Secciones
cámaras

Más cámaras para videovigilancia

El gobierno de Entre Ríos anunció la compra de cámaras de seguridad para videovigilancia en 69 municipios y comunas.

Martes 20 de Octubre de 2020

El gobierno de Entre Ríos destinará 39 millones de pesos para que 69 municipios y comunas puedan adquirir nuevas cámaras de videovigilancia. El dinero saldrá del Fondo Provincial de Seguridad (Foprose) y comprarán: “cámaras fijas, domos, cajas estancas, Sistema de Alimentación Ininterrumpida (UPS), clientes inalámbricos –para conectar equipos con adaptadores de red inalámbricos– antenas, servidores, discos rígidos, administradores y puesto de operaciones”.

El anuncio de la inversión en videovigilancia se realizó el viernes en Diamante en donde participaron, en forma presencial y virtual, tanto intendentes como presidentes comunales. En la comunicación oficial destacaron que “los aportes se dieron en el marco de la implementación de políticas públicas de seguridad" que lleva adelante la provincia a través del Ministerio de Gobierno y Justicia.

Está claro que, para el estado entrerriano, las cámaras de videovigilancia son una herramienta para brindar seguridad. Como declaró la ministra de gobierno, Rosario Romero, el Sistema de Videovigilancia “es apreciado en todo el mundo”.

¿Todos los entrerrianos estamos de acuerdo con las cámaras de seguridad? ¿Quién maneja esas imágenes? ¿Dónde quedan alojadas? ¿Alguien más tiene acceso por fuera del estado?

Suele escucharse una respuesta común: “yo no tengo nada que ocultar, por mí que coloquen cámaras por todos lados”. Dejando en el camino esa afirmación paso a contar lo que opino sobre las ciudades vigiladas con cámaras de seguridad.

Sabiendo que el sistema “capitalista de vigilancia”, como lo describen en El Atlas de la Revolución Digital (Capital Intelectual 2020), utiliza los datos de los usuarios como mercancía lo de estar monitoreados las 24 horas, todos los días del año, profundizará la desigualdad.

Vamos a suponer que los ciudadanos y las ciudadanas deciden organizarse para reclamar a los dirigentes de turno el derecho a vivir en una ciudad más justa. Esos funcionarios que pasarían a quedar en el centro de la crítica tienen las cámaras a su favor para saber cada paso que da el opositor.

A esta altura sabemos que en las redes sociales compartimos buena parte de nuestras vidas, Facebook (Instagram y WhatsApp), Google (Youtube, Gmail, Android) y Apple tienen todos nuestros datos almacenados y los comparten con sus anunciantes. A todos ya nos pasó que hablamos de irnos de viaje a un camping en el sur del país y nos empiezan a llegar ofertas de: carpas, botas de montaña, camperas, termos y hasta camionetas.

En plena pandemia de Covid-19 hay que sumarle todas las compras que realizamos con las aplicaciones que tenemos en los teléfonos inteligentes. Entonces: compartimos una foto, contamos lo que pensamos, pagamos de manera virtual y en el caso de que decidamos intentar ser más libres dejando la tecnología en casa, ponemos un pie en la calle y las cámaras comienzan a realizar su trabajo.

Si bien en Entre Ríos recién anunciaron la compra del equipamiento, podemos analizar lo que sucede en China. El país más controlado del mundo tiene cinco ciudades en el ranking con más cantidad de cámaras de vigilancia, una cada 1.000 habitantes, según un informe de 2019. La N°1 es Chongqing en donde viven 30,48 millones de personas, luego aparecen Shenzen (12,53 millones); Shanghai ( 24,28 millones) Tianjín (15. 200.000) Ji´nan (8,7 millones) y en el sexto puesto está Londres (8,982 millones). En la tabla de la videovigilancia global la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ocupa el lugar N° 70.

En CABA el 69% de las cámaras fueron colocadas en colectivos, el 13% en subterráneos y el 18% en la Vía Pública. En un año marcado por la cuarentena, que buscó impedir el avance del Covid-19; la provincia de Entre Ríos, en donde viven 1.373. 270 personas; avanza en la colocación de cámaras de videovigilancia.

La Ley provincial Nº 10.175 sancionada en noviembre de 2012 fue creada para regular el uso de las cámaras por lo que habrá que seguir de cerca los datos para saber si cumplen con los objetivos o llegaron para profundizar un sistema que solo produce desigualdad.

Nota Relacionada: Entregarán más cámaras de videovigilancia a municipios

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario