Hoy por hoy

Diccionario del buen político de hoy

Le ofrecemos un glosario para iniciar seguro y confiado su carrera política. Un diccionario con palabras para sorprender a su audiencia sin decir nada concreto.

Miércoles 17 de Agosto de 2022

Estimado lector, estimada lectora: Usted, como nosotros, las y los periodistas y trabajadores de prensa, probablemente pertenezca a la clase trabajadora. Presumiblemente, dependerá de un salario para vivir y aportar al sustento de su familia. Si tiene suerte, ese sueldo será formal, en relación de dependencia y usted lo recibirá de forma regular, puede ser semanal, quincenal o mensual. Y en el mejor de los casos ese haber le alcanzará para la Canasta Básica Total del INDEC. Sino, deseo que por lo menos salte el umbral de la Canasta Básica Alimentaria. En cualquier caso, usted notará lo dura que se siente la realidad económica y lo difícil que se hace el día a día viviendo de un trabajo digno, o al menos un poco honesto. O al contrario, por qué no, tal vez usted disfruta de una profesión, de algunas propiedades o de ciertos privilegios que le permiten trasuntar una existencia cómoda y sin tanto sobresalto de bolsillo. A los fines de esta columna, es lo mismo.

Prensa Microfonos Discurso.jpg

Supongamos que usted analiza un cambio de rumbo en su vida para progresar y se encuentra barajando opciones. Y arriesguemos que entre los senderos que se extienden ante sus pies, el que más lo tienta es la carrera política. Usted necesitará muchas cosas para ser exitoso en el manejo de la cosa pública: contactos, audacia, perseverancia, elasticidad y tantas más. Entre ellas, la oratoria: el arte de hablar.

Me permito ofrecerle un puñado de palabras y expresiones que, acomodadas y repartidas correctamente en un discurso público, le vendrán al pelo para nadar como un pez en las aguas que está por bucear. Este glosario reviste pura actualidad y fue seleccionado minuciosamente de la retórica que segregan todo buen político y toda buena política hoy en nuestros pagos.

Son casi 20 así que tome nota: "articulación", "abordaje", "coordinación", "planificación", "participación", "intercambio", "integral", "transversal", "intersectorial", "territorio", "políticas públicas", "perspectivas", "estrategias", "acciones", "agenda", "gestión", "diálogo", "consenso" y "trabajo en conjunto".

Ya sé: volcadas y amontonadas así no valen nada, y mucho menos se entiende para qué sirven. Pues ahí radica el precio de oro que tiene este ramillete de vocablos para el buen político y la buena política actuales: dicen mucho sin decir nada. Como se notará, son todos términos teóricos, conceptuales, abstractos. Pues usted deberá tenerlos bien aprendidos para hablar sobre qué hace como gobierno, sin necesidad de explicar qué hace concretamente.

Vamos al trabajo práctico. Imagínese que le preguntan el motivo de una reunión de la que participó. O las propuestas de su área de gobierno para un problema concreto. Da igual para este ejercicio. Ahora elija cuatro o cinco palabras del Diccionario, acomódelas dentro de un mismo párrafo y tome aire. Podrá verborrear ante cualquier micrófono o cámara con total serenidad y confianza. Por ejemplo, diga: “Con diálogo y vocación de trabajo en conjunto estamos construyendo una agenda de perspectiva integral para una estrategia transversal de acciones en el territorio”. Tuki.

No se imagina la cantidad de tiempo que ganará, la seguridad que transmitirá y el impacto que causará en la audiencia que lo escuche. Y eso no es lo mejor. La magia de nuestro Diccionario es que podrá usarlo para hablar de cualquier área de gobierno: le consulten por un conflicto salarial, lo apuren con urgencias de salud pública o le pidan obras vitales para una comunidad.

¿Quiere el as de espadas para llevar bajo la manga? “Articulación intersectorial para el abordaje integral de problemáticas diversas en territorio”. Touché. Al ángulo. Está usted listo y lista para codearse con el funcionariado más hábil de la labia política contemporánea.

Una salvedad. Este glosario no es -no debería ser- incompatible con un repaso concreto de obras y medidas realmente transformadoras para sus votantes. Usted bien podría decir claramente qué hace por el bienestar y la transformación de su comunidad, y a la vez elevarlo a niveles teóricos. Pero (no se ofenda) casos así no abundan, o casi no existen, y necesitamos un glosario para la mayor cantidad de potenciales funcionarios posible.

Otra aclaración. Es poco probable, pero quizás alguna vez le cuestionen que usa palabras que al pensamiento crítico le costó mucho instalar y defender en el espacio público, que tienen bibliotecas enteras detrás, y que usted las vacía de sentido para diluirlas en un discurso burocrático. No se detenga en esas críticas: no será el primero ni la última en usar nuestro Diccionario. Y, de última, a quién importa: usted ya salvó la ropa.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario