Secciones
Cine

"Martes de Misterio": historias de terror contadas en primera persona

Un programa radial marplatense se convirtió en fenómeno en Spotify. Con sus historias de miedo cosechó muchos adeptos en Entre Ríos.

Miércoles 15 de Julio de 2020

Uno de los referentes del cine de terror del siglo XX, John Carpenter, define al terror no como un género, sino como una reacción. Entonces, cabe preguntarnos: ¿por qué el terror atrae? ¿Por qué nos exponemos voluntariamente a este tipo de entretenimiento explícitamente diseñado para evocar emociones o reacciones negativas? Quizás sea porque al mirar, leer o escuchar historias de horror podemos canalizar esas emociones en un contexto seguro. Seremos meros testigos de situaciones espeluznantes que le suceden a otros.

Embed

Martes de Misterio es un programa de radio –devenido en podcast– ideal para quienes comparten esa irrefrenable inclinación por las historias de terror: casas embrujadas, posesiones demoníacas, apariciones extrañas, fenómenos ovni, brujería, mensajes del más allá, son tópicos frecuentes en el repertorio del programa que lleva varias temporadas. Y tiene el plus de que todas las crónicas paranormales son narradas por sus protagonistas; es terror en primera persona.

El envío fue creado en 2015 por Martín Echevarría, en Mar del Plata. Y, gracias a las redes sociales y plataformas como Spotify y YouTube, ha cosechado fanáticos en todo el país y hasta en el exterior, como México, Chile y Perú.

Escenario dialogó con Echevarría sobre este programa que se ha convertido en un fenómeno internacional: “De Entre Ríos tenemos pendientes cuatro o cinco historias. Nos escriben muchos oyentes, son adorables”.

—Así que tenés un montón de historias en espera.

—Sí, la última vez que actualizamos nuestro Excel con todos los mensajes que recibimos de personas de distintos puntos del país y el exterior contamos más de 90 historias pendientes. Cada vez se va haciendo más grande todo esto, es como una bola de nieve, de cada 10 personas que escuchan por primera vez el programa, siempre aparecen dos o tres que dicen ‘ey, yo también tengo una historia para contar’ o ‘yo conozco a alguien que le pasó una experiencia paranormal’. Entonces Martes de Misterio se va retroalimentando todo el tiempo. Por eso en nuestras redes sociales pedimos a la gente que nos tenga paciencia, porque el mes pasado estábamos contactándonos con gente que se había anotado en noviembre de 2019. La verdad que es increíble.

—¿Cómo nació Martes de Misterio?

—Nosotros empezamos haciendo esto en radio en 2015; en realidad Martes de Misterio era un segmento dentro de un programa que se llamaba Maldita Radio y que lo hicimos durante 20 años, hasta diciembre del año pasado. Era un programa de entretenimiento, muy de la onda de la vieja escuela de la Rock and Pop. Y nuestro programa tenía tres o cuatro secciones por día, una de fútbol, una de espectáculos, una de política; y todos los años íbamos renovando el programa. En 2015 se nos ocurrió sumar la sección Martes de Misterio, porque yo soy muy amante del género del horror; la idea era que la gente cuente situaciones raras que haya experimentado. No sabíamos si iba a funcionar en Mar del Plata, porque tenemos un público muy especial, no es tan fácil hacer radio como lo es en Capital Federal, donde la gente se engancha mucho, llama a la radio y no tiene tantos prejuicios a la hora de salir al aire. Así que temíamos que la sección no funcionara, pero funcionó muy bien. Había gente que sólo sintonizaba el programa los martes para escuchar las historias de terror, había otros que pensaban que Martes de Misterio era el programa en sí y no una sección dentro de Maldita Radio. Incluso una madre nos contó que la manera de castigar a sus hijos preadolescentes era no dejarlos escuchar Martes de Misterio y ahí nos sorprendimos mucho. Otra cosa que nos llamó la atención es que se expandió la franja etaria del público, antes nos escuchaba gente de entre 20 y 35 años; y cuando se afianzó la sección empezó a participar gente más grande también. Cuando al programa lo pasamos a Radio Mega, nos dijeron si no queríamos convertir a Martes de Misterio en un programa independiente.

