Corrupción
Miércoles 08 de Noviembre de 2017

El lunes se inicia el juicio por corrupción de menores contra el cura Ilarraz

El sacerdote fue acusado de siete hechos de abusos ocurridos dentro de seminario de Paraná. Tras siete años de investigación, finalmente el religioso se sentará en el banquillo de los acusados. La querella y la Fiscalía pedirán más de 25 años de cárcel.

El lunes 13 se iniciará en los tribunales de Paraná, el juicio al cura Justo José Ilarraz, acusado por siete casos de corrupción y abuso de menores cuando ejercía como prefecto de disciplina en el seminario arquidiocesano Nuestra Señora del Cenáculo, entre 1985 y 1993, establecimiento en el que eran pupilos niños de entre 10 y 14 años. Si bien no está definido, en la etapa de los alegatos la fiscalía y las querellan van a reclamar penas superiores a los 25 años de cárcel.

Embed

Es un juicio lleno de polémicas y medidas dilatorias que derivaron en la intervención de toda la estructura judicial de la provincia de Entre Ríos, de Casación a nivel nacional y ahora se espera la definición de la Corte Suprema de Justicia para establecer si la causa está o no prescripta, tal cual sostiene la defensa del cura.
El debate será a puertas cerradas, y es el segundo que se sustancia a un religioso en Entre Ríos por abuso y corrupción de menores, ya que por la misma situación fue condenado a 25 años de prisión efectiva el cura Juan Diego Escobar Gaviria, de Nogoyá.
Al sacerdote, a quien se juzgará en la causa caratulada "Ilarraz, Justo José s/promoción a la corrupción agravada", se lo acusa de haber abusado de siete adolescentes, de entre 10 y 14 años, que cursaban el ciclo básico como pupilos en el seminario menor, un colegio orientado al sacerdocio.
Ilarraz fue suspendido por la Iglesia en 2012 para oficiar misas en público, pero antes, en 1993, el entonces arzobispo de Paraná, monseñor Estanislao Esteban Karlic, lo autorizó para que viajara a Roma. También fue Karlic el que ordenó, mientras el cura estaba en la capital italiana, una investigación sobre el comportamiento de Ilarraz, que tuvo a cargo el sacerdote y abogado Silvio Fariña, a partir de las sospechas de que hubiese cometido "delitos graves" mientras integró el equipo de superiores del Seminario Arquidiocesano.
Concluida la investigación en Paraná, Karlic firmó el 18 de diciembre de 1996 un decreto a través del cual prohibió al cura todo contacto con los seminaristas y lo expulsó de la diócesis.
Entre las pruebas contra el presbítero hay una carta del Vaticano que revela que en una confesión realizada en 1997 ante el Tribunal Eclesiástico reconoció los abusos y además mostró arrepentimiento. Ilarraz confesó ante la Santa Sede haber tenido "relaciones amorosas y abusivas con seminaristas menores", indicaron voceros de los tribunales que detallaron que el escrito es copia de una carta del 18 de enero de 1997.
El 13 de septiembre de 2012, la revista "Análisis" publicó en su portada la historia de los abusos de Ilarraz, lo que permitió actuar de oficio a la Procuración general y sumar a los pocos días los primeros dos testimonios de sus víctimas.
En julio de 2015, la jueza Susana María Paola Firpo le dictó el procesamiento y, luego, el juez Pablo Zoff, elevó la causa a juicio oral el 17 de agosto de 2016.
Entre los testigos citados para el juicio a Ilarraz están los tres últimos arzobispos de Paraná: Karlic, Mario Luis Bautista Maulión y Juan Alberto Puiggari, además del secretario privado de Puiggari, Mario Gervasoni, entre otros.
El caso tuvo difusión internacional luego de ser mencionado en la película "Spotlight", ganadora de un Oscar, que narra la investigación del matutino The Boston Globe sobre casos de pedofilia en la curia, entre ellos cinco en Argentina.
El tribunal encargado de juzgar a Ilarraz está conformado por los jueces Alicia Cristina Vivian, de Gualeguaychú; Edwin Ives Leonardo Bastian, de Concordia y Darío Ernesto Crespo, de Gualeguay.
En tanto que la Fiscalía estará representada por Juan Ramírez Montrull. Además, estarán presentes como querellantes Lisandro Amavet, Santiago Halle, Victoria Halle y Milton Urrutia.
La defensa del sacerdote estará a cargo de Juan Ángel Fornerón y Jorge Muñoz.
UNO conoció que Urrutia asistirá con una colega, María Alejandra Pérez a las audiencias, en tanto que en una parte del debate acudirá a reforzar la postura de la fiscalía, el propio Procurador Jorge García. Se sabe que hace pocas semanas debió desistir en la representación de varias de las víctimas, la doctora Rosario Romero, por haber asumido como ministra de Gobierno de la provincia.
Un expediente de 7.000 fojas
UNO dialogó con Santiago Halle que asiste a un par de víctimas. El letrado indicó: "Estamos afinando la estrategia judicial y cerrando el estudio del expediente que cuenta con 7.000 fojas".
"Contamos con importantes elementos de pruebas, no solo los testimonios de las víctimas que son contundentes, sino de testigos, y otro punto que es vital son los documentos de la propia Iglesia que indican que el cura admitió y reconoció los hechos por los cuáles recibió una sanción religiosa", enfatizó el abogado del estudio perteneciente a la doctora Rosario Romero.
Un punto que puede llegar a demorar el avance del juicio, es que desde la defensa se solicite ni bien se haga la apertura del juicio que el mismo quede suspendido hasta tanto la Corte Suprema resuelva la cuestión de fondo, relacionada con que los hechos estén prescriptos. Ante esto, se sabe de antemano que tanto los fiscales como los querellantes tienen los fundamentos para reclamar la continuidad del debate.
Si bien aún no fue acordado, se adelantó que a la hora de avanzar con la etapa de los alegados, las querellas y las fiscalías unificarán un posible pedido de condena de prisión efectiva superior a los 25 años de cárcel. Se tomará en cuenta lo resuelto en la causa Escobar Gaviria para lo cual se tendrá muy en cuenta que en esta investigación en Paraná hubo más víctimas.
Ilarraz llega a esta instancia sin prisión preventiva, porque siempre se ajustó a Derecho y estuvo permanentemente en contacto con la investigación.

Comentarios