Secciones
20 Aniversario

Mudar la escuela a cada hogar

20 Aniversario. La escuela se "mudó" a la casa del alumno/a, del directivo, del docente, del personal administrativo de cada institución educativa.

Miércoles 11 de Noviembre de 2020

Ana María Díaz (*)

Docente

Con el inicio del ciclo lectivo 2020 nunca imaginamos que a muy pocos días del acto inaugural de su apertura, estaríamos inmersos en una pandemia que nos mudó bruscamente la escuela a cada hogar.

La escuela se “mudó” a la casa del alumno/a, del directivo, del docente, del personal administrativo de cada institución educativa. Y así, cada uno resignificó sus prácticas educativas y su forma de aprender.

Se potenciaron los recursos tecnológicos para aquellos/as que tuvieron y tienen accesibilidad a ellos; y se crearon nuevos formatos como Cuadernillos, actividades con guías en fotocopias para quienes no pudieron contar con la virtualidad.

Y empezamos a transitar un camino en el cual los directivos y docentes trataron por sobre todas las cosas de sostener la continuidad pedagógica, y cuando no pudo, fue importante consolidar –al menos– el vinculo afectivo-emocional con sus estudiantes.

Hoy estamos reorganizando el regreso a las clases presenciales en algunas instituciones educativas, siempre que el COES nos lo permita en las diferentes localidades de la provincia de Entre Ríos y en el Departamento Uruguay en particular.

Si esto es así, volveremos a la alegría de reencontrarnos “cara a cara” con alumnos/as, docentes, personal no docente y familias con quienes solo se pudo tener comunicación a través de una pantalla, o en la entrega de la vianda en el comedor escolar junto a las “tareas” .

En este reencuentro, en esta “nueva normalidad” sabemos que no podremos abrazarnos, que los compañeritos tendrán que respetar los dos metros de distancia entre si aún en los recreos, que hay protocolos para cumplir y que, además, algunas cosas vinieron para quedarse aun en la preespecialidad y conviviremos con ellas

Pero también volvemos a las escuelas sabiendo que la pandemia nos agobió por momentos, pero también representó un tiempo de desafíos, de oportunidades y de un desarrollo creativo increíble por parte de estudiantes, sus familias y el personal de cada escuela.

Nos brindó la fortaleza de saber que como familia pudimos acompañar a nuestros hijos/as en este proceso nuevo de aprendizaje; nos brindó la oportunidad como docentes de conocer más a la familia de cada estudiante; y juntos, en un esfuerzo colectivo familia-escuela, estamos llegando al fin del año escolar con contenidos prioritarios internalizados e interpelados.

Esta experiencia vivida fue y es importante, pero nada reemplaza la labor del docente en el aula; la socialización de nuestros estudiantes; la interacción con la familia, por ello en este ámbito escolar diferente ansiamos encontrarnos en nuestras escuelas “pos pandemia” con el timbre o la campana llamando a clases, con el bullicio de los recreos, con los enojos porque no nos sale bien la tareas que realizamos, con los temores lógicos por la situación que vivimos, pero por sobre todas las cosas con la alegría de saber que hemos podido hacer todo lo humanamente posible, familia y escuela, para que nuestros alumnos/as transiten de la mejor manera este momento inédito en nuestras vidas

(*) La profesora Ana María Díaz es actualmente Directora Departamental de Escuelas del Departamento Uruguay. Ha sido edila del Concejo Deliberante de la ciudad de Concepción del Uruguay y Viceintendenta de esta ciudad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario