Secciones
Miradas

Somos una Selección más

Miércoles 10 de Julio de 2019

“La experiencia no tiene valor ético alguno. Es simplemente el nombre que damos a nuestros errores”, dijo alguna vez el genial Oscar Wilde. Cabría preguntarse si, después de esta Copa América, a diferencia del Mundial 2018 aprendimos algo de la experiencia.

¿Es posible hacer un papel digno con un plantel renovado, que cambie su forma de jugar, que salga de la zona de confort de llamar siempre a “los históricos”? (si bien algunos quedan, no son mayoría)? Aunque con errores, con una lista deficiente (faltaron volantes de contención) con dificultades varias, pero sí se pudo.

Por primera vez en los últimos años, la mayoría de los jugadores y el técnico no se arrogaron el papel de “candidatos”, otro acierto, si no me creen, repasemos el palmarés: desde 1993 –exceptuando dos Juegos Olímpicos- Argentina no gana ninguna competencia internacional en mayores, ¿Cuántas generaciones nunca vieron una vuelta olímpica albiceleste?

En mundiales, desde 1990, en aquel recordado partido ante Brasil, donde la Verdeamarelha fue infinitamente superior a nosotros, no le ganamos en los 90 minutos a una selección importante, grande, de las tradicionales. Si bien en el Mundial de Francia 1998, eliminamos a Inglaterra y en 2014 a Holanda, ambas victorias fueron por tiros desde el punto del penal. El resto, todas derrotas: en 1994, nos eliminó Rumania, en 1998, Holanda, en 2002, primera ronda, en 2006, Alemania, en 2010, ídem, en 2014, ídem, 2018 Francia.

Todos estos antecedentes nos llevan a una única conclusión; un baño de humildad, uno de realidad. Somos una Selección más, con grandes jugadores, con el mejor del mundo, pero una más. Ése es el camino, volver a comenzar, no es tan difícil. Sacarse la mochila de “candidato”, sacársela a Messi, comprender que es humano, que necesita de un equipo y de alguien que lo contenga.

En los deportes de elite, los mejores han tenido, siempre, grandes compañías, por ejemplo: Maradona tuvo un Burruchaga, Pelé un Garrincha, un Didí, un Zagallo, un Gerson y un Tostao. Sirva de ejemplo otro deporte, Michael Jordan, tuvo su Scottie Pippen y su Dennis Rodman ¿Por qué Messi debiera cargar solo sobre sus espaldas el peso de toda una selección?

Qué bueno sería ver que el fútbol aprende de otros deportes, los de carácter amateur, incluso. La selección de sóftbol con inestimable participación Paranaense, viajó a Praga en silencio y volvió con el título. Los grandes medios deportivos y de noticias nacionales parecieron no enterarse. Que un grupo de sacrificados jugadores con poca ayuda y difusión compitan y sean los mejores del mundo ¿Es poco importante? Para mí no.

¿Hay que ganar siempre? No. Las mujeres futbolistas demostraron que, con problemas gremiales, de reconocimiento y de apoyos, se puede dejar huella en un mundial. Perdían con Escocia 3 a 0, faltaban 17 minutos, ¡y empataron 3 a 3! Al final del partido les quedó grandeza suficiente como para consolar a sus rivales, a quienes habían eliminado de la competencia.

¿Y los Jaguares? Deportistas de elite, de un deporte profesional con espíritu amateur, en sus primeras participaciones en el súper rugby les costaba ganar un partido, luego, poder clasificar. Esta vez, llegaron a la final. El secreto, intentar, equivocarse, corregir, ganar experiencia, volver a intentar…

Mucho más importante que discutir a los gritos en TV sobre si Messi canta el Himno Nacional Argentino (esta vez sí lo cantó) o si usaron, o no usaron el VAR en nuestra contra, es crucial que la experiencia nos evite repetir los errores de siempre.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario