Detenidos
Miércoles 08 de Noviembre de 2017

Nieto muy comprometido por el crimen del abuelo en el barrio Nueva Ciudad

Con los aportes en la investigación por el asesinato de Francisco Coronel, el fiscal va a imputar mañana al acusado de 23 años por el delito de Homicidio calificado por el vínculo. Además se reclamará la prisión preventiva por 90 días.

jaragón@uno.com.ar
Javier Aragón

El asesinato de Francisco Coronel ocurrido anoche en el barrio Nueva Ciudad, tuvo importantes avances, sobre todo a la hora de establecer quién de los dos nietos que fueron detenidos, disparó el arma para quitarle la vida, y también para tratar de aclarar si fue un hecho accidental o intencional.

Tal como informó UNO ayer, el hombre de 70 años fue asesinado de un disparo en el rostro. Por el hecho acontecido en calle Darwin al final en Paraná, se dispuso la detención inicial de una adolescente de 15 años y de Fernando Moreyra de 23, hermanos. Los mismos son nietos de Francisco Coronel.
Desde anoche, personal de la División Homicidios y de la Dirección de Investigaciones trabajó bajo las órdenes del fiscal Juan Malvasio con el fin de recolectar datos de interés.
En un principio, allegados a los dos hermanos indicaron que hubo una discusión que terminó con empujones y peleas entre los familiares, y producto de esa situación tensa, apareció un arma de fuego que fue dispara sin intención por parte de la menor, aparentemente.
"Como a un perro"
UNO dialogó con Francisco Coronel, hijo de la víctima y tío de los muchachos detenidos. El hombre pidió hablar con este medio para aclarar las versiones iniciales que indicaban que se estaba frente a un homicidio imprudente. El familiar aseguró que el pibe de 23 años y nieto del hombre de 70 años "lo mató como a un perro y a sangre fría".
"Tengo una testigo, una vecina y otras personas que aseguran que mi sobrino lo mató de una, sólo por una tontería, ya que mi viejo estaba prendiendo fuego ramas y basura y les advirtió a ellos que se podían quemar, que se corrieran", relató.
Por lo que el hijo de la víctima averiguó: "Los nietos y la madre (que es su hermana), agredieron verbalmente a mi padre y no conforme con esto, Fernando sacó un arma de fuego y lo mató de un tiro que entró por el ojo. Es claro que lo mató como a un perro".
La víctima durante años vendió verdura en el barrio José Hernández y de allí que se hizo conocido y apreciado. "El con su trabajo le dio de comer a mis sobrinos y a la madre que, ahora tienen un gran desprecio por el resto de mi familia. Incluso se olvidan que mi viejo les dio una parte del terreno y hasta dividió la casa para que pudieran vivir", informó Coronel hijo.
Es evidente que la mala relación familiar se profundizó en los últimos tiempos, sobre todo, luego de que el abuelo se relacionara afectivamente con otra mujer. En la casa de Coronel se indicó a UNO que la idea de los nietos y de la hija era "correrlo al abuelo y a su pareja para quedarse con la casa", así de directo y lapidario fue el diagnóstico dado por una amiga de la familia que contenía a concubina.
Tras la intervención judicial, Fernando Moreyra quedó alojado en la Alcaidía de Tribunales, en tanto que la adolescente de 15 fue trasladada hasta la División Minoridad. Con los avances en la causa, en las próximas horas podría volver con su familia, pero advertida de ciertas restricciones con los allegados a la víctima.
Vecinos con datos claves
En la tarde de este miércoles, llegaron a la fiscalía a cargo de Malvasio un par de vecinos de Coronel que dieron crédito a la versión que Moreyra asesinó con toda intención a su abuelo. La información con bastante datos complicaría la situación procesal del muchacho de 23 años.
Sumado este a pruebas de criminalística, es que se estaría en condiciones mañana de reclamar al juez de Garantías de imputarlo del delito de Homicidio calificado por el vínculo, lo que llevaría a reclamar la prisión preventiva por los menos por el término de 90 días.
Se tomó conocimiento de la mala relación entre las dos partes de la familia, lo que llevó a disponer en el predio de una guardia policial a fin de evitar nuevos incidentes.
El arma de fuego utilizada aún no apareció, pero se presume que sería de grueso calibre.
La familia Coronel forma parte de la historia policial, porque en diciembre de 2015, un hermano de los nietos fue ultimado a tiros en la zona. Por el hecho fue condenado a 18 años de cárcel Exequiel Vera.

Comentarios