Economía
Sábado 29 de Julio de 2017

El dólar dio otro gran salto y a 18,2 en Paraná ya vacía billeteras

El precio de los viajes turísticos, el costo del hierro y otros artículos en corralones, los créditos hipotecarios, el gas, la nafta y los alimentos de primera necesidad, atados a la divisa, son un problema para los sectores populares

En el contexto de inflación, el nuevo aumento del dólar no es una buena noticia para los bolsillos. Ayer por la mañana había quienes especulaban a qué precio iba a llegar la divisa al cierre de la jornada, pero muchos ya sabían que lo más probable era que superara los 18 pesos, hecho que finalmente ocurrió y en la casa de cambio de Paraná el cartel de la tarde fue elocuente: 18,2 para la venta.

En una consulta por diferentes rubros de la economía, con más o menos certezas, la mayoría sabe que la suba afectará a la economía del hogar como también ocurrió con otros saltos que se dieron en los últimos años.

Por un lado llamó la atención el precio, porque a 18,2, el dólar no estuvo nunca. Pero el impacto es mayor si se tiene en cuenta que el primer lunes del mes, el precio de la divisa rondó entre los 17,04 pesos y los 17,14. En solo 20 días hábiles el aumento del dólar fue de más del 6%. Hay rubros en donde ni siquiera tienen los costos nuevos y tampoco saben aún a cuánto deberán vender para no perder en agosto.

Uno de los sectores que va minuto a minuto con el precio del dólar es el turístico. Es que las ventas de los paquetes y aéreos son en dólares por más que uno en Paraná, por ejemplo, los pague en pesos.

Hubo agencias en la capital provincial que por la mañana temprano vendieron sus paquetes o cobraron las cuotas de viajes con un dólar en 17,85. Por la tarde el precio ya fue otro, uno superior a los 18 pesos.
Algunas empresas lo que hacen es aumentarle 2 centavos a la cotización oficial para asegurarse no perder y así crearon, hace bastante, el dólar turístico.

Una de las más conocedoras en el rubro y con más trayectoria en Paraná es Alejandra Esnaola, que tiene su agencia en calle Gualeguaychú. Explicó que los operadores aéreos pagan en dólares y necesitan esa moneda para concretar la compra. "Con los cambios en la divisa, muchos cotizan el precio al minuto", dijo. Explicó además que si alguien vendió un paquete ayer por la mañana y decidió depositar el pago en el banco el lunes; de no tener el precio final de la divisa perdió dinero y por eso los precios en el sector están atados a la variación casi al instante.

Con los materiales para la construcción es diferente, aunque no tanto; en todo caso lo que cambia es el tiempo en que demora en hacerse efectivo el aumento o el cambio en los precios.

En el verano de 2016 aumentó la divisa, de un día para el otro, el 15%. Entonces se hablaba de una devaluación récord cuando la divisa norteamericana llegó a los 16,25 pesos. Ya en abril, en los comercios dedicados a los insumos para la construcción justificaban uno de los peores meses del año con caídas en las ventas del orden del 30%.

Entonces, la realidad del sector estaba atravesada por un mes de mucha lluvia y la ausencia del Procrear con línea para la construcción de viviendas, pero el aumento de los precios igual había sido significativo.

En una consulta realizada ayer a comercios del rubro, los precios todavía estaban un poco fríos, por más que a lo largo de julio los aumentos en el dólar fueron regulares.

De todos modos explicaron que los incrementos rondan un 6% cada dos o tres meses en general en el último período y no descartaban una suba en los costos, sobre todo en los hierros: el número seis, uno de los más vendidos, costaba ayer 71,86 pesos. Los ladrillos estaban a 9,7 pesos y la bolsa de cemento unos 190 pesos.



Sensible



Rubro sensible si los hay es el de los alimentos, y más aquellos de primera necesidad. A lo largo del mes sufrieron aumentos tanto en los supermercados como en los pequeños almacenes. Salvo alguna marca de lácteos que igual había dado un salto en mayo y en junio, el resto por lo general actualizó los precios.


Lo que ocurre en los almacenes desde hace un tiempo y se acentúa cada vez más son las ofertas al almacenero: si compra una caja completa de galletitas, al final le costará un 15% menos o por dos bolsas de caramelos, el costo es un 10% más bajo. Cierto es que en los comercios sostienen que los aumentos que se dieron, por ejemplo en las gaseosas, durante este mes fueron de entre un 10% y un 15%, y lo mismo en los demás alimentos que pertenecen a la canasta básica, como los fideos. Hasta el azúcar aumentó, y eso que es 100% de producción nacional.

En algunos comercios ya saben que el nuevo salto del dólar de alguna manera volverá a resentir los costos a partir de agosto.


Por otra parte, se puede mencionar a la mayoría de los créditos hipotecarios. Estos se presentan en Unidad de Valor Adquisitivo (UVA). Cada UVA tiene un costo que lo determina a diario el Banco Central de la República Argentina. El pago de cada cuota de los créditos también son en UVA. En su página oficial, la entidad financiera ya cotizó el valor de cada unidad hasta el 15 de agosto, fecha en la que vencen la mayoría de las cuotas.


El 3 de julio, un UVA costaba 19,34 pesos; en agosto ya se sabe que saldrá 19,68, eso modificará el precio de cada cuota del crédito el próximo mes y aunque al momento está muy por debajo del porcentaje de variación del dólar, sus cambios están atados de manera directa a la inflación.






Lo que también está atado al precio del dólar es el gas, así por lo menos fue lo que se dijo durante las audiencias para aumentarle el precio y aunque nunca fue explicado del todo desde el Estado nacional, sí se sabe que con un dólar más caro, el costo del servicio aumentará y que su próximo incremento será en octubre: falta, pero con la divisa tan alta el panorama no parece alentador.


Entre otros rubros, también habrá que decir algo de la nafta, uno de los principales.


Cada vez que aumentó el dólar con saltos como el de ahora, al poco tiempo el combustible sufrió un ajuste. Habrá que recordar también el primer día hábil de este mes, donde la nafta aumentó el 7,2%, en lo que fue el segundo incremento del año. El primero fue en enero, en el orden del 8%, y en abril hubo una baja del 0,1%, por lo que el 15,1% es la suba que se registra en ese combustible en lo que va del año. Habrá que ver qué pasa, y si aumenta, a cuánto se irá.


Cierto es que el dólar por encima de los 18 pesos es un récord histórico y que la inflación avanza según el Indec: fue del 1,2% en junio. Más allá de lo que se diga de manera oficial, sea como sea, el salto que dio la divisa norteamericana ayer dejará más flacas a las billeteras.


Datos


- Las otras divisas también aumentan: el euro, en la agencia de la capital provincial, cerró par ala venta en los 22 pesos; el real terminó en 5,8; y el franco suizo en 19,07.

- El precio del gas y la nafta están atados a las divisas, al menos cada vez que el dólar sufrió una variación, también lo hicieron los combustibles.

- Hubo paquetes turísticos que cotizaron el dólar ayer al inicio de la actividad en 17,85, al cierre ya tenían otros precio.



Números

- 10% es lo que estiman que pueden aumentar ciertos alimentos de la canasta básica.
- 19,68 es la cotización que tiene el UVA al 15 de agosto, según el Banco Central.

Comentarios