Causa Ilarraz
Lunes 23 de Abril de 2018

La carta donde Ilarraz admite los abusos recobra un interés clave con vista a los alegatos

Es considerada una de las piedras basales de la acusación. Allí el acusado reconoce sus actos y le pide perdón a la Iglesia y a su superior, Karlic

La confesión del sacerdote Justo José Ilarraz al Tribunal Diocesano de la Vicaría en Roma, en 1997, reconociendo en cierta forma los abusos ocurridos en el Seminario Diocesano de Paraná, puede constituirse en un elemento clave durante la etapa de alegatos del juicio que se le sigue en la justicia entrerriana. La carta que escribió de puño y letra cuando pesaba sobre él la pena del destierro en el Viejo Continente y la recomendación de ir a un retiro espiritual por 60 días, volverá a tener peso cuando el tribunal deba hacer una valoración de las pruebas. La primera semana de audiencias dejó como saldo el valioso aporte de los testigos-víctimas, que ratificaron con sus dichos cómo eran sometidos sexualmente por Ilarraz, a la vez que insistieron con el encubrimiento pergeñado por las máximas autoridades del clero.
La carta
"Ilarraz confiesa expresamente en forma escrita los abusos cometidos, dando una suerte de explicación y justificación respecto a los abusos que cometió en el Seminario. Allí pide perdón no solo a la Iglesia, sino al arzobispo Karlic, quien había depositado toda su confianza en él", rescató el abogado querellante Marcos Rodríguez Allende.
Al interpretar ese documento mencionó que Ilarraz en esa época admitió "sentirse una persona absolutamente vacía y muerta. Y pidió que Dios y Karlic perdonen todos esos pecados cometidos".
La correspondencia que forma parte del voluminoso expediente será seguramente un elemento de valoración en la etapa de alegatos, se reconoció a UNO. "Si Ilarraz decide declarar se lo mostraremos para ver si lo reconoce o no. Aquí el elemento contundente es la confesión, constituyendo una prueba irrefutable. Sus dichos vienen a coincidir con la declaración de las víctimas; se trata de manifestaciones absolutamente veraces, porque así lo han corroborado los informes periciales de los psicólogos", enfatizó el letrado.

Pliego para Puiggari
Un grupo de querellante de algunas de las víctimas estuvo abocado durante el fin de semana a trabajar en el pliego de preguntas que se le enviará al arzobispo de Paraná, Juan Alberto Puiggari. Entre otras cuestiones, a través de este trámite se le preguntará sobre las actitudes de Ilarraz cuando ambos compartían el rol de educadores en la institución ubicada en el sur de la capital entrerriana.
A la máxima autoridad de la curia en Paraná se le consultará si era normal el trato estrecho que mantenía Ilarraz con sus alumnos. Además se indagará si habló con Karlic sobre estas cuestiones.
Posiblemente el pliego sea remitido la próxima semana a Puiggari, teniendo en cuenta que su declaración está prevista para el 9 de mayo.

Cronograma
A partir de las 9 se desarrollará la tercera audiencia del juicio en la Sala N°1 de los tribunales capitalinos.
Para esta oportunidad fueron citados el párroco y hermano de una de las víctimas Diego Rausch, David Hergenreder, Norberto Agustín Hertel y Osiris Daniel Ponce.
Entre los testigos figuraba Martín Perotti, padrino de Ilarraz, pero quedó excluido de la nómina tras su fallecimiento.
La mayor expectativa de la jornada estará puesta en lo que puedan aportar en la audiencia Leonardo Tovar y José Dumoulin, dos de los sacerdotes que desde su lugar impulsaron incansablemente la investigación del caso pese a las maniobras de silenciamiento del clero local.

Comentarios