Secciones
Paraná

Retención de servicios: por deuda de la Nación San Francisco de Asís no pudo pagar sueldos

Trabajadores realizan medida de fuerza en la institución que brinda servicios a personas con discapacidad. También le deben las obras sociales.

Jueves 09 de Enero de 2020

Trabajadores del centro de día San Francisco de Asís iniciaron una medida de fuerza el martes por una deuda salarial, que se mantendrá hasta que puedan percibir sus haberes, que en este caso corresponden a diciembre. Si bien les debían además una parte del aguinaldo, Silvia Pasquet, presidenta la Cooperadora de la institución, afirmó a UNO que ayer pudieron cancelar este concepto.

La falta de recursos se debe sobre todo a una importante deuda que mantiene la Nación con las instituciones que brindan servicios a personas con discapacidad a través del programa federal Incluir Salud. Las entidades afectadas vienen denunciando esta situación desde hace más de un año, y advirtiendo sobre el ahogo financiero que sufren por este motivo.

Por la complicada situación que atraviesan, desde San Francisco de Asís solicitaron ayuda al gobierno provincial para poder afrontar los salarios de los trabajadores en este caso en particular, ya que además Iosper y la Obra Social de los Empleados de Comercio y Actividades Civiles (Osecac) también les adeudan prestaciones. “Estamos teniendo problemas con los pagos de las obras sociales y recién pudimos cumplimentar la segunda parte del aguinaldo, pero no hemos podido pagar el mes de diciembre”, dijo ayer Pasquet, y explicó: “Por ese motivo los empleados han decidido hacer retención en sus tareas, con justa razón obviamente, esto le causa un serio problema a los chicos, pero también a nosotros, que no podemos facturar y se hace todo una cadena. Hemos pedido ayuda al Estado provincial, nos han escuchado, pero no hemos tenido respuesta”.

La referente de la Cooperadora mencionó que “son 66 chicos los afectados por esta medida, que son los que concurren al centro de día San Francisco de Asís, ya que la escuela está de vacaciones”. Son 103 los trabajadores que efectúan el reclamo y si bien asisten a su lugar de trabajo no reciben a quienes concurren al centro de día.

“Jamás en la vida de la institución, que lleva 45 años, pedimos ayuda, pero ahora la necesitamos de parte de las autoridades para solucionar esta parte en este momento. Porque nosotros tenemos una deuda muy importante a cobrar, no es que la institución no tiene dinero: lo tenemos en la calle con la deuda de las obras sociales nacionales y con Iosper”, recalcó.

En este marco, explicó que desde la Nación les adeudan prestaciones desde septiembre en adelante, pero además les deben dinero que les debitaron de septiembre a diciembre de 2018 perteneciente al 20% que tenían que percibir, con el compromiso de la Agencia Nacional de Discapacidad –de la cual depende el programa Incluir Salud– de cancelar este porcentaje en un futuro. “Ahora no se sabe si con el cambio de gobierno va a seguir la Agencia Nacional de Discapacidad o le van a cambiar de nombre. No está decidido, por lo tanto no hay firmas, y por esto no le podemos reclamar nada porque el directorio no está constituido”, dijo, y señaló: “Supongo que la persona que se va a hacer cargo va a verificar las deudas y todo lo demás, así que tampoco sabemos a ciencia cierta cuándo nos va a pagar. O sea que el Estado no se hace cargo, es un abandono total, y los privados somos los que hacemos frente a todo, ponemos la cara, y acá estamos”.

“Con Iosper seguimos igual y sin lograr firmar un convenio. No es fácil precisar cuánto nos deben porque van haciendo pagos parciales. Y desde Osecac llamaron por teléfono hace dos días diciendo que entre el 15 y el 20 de enero van a pagar septiembre”, indicó.

Por otra parte, observó: “Que nos paguen con tanto atraso nos afecta, porque debemos hacer frente a las paritarias, la inflación y a la falta de aranceles de ley. Se arma un combo que nos lleva a esta situación, porque aparte de los empleados de la Cooperadora, acá hay que sostener tres instituciones –la escuela, el centro de día y el hogar– que requieren arriba de 150 trabajadores, tenemos gastos de combustible y arreglo de camionetas, ediliciamente las cosas que se rompen y hay que hacer mantenimiento. Estamos en una situación de mucha emergencia”.

En tanto, desde la Unión Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles (Utedyc), que nuclea a los trabajadores que están realizando la medida de fuerza, lo harán hasta que logren percibir sus haberes. El secretario general de la entidad, Pedro Comas, dijo al respecto: “Ya tendrían que haberles depositado el salario. Los trabajadores están desesperados porque no tienen recursos para solventar los gastos de su familia y salen de alguna manera a reclamar, pero es algo que deberían hacer los directivos de la institución, no ellos”.

“Como gremio hemos estado permanentemente en el tema y desde hace seis meses venimos coadyuvando a la institución a que cobren como prestadores los honorarios que corresponden a cada chico. Desde el sindicato, en el nombre de personal, hace seis meses conseguimos una audiencia con el gobernador Gustavo Bordet. Nos atendió y estuvieron la ministra de Gobierno Rosario Romero, el entonces secretario de Trabajo, Fernando Quinodoz, y desde San Francisco de Asís no fueron. Después Quinodoz citó a las directivas, pero enviaron una empleada”, lamentó.

“Ojalá el gobierno acceda a darles un subsidio, pero no será la solución. Este problema data de meses atrás y va a seguir así hasta que se resuelva el problema de fondo, que es que Iosper les pague directamente a ellos las prestaciones, que Osecac se ponga al día y que el ente nacional también cumpla”, concluyó.

Problema de larga data

Por la difícil situación que generó la deuda de la Nación, el año pasado no solo San Francisco de Asís tuvo despedir personal, sino que también debieron hacer lo propio Apana y Don Uva. Según comentó Pasquet, estas dos últimas instituciones actualmente están pudiendo hacer frente a sus compromisos gracias a que cuentan con otros ingresos: “Apana tiene la panadería y cuenta con subsidios de cosas materiales que necesitan para funcionar, lo mismo que Don Uva. Nosotros tenemos mayor cantidad de personal en relación a las otras dos instituciones, que se necesitan por el tipo de discapacidad que atendemos. Y la cantidad de chicos también es mayor”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario