"Tavi" Celis
Martes 29 de Mayo de 2018

Causa Celis: Sin sorpresas en los alegatos por la recusación del juez Ríos

Pretenden apartar al magistrado que imputó al intendente de Paraná en la causa por Narcotráfico. Los abogados de Varisco reiteraron que el Código Penal es taxativo respecto del impedimento del magistrado para actuar. Se resolverá en 48 horas

La Cámara Federal de Apelaciones escuchó ayer los argumentos de los abogados defensores de Sergio Varisco para pedir la recusación del juez Federal Leandro Ríos, y los del fiscal para sostener al magistrado al frente de la causa por comercialización de estupefacientes en la que está imputado el intendente de Paraná.

LEE MÁS sobre la imputación al intendente Varisco en la causa "Tavi" Celis

Ante el tribunal –compuesto por José Busaniche, Cintia Gómez y Beatriz Aranguren– habló en primer término el defensor Rubén Pagliotto, quien detalló el "flujo causídico" con el propósito de desvirtuar uno de los argumentos de Ríos para no excusarse en la causa.

El juez Ríos fue querellante en una causa por homicidio culposo contra Varisco, por la muerte de la concejal Mercedes Lescano, ocurrida en un siniestro vial cuando se trasladaba en un auto junto con el actual intendente.

La recusación contra Ríos –impulsada por Pagliotto y Miguel Ángel Cullen– apunta a ese hecho incontrastable. Sostienen los letrados que existe una prohibición para que el magistrado actúe si antes intervino profesionalmente en una causa con la misma persona imputada. Además de insistir en la interpretación literal del código; Pagliotto remarcó que Ríos salió a responder los argumentos de la recusación antes de que fuera formulada. "Le respondió no sé a quién", indicó el letrado.

Ríos había citado declaraciones de Varisco donde elogiaba la independencia del Poder Judicial y sostenía que no había hijos ni entenados frente al accionar de la señora de ojos vendados. Pagliotto aclaró que el intendente, que aún no estaba imputado, había elogiado valores en abstracto y no la persona del juez.

Luego de reiterar que no atacaba la honestidad, probidad y capacidad técnica del juez; sino que buscaba el cumplimiento cabal de la ley, Pagliotto desmenuzó algunos otros argumentos defensivos de Ríos, tales como señalar que en una ciudad pequeña y por haber tenido profusa actividad laboral, no resultaba extraño que en algún momento se encontrara en su Juzgado con alguien con quien estuvo vinculado en el ejercicio liberal de la profesión. "El texto de la ley no refiere al tamaño de jurisdicción", indicó Pagliotto en una extensa exposición que se completó con el pedido de nulidad de la indagatoria. Igualmente dijo que si se resuelve citar al intendente, este comparecerá inmediatamente.

La postura del fiscal
En favor de que Ríos no sea removido de la causa se manifestó el fiscal Ricardo Álvarez, quien intentó contraponer a la literalidad excesiva una dosis de 'sentido común jurídico' para demostrar que nada indica que por haber sido querellante en una causa contra Varisco hace 15 años, Ríos mantenga una animosidad contra el intendente.

En este punto estaba claro que por un lado se destacaba la literalidad de la norma; y por otro, una postura vinculada a la filosofía del Derecho, con expresiones en el sentido de señalar que ninguna persona se mantiene inalterable con el paso del tiempo o que no existe objetivamente un dato que certifique el magistrado tenga animadversión con el acusado. A su favor, Álvarez citó varios autores y destacó que muchas legislaciones no consideran a este motivo como causal de recusación.
Impertérritos, los miembros del tribunal escucharon los argumentos un ámbito casi religioso, sin celulares, sin cámaras y sin grabadores. A muchos de los asistentes, entre ellos varios funcionarios municipales, les quedó la impresión de que el tribunal apartará al juez Ríos, porque la redacción del Código es taxativa; aunque la postura de Álvarez resulta razonable en cuanto a que no puede probarse que la conducta del juez vaya a apartarse de lo debido por aquella circunstancia anterior.
Tras la intervención del fiscal, el otro defensor, Cullen, reiteró que el texto no deja margen de dudas, a tal punto que "la sociedad, expresada a través de sus legisladores, opinaba que el juez debía excusarse" antes de que ellos lo plantearan. Aludía fundamentalmente a declaraciones del senador Kisser formuladas el 21 de mayo en FM Litoral donde opinó que Ríos debería excusarse por haber sido querellante. Luego el senador aclaró que era solo una opinión.
Sobre el final Pagliotto, que había elogiado reiteradamente al juez, tuvo una frase desconcertante. Dijo que al igual que entre montescos y capuletos, que entre unitarios y federales, o que entre sunitas y chiitas "los odios siguen" pese al paso del tiempo. ¿Habría que pensar que Ríos odia Varisco? Lo cierto es que ya en ese momento la gente se estaba parando para irse y la afirmación disparó nuevos debates.

Comentarios