Secciones
Jennifer Novoa

La arquera se pone la media res al hombro

Jennifer Novoa, arquera de Arenas FC, abrió una carnicería con su hermano en el barrio Puerto Viejo de Paraná.

Martes 07 de Julio de 2020

Con la ilusión de seguir creciendo en este tiempo y de emprender un nuevo camino junto a su hermano, ambos abrieron una carnicería en avenida Estrada de Paraná. Una de las emprendedoras es la arquera de Arenas FC, quien día a día aprende los gajes del oficio con la media res al hombro.

Jennifer Novoa no solo defiende el arco de la única entidad femenina de la región. Además se encuentra a cargo de las inferiores de Arenas donde dirige a sus hijas y acompaña un proyecto único en la provincia de Entre Ríos. Hoy en medio de la pandemia la mayoría de su tiempo lo dedica a la carnicería que es el ingreso familiar. La joven atiende al público y realiza el desposte de la media res.

Jenny 2
Jennifer Novoa en su emprendimiento. Foto Juan Ignacio Pereira / UNO.

Jennifer Novoa en su emprendimiento. Foto Juan Ignacio Pereira / UNO.

La uno de la Liga Paranaense de Fútbol contó cómo se inició en el rubro de la carnicería: “Mi hermano comenzó en diciembre, yo cerré mi comercio que tenía en la zona y me sumé con él a acompañarlo. Milton es el que sabe todo y me fue enseñando, aprendí rápido y hoy trato de bajar el tiempo de desarme de una media res, mucho se sorprenden cuando me ven cortando”.

Si bien ahora todas las miradas están puestas en su trabajo, Jennifer no se olvidó de entrenar en medio de la cuarentena y ponerse a punto pensando en la vuelta. La arquera confesó: “Los primeros días costaron y mucho, no fue fácil para mí y mis hijas estar encerradas. Uno se acostumbra a la vorágine del día a día y eso nos costó a las tres. Lo positivo es que pasamos más tiempo juntas en nuestra casa”.

Y siguió: “Estando juntas nos dimos cuentas de las cosas que tenemos y de valorar los pequeños detalles. Además pusimos manos a la obra y le dimos un mimo a nuestro hogar. Pintamos, acomodamos e hicimos muchas cosas juntas”.

En cuanto al entrenamiento, dijo: “Me costó adaptarme a entrenar en casa, con el correr de los días empecé a tomar coraje aunque no es lo mismo que trabajar con todo el plantel. Gracias a dios cuento con un gran espacio para ir moviéndome y renovar los ejercicios. La rutina es de tres veces por semanas”.

Por otro lado habló del contacto con el plantel de Arenas: “Siempre estamos hablando y es una gran familia. Siempre estamos predispuestas para cualquier eventualidad. Además habló con las peques que venía dirigiendo antes del inicio de la pandemia, ellas están siempre atentas preguntando como una está. Se las extraña y sabemos que pronto nos vamos a ver”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario