Entrerrianos por el mundo
Sábado 12 de Noviembre de 2016

Yo llevo tu arroba como bandera: el líder entrerriano de la generación instagramer

Jordan Elías, 23 años y vive en Los Ángeles. Allí estudia y juega al fútbol como parte de un plan de becas para estudiantes argentinos. Además es instagramer y ya tiene más de 60.000 seguidores.

Quienes crecimos en los 90 solemos comentar en las reuniones, preocupados, que ya no recordamos cómo era el mundo sin internet, pero quienes nacieron en aquella épcoa, prácticamente no conocieron ese mundo offline. Sus vidas están mediadas por datos que corren a toda velocidad por aire, por debajo del océano y se estrellan en un teléfono para convertirse en un emoji. Un monito tapándose la cara, vale más que mil palabras.
Jordán Elías nació en el año 1993 en Paraná. Es licenciado en Periodismo, y a comienzos de 2015, encontró a través de Facebook una posibilidad que terminaron siendo dos: la de especializarse en su profesión y la de transformarse en un ídolo de redes sociales.
Camp Scolarship Argentina (Campsa) es una organización que brinda alternativas para conseguir becas en alguna de las principales universidades estadounidenses a través del deporte. "Encontré un aviso en redes sociales donde convocaban a chicos que quisieran jugar al fútbol y estudiar en Estados Unidos, yo no jugaba al fútbol, pero apliqué igual y recibí cinco ofertas" cuenta a UNO, a través de un audio de whatsapp.
Lejos prejuicios de quien mira de reojo el fenómeno de los jóvenes que producen contenidos en redes sociales, Jordi tiene claros sus objetivos y trabaja para lograrlos. Actualmente estudia Comunicación en el College East Los Ángeles College, catalogado como los 10 mejores colleges de los Estados Unidos e integra el equipo de fútbol de la institución. Recientemente empezó a ser una de las caras más conocidas de las redes sociales: con sus #ViernesRetro donde hace bailar a sus compañeros de habitación y le habla, todos los días, a más de 60.000 seguidores. Baila, canta, se ríe, hace lo que se le da la gana: así son los nuevos dueños del contenido más visto de internet.
—¿Cómo empezaste a hacer videos?
Empecé a hacer videos en noviembre del 2015. Al principio hacía lo que todos hacen cuando empiezan, tipo stand up. Me gustaba, no me iba mal pero tampoco era un éxito. Con esto me refiero a que tenía más o menos 1.700 seguidores y a los tres meses tenía 4.000, lo cual no es mucho. En realidad siempre lo tuve en mente, pero nunca se daba. Empecé a producir contenidos estando acá, casi de casualidad. Un día vino Santi Maratea -otro instagramer- y tuvo un problema acá en Los Ángeles. En su cuenta pidió si alguien lo podía alojar, yo le escribí y vino. Esos días hicimos videos, entonces empezaron a subir mis seguidores y ahí empecé.
—¿Cambiaste el estilo de tu contenido buscando seguidores o buscando divertirte?
—Empecé a cambiar el contenido buscando un estilo propio. Un día me di cuenta que quería hacer algo diferente, que quería algo que me identifique a mí y ahí arranqué a hacer videos de baile y ahí sentí que me podía ir medianamente bien y que encima lo disfrutaba más.
—Y un día los seguidores llegaron
—Sí, fue cuando le enseñé a un amigo chino a bailar canciones de cumbia argentina. Ahí sumé 3.000 seguidores en tres días. Y a partir de ahí no paré. Mi objetivo siempre fue tener 10.000 seguidores. Hoy en día tengo 63.000 y creo que tengo un estilo muy definido, donde me siento cómodo, y siempre trato de transmitir alegría a través de los bailes, principalmente. Tengo varias secciones destinadas a eso como es el #ViernesRetro, #ZumbaDay, #MañanasMusicales, etc.
—En los videos se ve que la pasan bien. ¿Tenés miedo que un día se transforme en un trabajo y pierda la gracia?
—La verdad es que lo tomo como un trabajo, subo un video todos los días, lo cual lleva tiempo no solamente para producirlo, sino también para organizarme y ver qué puedo hacer, qué cosas nuevas crear. Hoy en día siento que me ocupan gran parte de mi día. Y si bien a veces pienso "Tengo que parar un poco" porque me estreso, por ahí me tomo un día que no subo nada, y ya siento que me falta algo.
—¿Por qué todos los chicos quieren ser youtubers?
—Hoy en día las redes sociales son muy importantes, el fenómeno de los Youtubers es algo asombroso. Además, es el trabajo perfecto: independiente, no tenés jefes, ganas muy buena plata y encima hacés lo que más te gusta. Mi idea siempre fue ser Youtuber, por ahora mi fuerte es Instagram. En You Tube tengo más o menos 10 videos y 5.000 suscriptores, lo cual es poco para ser Youtuber. Pero soy consciente de que la mayoría de los Youtubers se dedica exclusivamente a eso, porque te quita mucho tiempo filmar, editar y es algo que hoy en día me falta por mis otras obligaciones, no tengo tiempo para dedicarme full time.
Internet hoy se transformó en una especie de casting global. Los medios tradicionales están cada vez más atentos a lo que pasa en las redes sociales, no sólo para conocer los gustos del público, sino para detectar a aquellos que las nuevas audiencias ya eligieron como líderes de opinión. En ese sentido Jordan parece tener muy claro qué es lo que busca y cómo conseguirlo.
—¿Cuál es tu objetivo?
— Como comunicador, yo siempre supe que si me iba bien haciendo videos, podía crear mi propio público y podía llegar a la televisión. Ese es mi mayor objetivo. Por eso además de hacer videos, sigo estudiando, formándome; el día en que me llegue la oportunidad, no la quiero desaprovechar.

Comentarios