Secciones
Escuelas y tormenta

Con los chicos en las aulas (inundadas)

La lluvia puso al desnudo los discursos oficiales sobre el regreso a las aulas, y llenó de razón los reclamos de docentes y alumnos

Jueves 04 de Marzo de 2021

Después de semanas de hablar de protocolos sanitarios, escalas salariales, medidas de higiene y distanciamiento, sueldos e inflación, negociación, diálogo y paro, 75 milímetros de lluvia caídos en una hora en Paraná desnudaron todos los discursos oficiales en torno al regreso de los chicos a las aulas.

“Con los chicos en las aulas” es la frase más repetida por los gobernantes en las últimas décadas cuando no hay acuerdos salariales con los trabajadores del magisterio. A esta altura parece una muletilla con la que se pretende utilizar el derecho de los niños y adolescentes para sortear un conflicto; cuando durante todo el año hay días de clases perdidos por múltiples causas que tienen como responsables a las autoridades que gobiernan. Los techos que se llueven, las aulas que se inundan y las paredes que se electrocutan son solo una parte de las falencias que desnudan aquellas frases para la tribuna. ¿Y los caminos intransitables, tanto en zonas rurales como en barrios de las ciudades, que aún con menos precipitaciones impiden llegar al establecimiento educativo? ¿Y el deficiente y costoso sistema de transporte público para viajar a la escuela? ¿Y las que no tienen baños ni agua potable?

Embed

⚠️ Hubo anegamientos en varias escuelas de Paraná, en la semana de inicio de las clases presenciales. ⚠️ La rectora de...

Publicado por Diario UNO de Entre Ríos en Jueves, 4 de marzo de 2021

Los videos de aulas, oficinas y pasillos de distintas escuelas rebalsados de agua, circularon ayer desde temprano y durante todo el día por Whatsapp, a modo de protesta de quienes trabajan en las escuelas y, luego del paro con alto acatamiento, fueron a cumplir el tan ansiado regreso a clases, tras casi un año de la suspensión de actividades por la pandemia.

Embed

“Así está la escuela Scalabirni Ortiz, en la pecera, pidieron suspender las clases y la supervisora no los dejó”, escribió una persona junto a un video que mostraba una cascada que salía de varias partes del techo. “Así llovía hoy temprano en la escuela Bazán y Bustos”, compartió otro, y en el video se escuchan las voces de trabajadores de la institución que dicen: “Sacale, sacale”, decía un hombre y en la imagen parece que llovía más adentro que afuera. Y señalando unos arreglos en la cocina, agregó: “Y esto está porque lo hizo la cooperadora”. Es decir, no por obra del gobierno.

escuela scalabrini1.jpg
Con los chicos en las aulas (inundadas)

Con los chicos en las aulas (inundadas)

En el video de la escuela N° 48 Sarmiento se observa a dos ordenanzas con escurridores intentando hacerle frente a un río que entraba desde varios lados. Y en el de la escuela Centenario registraron un aula con las cataratas del Iguazú cayendo por paredes y ventanas, pero además los escombros por el derrumbe de mampostería entre bancos y sillas. Solo queda agradecer a la tormenta por no haberse largado más tarde. El cartel de “Bienvenidos” sobre el pizarrón, con letras multicolores recortadas y pegadas por alguna maestra, plasmaba quién quiere trabajar y quién lo impide.

“La semana pasada hicimos la última presentación, adjuntando fotos y demás elementos a la Dirección Departamental de Escuelas en la que mostrábamos la situación de la escuela y advertíamos que no estaban dadas las condiciones edilicias y sanitarias para el inicio del ciclo lectivo en forma presencial”, dijo Luján Ruefli, rectora de la escuela N° 22 Scalabrini Ortiz al móvil de La Radio de UNO (88.7), y mostraba aulas, baños y la sala de informática pasados por agua. “Quizás ahora, con esto, tengamos respuestas de las autoridades”, agregó.

La secretaria general de Agmer Paraná, Susana Cogno, dijo en diálogo con Radio de La Plaza: “El estado de la infraestructura en el Departamento Paraná es crítico porque no hubo inversiones sostenidas, no se resolvieron los problemas estructurales”.

Entre las fotos de niños con sonrisas de felicidad que se adivinaban debajo de los barbijos junto al gobernador y otras autoridades, y las demandas del gremio, la tormenta determinó que la realidad se asemeja mucho más al juicio de los docentes: las deficiencias que se arrastran desde mucho antes de la pandemia evidencian que la educación sigue sin ser una prioridad de las políticas públicas. Tuvo que venir una pandemia para poder reforzar el sistema sanitario de la provincia a un nivel histórico y tener una salud pública que está funcionando en forma ejemplar. ¿Qué tendrá que pasar para que ocurra lo mismo con la educación?

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario