Agroecología
Sábado 02 de Junio de 2018

En la granja agroecológica La Porota abren la tranquera para el cambio de paradigma

Para conocer más sobre el proyecto hay que llegar hasta la chacra que se encuentra en La Picada justo antes de "los cacharros". El sábado 23 armarán un gran encuentro para sumar trabajadores de la tierra.

La granja agroecológica La Porota necesita más manos para trabajar la tierra disponible y poder aumentar la producción de alimentos sanos y en armonía con la naturaleza. En estas últimas semanas los actuales integrantes del proyecto comenzaron a deslizar la propuesta cada vez que tuvieron acceso a un micrófono para amplificar sus voces.

Los interesados en conocer las posibilidades que se abren en el proyecto de la huerta pueden visitar el campo que se encuentra en La Picada llegando desde Paraná a mano izquierda antes de "los cacharros" a 80 metros de la ruta, los sábados.

Uno de los canales de comunicación es la cuenta de Facebook de La Porota que sirve para concretar los encuentros porque hoy la huerta es mantenida por cinco personas que además reciben a los visitantes.

Una de las anfitrionas es Alejandra Florenza que, consultada por UNO, describió lo que significa ser parte de La Porota: "es una alternativa a los modos capitalistas de consumo y de vincularnos con la tierra, la naturaleza y las personas. Es sabernos y hacernos capaces de construir lo que necesitamos para vivir sanamente, algo tan básico como el alimento".

Luego de ponerle el cuerpo durante un año y medio, al desafío de vivir cerca de la huerta, remarca que el esfuerzo tendrá sentido cuando, los trabajadores, formen una comunidad comprometida en el tiempo.

La última en ingresar al grupo es Cecilia Della Giustina y contó en este video cómo se enganchó a trabajar en la huerta:
Embed


Cuando el sol ilumina el campo todo se hace más lindo pero por momentos el viento sopla fuerte y las nubes arman un mediodía gris que enfría los huesos.


De repente apareció Yamil Samaya, que desde hace ocho años circula por La Porota y con tranquilidad coincide con Ale en que lo ideal será conformar un grupo cooperativo de trabajo que produzca alimentos sanos.


El muchacho de voz calma, primero logró la experiencia en la tierra y luego le agregó los conceptos para fortalecer su contacto con la agricultura que trae en los genes por una abuela campesina. Luego de estudiar con el ingeniero agrónomo Jairo Restrepo Rivera, dice estar listo para entrar en una nueva fase de la historia:


Embed




"Tincho" Martínez junto a Rita son los dueños de la tierra en donde floreció la huerta, la cooperativa de apicultores, el molino y donde viven los animales. Él explica el objetivo de la convocatoria para el sábado 23 de junio:



Embed



Comentarios