La Provincia

Los primeros cuatrillizos de Entre Ríos son todo superación

Los cuatrillizos Regner de Concordia son una cabal demostración de que la discapacidad no es un límite. Pronto a cumplir 23 años, cuentan su historia de vida.

Sábado 21 de Mayo de 2022

Son los primeros cuatrillizos que nacieron en la provincia de Entre Ríos y su historia de superación los llevó a derribar cualquier barrera. Los hermanos Guillermina, Fernando, Matías y Martín Regner nacieron en Concordia el 11 de junio de 1999. Pronto van a cumplir 23 años y pese a las dificultades que la vida les presenta, ellos mismos destacan que la discapacidad no es un límite.

Cuatrillizos en Concordia.jpg
Los cuatrillizos y papá Julio.

Los cuatrillizos y papá Julio.

Juntos vencieron cuantos obstáculos se les presentó en el camino y sus vidas están atravesadas por la esperanza de que todo es posible si uno se lo propone. Además, destacan que el acompañamiento familiar es el pilar más importante en sus vidas y por el cual ellos mismos juntan fuerzas. Es que estos cuatro hermanos son un verdadero motivo de inspiración, para muchas personas que ven en sí misma su propia limitación porque para los Regner ‘querer es poder’.

Ellos fueron tan fuertes desde el primer día que vieron la luz, porque nacieron al sexto mes de embarazo de su mamá Rosario, con un peso por debajo de 1,3 kilos –el más chico, Fernando pesó 820 gramos– cada uno. Inclusive, el riesgo de nacer siempre estuvo presente, pero así y todo vencieron esa primera adversidad y hoy disfrutan de un presente lleno de sueños por concretarse. Algunos de ellos ya están en marcha y otros estarán por venir.

“Martín, Fernando y yo tenemos una discapacidad. Martín tiene hipoacusia bilateral y problemas en la visión, cursa el quinto año de medicina en Concepción del Uruguay. Fernando tiene una hemiplejia derecha, mientras que yo tengo parálisis cerebral. Tengo una dificultad que me impide poder caminar, por lo que uso una silla de ruedas motorizada para poder manejarme. También tengo un dispositivo electrónico que me ayudó a estudiar la carrera de comunicación, siempre tengo mis herramientas para poder ayudarme”, contó Guillermina, una verdadera guerrera que desprende de sus palabras la serenidad en su estado de calma.

Cuatrillizos de Concordia.jpg
Guillermina conduce Dulce Compañía.

Guillermina conduce Dulce Compañía.

Y agregó con profunda admiración: “Sin embargo, todos pudimos estudiar. De hecho, mis otros hermanos están estudiando también. Matías se recibió de profesor de literatura. Nuestros papás, Rosario y Julio, son increíbles. A pesar de todas las dificultades que se nos presentan en la vida, siempre han sabido salir adelante en todo lo que necesitábamos. Nuestros papás son muy importantes en la vida nuestra, lo dan todo”.

Desde este año, tanto Guillermina como Fernando desafiaron sus propios límites y encararon su primer proyecto de radio digital con su programa denominado Dulce Compañía, que se emite de lunes a viernes de 10 a 11 en el sitio digital www.concordia24.com.ar. “Empezamos el 4 de enero de este año a salir al aire, es un proyecto que viene de mucho antes, desde el 2020 que teníamos ganas de arrancar pero por cuestiones personales no pudimos hacerlo. Nosotros lo que hacemos en este programa de radio es un formato musical, distinto a todas las propuestas que hay en Concordia. Le llevamos música diferente a la gente, con ritmos latinos, en definitiva, lo que se escucha ahora. Para este proyecto contamos con el apoyo de Ángel Boné que es el director de Concordia24.com.ar, por lo que estamos muy agradecidos”, valoró la conductora del programa, que resalta el acompañamiento de muchos oyentes que diariamente los siguen por su variada propuesta musical de todos los géneros.

Cuatrillizos Concordia.jpg
Fernando se encarga de la operación técnica.

Fernando se encarga de la operación técnica.

Sus ganas por dedicarse a realizar un programa radial destacan que comenzó cuando cursaba la carrera de tecnicatura en Comunicación Social, en la cual se recibieron con mucho esfuerzo el año pasado y por la que se muestran muy orgullosos del logro que obtuvieron. “La iniciativa de hacer radio nació cuando estudiábamos comunicación social, en ese momento estábamos en el tercer año, terminando la carrera. Siempre estuvimos vinculados a la comunicación, con la idea de interactuar con la gente”, contó.

Fernando se encarga de la operación técnica y describió que su curiosidad por los controles nació también cuando estudiaba la tecnicatura superior en comunicación social en Concordia. Allí descubrió un mundo que para Fernando estaba íntimamente relacionado, ya que papá Julio tuvo un pasado como operador de radio en emisoras de la Capital del Citrus.