—Pero todo este fenómeno de escucha fuera de Mar del Plata se da gracias a las redes y a la masificación de plataformas de streaming.

—Sí, totalmente. El año pasado le presté atención a lo que me aconsejaba mi hija, que tiene 15 años, también a su novio y amigos, ya que todos ellos me decían que escuchaban podcasts. Ya había gente que nos decía ‘che, por qué no suben el contenido a Youtube’. Y nosotros teníamos eso de ‘si no lo escuchaste en la radio, jodete’. Pero gracias a los chicos nos fuimos dando cuenta de que teníamos que adaptarnos a las nuevas formas de escuchar radio, y de ver televisión. Hoy con Netflix y Spotify la gente ve y escucha las cosas cuando quiere y donde quiere; a lo mejor hay gente que cuando se va a acostar escucha el podcast de Juan Pablo Varsky entrevistando a algún deportista; u otros que escuchan un podcast de feminismo; y a veces quieren escuchar historias de terror. Así que nos decidimos a subir los programas a Spotify y a los pocos meses la plataforma nos puso en la lista de los mejores podcast de horror y eso nos ayudó muchísimo. Después el crecimiento se fue dando de boca en boca. Estamos muy felices y sorprendidos, porque las redes sociales son muy criminales, y no te miento si te digo que en todo este tiempo recibimos sólo tres mensajes de gente bardeándonos. Todos los demás son de gente que nos felicita, que nos dice que no nos puede parar de escuchar. Amamos hacer radio, amamos este género, y esa cuota de pasión que ponemos se nota.

—¿Y sos creyente o simplemente preferís ponerte en una postura de escucha atenta y sin prejuicios?

—Si tuviera que analizar lo que pasa conmigo al momento en que me están contando la historia, creo que más que estar pensando si lo que me cuentan es cierto o no, me pongo en el lugar del oyente que está siguiendo la historia. Trato de hacer las preguntas que se está haciendo quien escucha; si la persona está yendo muy rápido, trato de frenarla, de repreguntar, de detenerme en los detalles, que me describa sensaciones, escenas, sonidos, para que el oyente pueda armarse su película. Una vez, haciendo un programa de radio con Mario Pergolini, él me decía que prefería la radio a la tele porque la televisión y el cine son lo que te muestra: una escenografía, un conductor vestido así, un protagonista haciendo un gesto determinado. Pero en la radio, cada persona se hace una imagen diferente en su cabeza, por eso, en Martes de Misterio cada oyente se arma su propia película de terror. Y para que la gente tenga la mayor cantidad de elementos, yo trato de ir guiando a quien cuenta la historia, pidiéndole detalles, haciendo un repaso de lo que va contando. Además, siempre digo que casi sin quererlo nos hemos transformado en un consultorio paranormal o parapsicológico. Nos pasa que mucha gente, como Lali Espósito, nos ha contado cosas que le pasaron y que su propia familia no le creía. Entonces vienen como a desahogarse, y muchas veces nos piden los contactos de los profesionales que colaboran con nosotros como la bruja Lucía del Mar, el medium Leonardo, o el obispo exorcista monseñor Acuña. Por eso nosotros estamos para escuchar, no para juzgar. Antes de pensar si creo la historia o no, estoy en el lugar del oyente y me solidarizo con quien se anima a compartir su historia. Lo que sí logró Martes de Misterio en mí es encontrar patrones que se repiten, no me deja de sorprender cómo una persona que entrevisto en 2016 en Mar del Plata me cuenta una historia de aparecidos y tres años después, un mexicano de otra edad y que no escuchó esa entrevista me comenta su propia experiencia y muchos detalles coinciden. Por ejemplo, hay cuatro o cinco casos que me cuentan en que se les aparece un ser oscuro vistiendo una sombrero similar a una galera. Esa es la parte en que digo ‘bueno, no me queda otra que creer’.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario