Miradas
Sábado 31 de Marzo de 2018

¿Argentina sin Cruz Roja?

Tras casi 100 años la Cruz Roja podría dejar de funcionar en Argentina. Seríamos, en tal caso, el primer país en el mundo en el que ocurre esto.
Sucede que, a pocos días de haber iniciado el ciclo lectivo, el gobierno de la provincia de Buenos Aires, que tiene asignado el mayor presupuesto del país, quitó el 50% de la subvención a las escuelas de Cruz Roja Argentina. El déficit presupuestario que genera en la organización la deja sin recursos para financiar su acción humanitaria en todo el país.

El anuncio fue hecho el jueves por el presidente de la organización en Argentina, Diego Tipping. El representante informó que en 2017, Cruz Roja Argentina recibió la suma de 104 millones de pesos (5,1 millones de dólares) en subsidios y reiteró que para el año en curso solo recibirán 54 millones (2,7 millones de dólares). Tipping detalló que apelarán ante la Justicia la medida de la provincia de Buenos Aires, la que consideró "ilegal".
Cruz Roja Argentina es una organización sin fines de lucro, que brinda a través de sus escuelas un servicio a la comunidad, dando la posibilidad de acceder a una formación profesional a sectores de ingresos medios y bajos. En ellas se forman profesionales en Enfermería, Guardavidas, Radiología, Instrumentación Quirúrgica y otras carreras relacionadas a la salud, con los mejores estándares académicos del país. La organización humanitaria fue fundada en 1880 y cuenta con 65 filiales que cubren todo el territorio nacional. A través de sus miles de voluntarios en el país, forma a más de 50.000 personas en Primeros Auxilios por año y acompaña a las comunidades afectadas antes, durante y después de las emergencias. La filial de Paraná está ubicada en Andrés Pazos 301.
En 2016 el presidente, Mauricio Macri, presentó el Programa Nacional de Formación de Enfermería "como parte de una Argentina que va en la dirección correcta de reducir la pobreza generando oportunidades de acceder a una mejor salud para todos". Hace 10 años se declaró en el país la emergencia por la falta de enfermeros en el sistema de salud, y se prevé que para 2020 serán necesarios 50.000 enfermeros y enfermeras.
El gobierno de María Eugenia Vidal explicó que los recortes apuntan a priorizar la ayuda estatal a los trayectos de enseñanza obligatoria por ley, como la educación Secundaria. Forma parte, indicaron, de la revisión de todo el sistema de aportes, dado que muchas de las asignaciones no son prioritarias.
El recorte presupuestario deja a miles de estudiantes y docentes en la calle, y a la organización imposibilitada de seguir trabajando. Los damnificados dejan ver una contradicción inentendible, ya que mientras el gobierno nacional llama a la emergencia por la falta de enfermeros en el país, el gobierno de Buenos Aires toma una medida que deja a uno de cada tres estudiantes de Enfermería sin poder continuar con sus estudios.
Para nosotros también es inentendible. La calidad educativa de la Cruz Roja y de los enfermeros argentinos es reconocida a nivel mundial. En medio de los incrementos de tarifas, de las discusiones por las paritarias, paros docentes, reclamos de empleados bancarios, aparece tímidamente un problema que surge en el gobierno de Buenos Aires, pero que el alcance puede ser tan grave que puede repercutir a nivel nacional.
Qué tienen para decir quienes pregonaban que al dejar de destinar fondos al programa Fútbol para Todos se iban a terminar los problemas referidos a fondos para salud y educación. "Te la debo", dirán, porque evidentemente no fue contemplado en el presupuesto.
Los números cantan, el fin del Fútbol para Todos no significó más gasas en los hospitales y, evidentemente, tampoco mejoras en la educación. Recordemos que en noviembre de 2017 diputados del FPV de la Provincia de Buenos Aires realizaron un pedido de informes para que el gobierno de Vidal explique porqué subejecutó nuevamente el presupuesto de Salud. Las cifras, escandalosas: de los casi 30.000 millones asignados, Vidal solo utilizó 12.000 millones. Ahorró 18.000 millones de pesos a costa de la salud de los bonaerenses. La nueva medida nos perjudica a todos los argentinos.
Cabe preguntarse, entonces: ¿Será esta la forma de insertar la Argentina en el mundo? ¿Será nuestro mérito para ser noticia mundial convertirnos en el único país sin filiales de la Cruz Roja?

Comentarios