La nueva vida del carismático cura

El padre Orlando Mattiassi vive en la residencia sacerdotal Jesús Buen Pastor

Después de la solicitud de la comunidad, el padre Orlando Mattiassi dejó la parroquia de Bajada Grande y pasa sus días en la casa de retiro

Viernes 05 de Agosto de 2022

En abril pasado se conoció públicamente que un grupo de fieles de la parroquia Inmaculado Corazón de María, de Bajada Grande, le había solicitado al arzobispo Juan Alberto Puiggari que visite el templo e intervenga ante la situación de deterioro en que se encontraba el cura Orlando Mattiassi, presente en el lugar desde que llegó en 1976.

Posterioremente, el carismático sacerdote realizó diferentes entrevistas contando su actualidad y asegurando sentirse bien.

Ahora, desde la Residencia Sacerdotal Jesús Buen Pastor, informaron que el sacerdote se encuentra viviendo allí. "Damos gracias a Dios por un nuevo integrante en la comunidad Sacerdotal de la Residencia Jesús Buen Pastor. El día 13 de junio llegó el padre Orlando Mattiassi. ¡Bienvenido querido hermano! ¡Dios recompense tu obediencia! Nos encontramos felices con su presencia", escribieron el 21 de julio.

Mattiassi Antonio Orlando próximo a cumplir 90 años -nació el 30 de octubre de 1932 en Federación- se ordenó sacerdote el 22 de setiembre de 1962 y llegó al Barrio Bajada Grande el 3 de abril de 1976.

Además de ser reconocido por la Renovación Carismática que pregonó, es sinónimo de radio.

mattiassi 2.jpg
Después de la solicitud de la comunidad, el padre Orlando Mattiassi dejó la parroquia de Bajada Grande y pasa sus días en la casa de retiro

Después de la solicitud de la comunidad, el padre Orlando Mattiassi dejó la parroquia de Bajada Grande y pasa sus días en la casa de retiro

En octubre de 1988, más precisamente el 5 de ese mes se adquiere un terreno en el cual se construirá un edificio para que funcione la emisora de radio FM Corazón que se sintoniza en el 104.1 del dial. "El corazón grande y generoso, audaz y servicial de un sacerdote, el Padre Orlando Mattiassi, hizo posible esta gracia de anuncio y evangelización que sigue su camino y su proyección", dice la página de Radio Corazón que evangeliza desde la ciudad de Paraná y para todo del mundo a través de sus plataformas digitales.

Su nuevo hogar

Si bien Mattiassi aseguró que no dejaría Bajada Grande porque era "su lugar en el mundo", lo cierto es que su salud y la necesidad de contar con atención permanente hicieron que se traslade a la residencia sacerdotal.

mattiassi 3.jpg

Este lugar -ubicado en calle Italia 450 de Paraná- fue erigido mediante decreto de monseñor Juan Alberto Puiggaricon la finalidad de que residan en ella y se les preste el debido cuidado, los sacerdotes que se encuentren en situación de enfermedad o ancianidad, sean de la Arquidiócesis o, en la medida de las posibilidades, de otras iglesias particulares. A través de la norma se estableció que la residencia sacerdotal “Jesús Buen Pastor”, obra eclesial de la Arquidiócesis, sea administrada en sus aspectos económicos y laborales por el Economato Diocesano. Al respecto se designó a los presbíteros Benito Vernaz y Miguel Angel Velazco, como miembros del equipo de sacerdotes colaboradores para la atención y acompañamiento de la residencia sacerdotal, y al presbítero Anaya como moderador del equipo, residiendo al efecto en la casa y acompañando sacerdotes residentes. Asimismo se dispuso que los sacerdotes de este equipo y el Ecónomo Diocesano elaboren un Reglamento para la gestión de la Residencia y lo eleven para su aprobación.

mattiassi.jpg
Actualidad. El padre Mattiassi vive en la Residencia Sacerdotal del Arzobispado de Paraná.

Actualidad. El padre Mattiassi vive en la Residencia Sacerdotal del Arzobispado de Paraná.

El texto del decreto destaca que durante muchos años la Congregación Religiosa de las Hermanas Siervas de la Divina Providencia, tuvo la caridad de cuidar con solicitud a los sacerdotes ancianos y enfermos de la Arquidiócesis, pero desde hace algunos meses las autoridades de esa Congregación han comunicado que no pueden continuar con esa obra. Por tal motivo, el arzobispo agradeció profundamente la labor y acompañamiento que las hermanas han brindado durante todo este tiempo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario