Fue pionera en el mundo

La Ley de Identidad de Género cumple 10 años

La Ley de Identidad de Género fue sancionada el 9 de mayo de 2012 y significó un gran avance en materia de derechos para el colectivo LGBTIQ+.

Lunes 09 de Mayo de 2022

Se cumple este lunes los 10 años de la sanción de la Ley Nacional N° 26.743, de Identidad de Género. Fue una norma pionera en el mundo en reconocer el derecho de las personas a ser inscriptas en su DNI acorde con su identidad de género, que resultó de una lucha colectiva que permitió construir una sociedad con más derechos, igualdad e inclusión.

En este sentido, a partir de esta ley, que significó uno de los más grandes avances en materia de derechos para la comunidad lesbiana, gay, bisexual, transgénero, transexual, travesti, intersexual, queer y demás (LGBTIQ+), “cuando el sexo y el nombre de pila que figuran en el DNI no coinciden con la identidad de género de la persona, se puede solicitar una rectificación registral, incluso en el caso de niños o adolescentes, quienes también lo podrán solicitar a través de un representante legal”, señalan en el sitio argentina.gob.ar, en el que también se explica que la norma además “garantiza el acceso a los tratamientos de salud a toda persona que requiera modificar su cuerpo de acuerdo con el género autopercibido”.

Ley de Identidad de Género
Victoria Antola fue la primera entrerriana en cambiar su DNI, antes de la Ley de Identidad de Género.jpg

Victoria Antola fue la primera entrerriana en cambiar su DNI, antes de la Ley de Identidad de Género.jpg

“Esta es la primera Ley de Identidad de Género del mundo que no requiere diagnósticos médicos o psiquiátricos, ni operaciones de cambio de sexo para acreditar la identidad. Tampoco requiere un trámite judicial o administrativo. Para rectificar el registro del sexo solo hay que presentarse ante una oficina del Registro Nacional de las Personas (Renaper)”, se indica además en el portal oficial del gobierno argentino.

Previo a que esta normativa fuese una realidad en el país, el trámite se debía realizar vía judicial. Tal fue el caso de Victoria Antola, la primera entrerriana en acceder a este derecho, quien recordó: “La ley se sancionó en mayo de 2012, pero yo obtuve mi DNI por vía judicial, en un fallo que fue apelado en primera instancia pero luego fue confirmado por el Superior Tribunal de Justicia”.

Sobre los cambios que trajo aparejada esta ley en materia de derechos, Victoria analizó: “A partir de su implementación está demostrado que en la autopercepción de las compañeras que han podido cambiar su DNI y que ya se ven como sujetas de derecho, podemos sentirnos como ciudadanas en condiciones de igualdad.

Antes éramos como ciudadanas de segunda. Muchas chicas no se acercaban por ejemplo a los comicios a votar por el hostigamiento que podían sufrir en la fila. Hoy poder ir a votar fue un cambio muy importante. Y a partir de allí hubo funcionarias trans tanto en el gobierno de Cristina Kirchner como presidenta, como también hay ahora, con Alba Rueda, quien forma parte del Ministerio de Mujeres”.

Asimismo, reflexionó: “Recién con el tiempo me fui volviendo consciente de lo que significa poder contar con una ley de identidad de género, tanto a nivel social como personal, porque en mi caso siempre pude llevar adelante una vida común, ya que tenía todo el amor de mi familia y acceso al trabajo”.

En este marco, valoró: “Lo que a mí me dio el DNI y me cambio la vida es el acceso a la vida pública. Es decir, en principio, a nivel más cotidiano, estaba antes la incomodidad de ir a pagar algo y que diga tu nombre masculino en el documento o la tarjeta o lo que hubiera que mostrar, o en las boletas de la luz y demás. Eso a nivel personal, y a nivel social pasaba algo similar, porque ya tenía el título habilitante para trabajar como docente de inglés y no podía ejercer antes de tener mi DNI, porque no me podía presentar en un aula diciendo ´soy fulana de tal´, con un aspecto femenino”.

Sobre este punto, subrayó: “O sea que el DNI, para mí y para muchas, ha sido fundante en esto de poder presentarnos en la vidapública como somos, y con el nombre y el género que nosotras sentimos”.

Y destacó: “Cada vez nos queda más claro a la humanidad que un mundo sin género es un mundo mejor y vamos hacia eso, hacia un lugar donde los géneros no importan”.

Ley de Identidad de Género.jpg
Ley de Identidad de Género

Ley de Identidad de Género

Una deuda pendiente

Destacada en todo lo que emprende, Victoria Antola presentó ayer en la 47° Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, su obra “Transkenstein. El monstruo, la exclusión y la ira”, publicado por la editorial de la Fundación La Hendija. Además de ser la primera entrerriana en lograr un cabio en su DNI, incluso antes de la ley de género, Victoria es también la primera mujer trans en Latinoamérica que accedió a un empleo en el sistema bancario, en el Banco Central de la república Argentina, luego de trabajar como docente en distintas escuelas públicas de Paraná y de mudarse a Buenos Aires.

A la par de promover otros derechos del colectivo LGBTIQ+, hoy lucha de manera férrea por el cumplimiento del cupo laboral trans en el sector estatal. “Es una euda pendiente su implementa efectiva. Ya hace varios años muchas compañeras travestis y trans hemos logrado acceder al Estado en diferentes reparticiones, pero el 2021 fue un año muy importante en este sentido, porque logramos que en el Banco Nación logramos se sancionara el acta cupo, que establece que el 1% de la planta permanente sea ocupado por personas travestis, transexuales y transgénero”, explicó, y mencionó a quienes fueron parte de las luchas por el respeto de los derechos humanos, el reconocimiento y la inclusión social del colectivo transgénero en Argentina, como Lohana Berkins, Diana Sacayán, Marlene Wayar.

Según contó Victoria, el cupo laboral trans “se está cumpliendo muy lentamente”, y señaló: “Faltan todavía un montón de lugares en el Estado que generen las vacantes para que comiencen a entrar nuestras compañeras”.

“Un 1% es una cifra bastante reducida, pero cuando se da el ingreso de una de nosotras a una universidad, a un hospital, al mercado laboral, nos cambia la vida; y cuando se genera el ingreso de varias cambia a la sociedad”, dijo a modo de conclusión.

Identidad de género.jpg

Promoción de derechos

En una década más de 12.656 personas trans hicieron el cambio en el DNI. Según publicó Télam hace un año, el 70% de quienes realizaron el cambio registral entre mayo del 2012 y abril del 2021 optaron por la categoría “mujer” y seis de cada 10 personas trans que hicieron este trámite residen en las provincias de mayor densidad demográfica, que son Buenos Aires, CABA, Santa Fe y Córdoba, de acuerdo a los datos suministrados por el Registro nacional de las Personas.

En el marco de los 10 años de la sanción de la Ley Nacional N° 26.743, de Identidad de Género, desde el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) en Entre Ríos destacaron su vigencia. En este marco, Melisa Albornoz, la delegada del organismo en la provincia señaló a UNO: “Desde el Inadi trabajamos sobre todo en la concientización y en hacer cumplir la ley, para que las personas que se sientan identificadas con el género que eligen tengan el derecho de vivir libres una vida plena y sin discriminación”.

A su vez, manifestó: “Trabajamos mucho con esta población, más que nada en referencia a la discriminación que muchas, muchos, muches sufren. Porque aunque haya una ley, sigue habiendo discriminación. Y no por el hecho de presentar el DNI y haber cambiado de género la sociedad cambia. Es un cambio en conjunto con la sociedad el de poder generar esta deconstrucción en la que tanto trabajamos”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario