargo de Pablo Barbirotto.

Reconocieron a la División Homicidios

La investigación del homicidio de Lucía Barrera, llevada adelante por efectivos de la División Homicidios de la Policía, fue muy complejo, con muchas personas que sabían algo y prefirieron callar, al menos durante un tiempo. Esta área de la Dirección Investigaciones mereció un reconocimiento por el compromiso de sus integrantes para esclarecer el crimen. Es que los homicidios de personas trans tienen un alto porcentaje de impunidad en la Argentina. A veces se investigan poco y nada.

El Área Provincial de Políticas de Identidad de Género y Diversidad Sexual, que depende del Ministerio de Gobierno, a cargo de Alejandra Elcura (quien colaboró mucho en la investigación) otorgó un reconocimiento a la División Homicidios “por el compromiso en la garantía de los Derechos Humanos aplicados a la orientación sexual e identidad de género”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario