Secciones
Violencia institucional

Miradas: La Marcha de la Gorra

La violencia policial tiene su germen en la discriminación que sufren los jóvenes de barrios populares. Convocan en Paraná a la Marcha de la Gorra.

Martes 23 de Noviembre de 2021

La Marcha de la Gorra es una protesta en contra de la violencia policial que se realiza anualmente en distintas ciudades argentinas y que este martes tendrá su versión en Paraná.

La referencia a la gorra tiene un significado inequívoco: la represión policial que en ocasiones termina en delitos como apremios ilegales o torturas, tiene su germen en la discriminación que sufre un grupo social compuesto mayoritariamente por jóvenes de barrios populares, con determinado color de piel y con determinada forma de vestir. La gorra es parte de esa identidad que para un sector de las fuerzas de seguridad habilita a sospechar de un ilícito.

lucas gonzalez barracas central policia.jpg
Lucas González fue baleado en la cabeza cuando volvía de la práctica de Barracas Central con sus compañeros. Se investigan las causas.

Lucas González fue baleado en la cabeza cuando volvía de la práctica de Barracas Central con sus compañeros. Se investigan las causas.

Con claridad, esto es lo que se revela en el caso de Lucas González, el muchacho asesinado por efectivos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, que tiene amplia repercusión mediática en los últimos días. En el propio discurso de los compañeros de Lucas, al enfrentar los micrófonos de los canales de televisión y de las radios, apareció la referencia a esa discriminación por ropa, por gorra o por “portación de cara”; no solamente en casos extremos y trágicos como el de un asesinato por gatillo fácil, sino en la cotidianidad del trato de esa policía para los jóvenes con condiciones sociales asociadas a la pobreza.

El asesinato de Lucas González fue tan conmocionante que muchos, hasta quienes suelen pedir mano dura desde los medios de comunicación, salieron a repudiarlo. También lo hizo el presidente de la Nación, Alberto Fernández, quien a través de las redes sociales expresó su solidaridad con la familia de la víctima y se comprometió a poner a disposición los recursos del Estado para poder llegar a la verdad y justicia.

Pero el posteo del presidente incluyó una frase con la que no condenaba la violencia policial, sino que la justificaba de cierta manera. "No es posible que policías que deben estar al servicio de la seguridad de argentinos y argentinas, terminen con la vida de gente inocente", escribió Alberto Fernández o su community manager. Así como estaba escrita la publicación, el jefe de Estado avalaba peligrosamente que la Policía mate a gente que no es inocente, es decir, algo muy parecido a la doctrina Chocobar.

Alguien advirtió el error y más tarde el posteo fue cambiado. “No es posible que policías que deben estar al servicio de la seguridad de argentinos y argentinas, terminen con la vida de la gente que debían proteger”, dice ahora.

Lucas González Marcha gatillo fácil.jpg

LEÉ MÁS: Convocan a la Marcha de la Gorra en Paraná

Para que desde el Estado se desplieguen políticas de prevención de la violencia institucional, una base fundamental es tener en claro cuál es la función de la Policía en una sociedad democrática. No lo es decidir si alguien es culpable o inocente, lo cual es una competencia exclusiva del Poder Judicial. Además, matar no es una opción, excepto bajo determinadas circunstancias en que esté en riesgo cierto la vida del funcionario y éste deba actuar en legítima defensa. De lo contrario, no solamente asume el rol de juzgador sino que además implementa la pena de muerte: dos inconstitucionalidades al hilo.

El 30 de octubre de 2019, el entonces presidente electo Alberto Fernández recibió a Brian Gallo, un joven de 27 años que había sido presidente de mesa en las elecciones del domingo anterior y había sido discriminado por su vestimenta. Su imagen, con la visera hacia atrás y su ropa deportiva, fue blanco de ataques verbales sumamente violentos en las redes sociales. Fernández se colocó la gorra de Brian para la foto y escribió en sus redes: “Brian Gallo fue víctima de una discriminación que no es tolerable en la Argentina y con la que espero que podamos terminar de una vez”.

Dos años después, las gorras –como símbolo de una construcción de sentido que asocia a estos jóvenes con la delincuencia– siguen siendo motivo de prejuicio y de sospecha, con consecuencias trágicas. Esta es una de las razones por las que se hace la Marcha de la Gorra. En Paraná convocan a las 17 en la plaza 1° de Mayo, para caminar desde allí hasta la plaza Carbó, detrás de Casa de Gobierno.

brian1.jpg

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario