Secciones
Paraná

La parte baja del Parque Urquiza necesita reglas claras

Al parecer la idea es despejar el espacio público pero la gran pregunta es: ¿Para qué?

Miércoles 22 de Enero de 2020

Le llegó la hora a la parte baja del Parque Urquiza de Paraná, desde Puerto Nuevo hasta Puerto Viejo, y no es un juego de palabras. Este miércoles se conoció que el intendente, Adán Bahl, confirmó que mediante un decreto del gobierno municipal regulará el lugar de instalación de los puestos "gastronómicos" en la Costanera.

Hasta hoy, un puestero o una puestera llega con el gazebo a la Costanera de Paraná, se instala a eso de las seis de la tarde, conecta la cocina y comienza a freír las tortas. Entrada la noche aparecen los primeros fuegos de los que venden choripanes, hamburguesas y panchos. Un chori mediano ronda los 100 pesos y este año aparecieron camiones de comidas de fabricación "artesanal" que ofrecen papas fritas y bebidas frescas. Gaseosas y cervezas. Otro de los puestos vende en forma exclusiva jugos frutales naturales, pero azucarados.

En los últimos cuatro años la Costanera de Paraná fue tomada por los puesteros que se instalan en cada lugar disponible, inclusive durante los fines de semana, quedan armados con cuidadores precarizados que vigilaban los emprendimientos ubicados en el paseo público más lindo de la ciudad.

Mientras esperan por el decreto del ejecutivo municipal, en las redes sociales se preguntaban qué pasará con los clubes que cerraron el paso a la costa del río Paraná dejando solo disponible la playa del Municipal. Por ahora la reorganización es solo para los puestos de comida. Es evidente que la parte baja de la Costanera necesita "aire", y menos contaminación visual y ambiental.

En esta temporada se decidió pensar la Costanera para las personas tratando de desalentar el uso del auto particular, como sucede en las grandes capitales del mundo. Ahora reordenarán los puestos de comida y después será el momento de las refacciones sobre las veredas, pensando en las personas discapacitadas, adultos mayores y niños, todos igualmente afectados por los tramos más abandonados.

fritas adentro.jpg

Gastronómicos

En la gestión del exintendente Varisco la rotonda de las Colectividades y el Puerto Nuevo fueron explotados más de una vez por grandes ferias gastronómicas que hacían los fuegos en cualquier lugar dañando los espacio comunes que los paranaenses veían degradarse con el paso de eventos que, para los organizadores, generaban interesantes ganancias. Cuando aparezca el decreto habrá que ver qué dice sobre emprendimientos privados que se apropian de espacios públicos con la excusa de generar oportunidades de negocios para emprendedores.

Los vecinos de la ciudad deberán estarán atentos para saber si la medida es solo contra los puesteros informales o si realmente tienen la idea de descongestionar la zona y potenciar la belleza natural del Parque. Desde hace un siglo ya los clubes se quedaron con el paso al río, por eso siempre hay que desconfiar de los privados con influencia en los círculos de poder, que cuando se instalan se vuelven inamovibles.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario