Día del Empleado de Comercio
Martes 18 de Septiembre de 2018

Lunes sin actividad comercial en Paraná

Como desde hace 10 años, los locales permanecerán cerrados. Al día siguiente, el martes, el paro general volverá a incidir en el movimiento del sector

Como sucede desde hace más de 10 años, a partir de acuerdos establecidos entre el gremio y el sector patronal, los trabajadores de comercios podrán celebrar su día sin concurrencia a sus trabajos. En rigor, la fecha instituida por Ley 11.729 es el 26 de septiembre, pero cada año se acomoda para que la celebración coincida con un lunes, por razones prácticas para los trabajadores y fundamentalmente para los empresarios, que prefieren esa jornada por ser de menores ventas.
Supermercados, autoservicios, pequeñas y medianas empresas, y firmas de todos los rubros comerciales tendrán sus puertas cerradas en el inicio de la próxima semana.
El secretario adjunto de la seccional Paraná del Sindicato de Empleados de Comercio, Rubén Bernabé, contó a UNO que para el viernes están citados en la Secretaría de Trabajo de la Provincia, más de 160 empleadores de la capital provincial, que engloba a las grandes cadenas comerciales, al Centro Comercial, pequeños autoservicios, corralones y distribuidores mayoristas, para que como es habitual en cada año, presten conformidad con el cierre.
"Nuestro objetivo como sindicato y como hace más de 10 años es que el trabajador tenga su día de descanso. Entonces es un acuerdo, que se ha ido cumpliendo con mayor eficacia cada año; tal es así que en 2017 prácticamente la totalidad de los comercios cerró", opinó, y acotó que se busca comprometer al empleador: "Pueden abrir y atender ellos, pero por la Ley de Desregulación Económica (de los años 90) están facultados a abrir, siempre y cuando abonen como un feriado nacional, porque así lo establece el Convenio Colectivo de Trabajo. De todas maneras, queremos que adhieran al cierre y por eso estamos convocando al viernes 21".

Jornada de protesta
Por otra parte, teniendo en cuenta el paro general convocado por la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), el martes estará resentida también la actividad comercial.
Al margen de la adhesión del sindicato de comercio, y el pedido a sus afiliados por la no concurrencia a los lugares de trabajo, el acompañamiento del transporte a la medida de fuerza de las centrales obreras impactará decididamente en el nivel de la actividad general.
"Nuestro sector no es fácil, más aún cuando el día anterior estará cerrado por el Día del Empleado de Comercio. Más aún en un contexto de crisis, cuando los empleadores necesitan abrir para poder pagar los sueldos, se hace difícil. Si bien estamos adheridos orgánicamente como corresponde, el empleador lo puede tomar como una inasistencia; no puede sancionar a quien no vaya. Pero es una inasistencia; está el derecho a huelga, pero si se descuenta ese día se puede reclamar judicialmente, más allá de la jurisprudencia que hay a favor y en contra".
La falta de transporte público en el marco de la protesta laboral, indudablemente afectará la concurrencia a los lugares de trabajo no solo de los empleados de comercio, sino de toda la comunidad.
Finalmente, en cuanto a la realidad del sector, Bernabé detalló el significativo impacto de las tarifas en los costos, y habló de la devaluación. "Valorizamos que no han habido despidos masivos, pero hay algunas empresas puntuales que han comenzado a despedir. Es preocupante y nuestros propios afiliados nos transmiten su preocupación porque no se vende. Está pasando en todas las actividades, pero se siente más en la pyme, y en rubros como electrodomésticos e indumentaria. Esta situación comenzó a darse desde hace 60 días, por la falta de consumo de la gente", sostuvo el dirigente sindical.

Comentarios