“El manejo de la operación comenzó en segundo año en la carrera de comunicación social, cuando Ángel nos llevaba al taller de radio en el profesorado. Nos mostraba cómo se manejaba una consola y demás, nació mi interés de manejar el equipo que consiste en que todo el sonido esté en sintonía para hacer un programa de radio que salga en buenas condiciones”, dijo.

Y aclaró con precisión: “Siempre se dice que el operador es el corazón de la radio y ese corazón debe estar muy sano para poder largar el programa. Ser operador de radio no se aprende de la noche a la mañana, poco a poco lo voy consiguiendo. Hay que estar muy atento a todo. Cada programa es distinto”.

Al mismo tiempo que Guillermina agregó al comentario de su hermano: “Nosotros en el programa tenemos una muy buena química porque además de que somos hermanos y nos llevamos muy bien, tenemos los temas para pasarle buena música a la gente. Realmente nosotros disfrutamos de hacer el programa cada mañana”.

Consultados del por qué le produjo interés volcarse a la comunicación social, primeramente Guille respondió con un tono muy seguro: “A mí lo que mayormente me gustó de la carrera y me llamó la atención es la radio. Siempre fui una persona que le gusta escuchar radio, me encanta ese medio de comunicación. Cuando estudiaba lo hacía grabándome o grabando las clases para poder escuchar el material después. Siempre tuve un vínculo muy fuerte con las grabaciones. Lo que me gusta de la radio es la imaginación que le podemos dar a la gente”.

Y Fernando también dio su punto de vista: “Me gustó la radio, ya sea el sonido como en la parte operativa, con los dispositivos que se utilizan para transmitir un programa. La radio es muy linda porque te conecta con otras voces. Aparte de la radio lo que también me gusta a mi es el periodismo digital”.

Los chicos tienen montado el estudio desde su casa, donde emiten el programa a diario y allí reciben los llamados, como los mensajes mediante las redes sociales de sus oyentes. “Tenemos un micrófono, tres netbooks, una de ellas está conectada para que salga el programa, luego en las otras dos se encargan de transmitir las cortinas, la música. La consola hace que todo pase por ella y allí se sube el sonido. Lo que nosotros hacemos es ir agregándole contenidos al programa, por ejemplo frases. Los oyentes se comunican con nosotros a través de las redes, en Facebook es Dulce Compañía y en Instagram es @dulcecompañíaok. Hace poquito implementamos una sección que se llama ‘A la carta’, en la cual los oyentes nos piden un tema que les guste y en la semana nosotros lo pasamos”, expresó Fernando.

Este sueño que se pudo cristalizar este año fue para ambos un verdadero logro, no obstante, aclaran que se esfuerzan para agregar contenidos al programa, ya que lo que intentan es dinamizarlo con esperanzadores comentarios. Y en mucho de esto la familia es el respaldo más grande para llegar a este presente.

Así como Guillermina inicialmente resaltó el rol de los papás, Fernando también los considera un verdadero pilar por todo el esfuerzo que realizan. “Nuestros papás nos apoyan incondicionalmente en cada proyecto que nosotros encaminamos, son nuestros pilares. Somos muy unidos como familia. Como papá es operador de radio, trabajó mucho tiempo en radios de Concordia, con el programa de radio él me ayuda mucho”, dijo la conductora.

Por otra parte, Guillermina hace una valoración especial ya que la inclusión es un parte importante en el día a día, pero aclara que nada es un impedimento cuando hay ganas de superación.

“En cuanto a la discapacidad de nosotros, la vida la tomamos con mucha naturalidad. No quiero ofender a nadie, pero hay personas que por ahí no tienen la discapacidad que nosotros tenemos y les cuesta comunicarse, poder hablar, relacionarse con la gente. En cuanto a la parte de comunicación agradecemos por todo lo que tenemos y la posibilidad que nos da Dios. Llevamos una linda vida. Una persona con discapacidad a pesar de la facultad que tenga dependiendo de sus posibilidades, puede lograr las metas”, manifestó.

Los chicos van de a poco y sus objetivos se van cumpliendo. Para el final nuevamente la consulta volvió a recaer sobre los objetivos a corto o largo plazo y para ellos la prioridad más importante siguen siendo los oyentes. Un verdadero ejemplo de enseñanza y superación demuestran estos comunicadores.

LA DISCAPACIDAD NO ES UN LÍMITE

En tanto que resaltó que la discapacidad no es un límite, cuando una persona se propone una meta. “No importa la discapacidad que tengas, sino que igualmente se pueden hacer cosas. En nuestro caso la discapacidad no fue un impedimento para realizar nuestros estudios, nuestros sueños, el programa de radio. Nada es imposible. Nosotros tenemos una discapacidad, pero las cosas que se pueden lograr no es un impedimento”, dijo.

Por último, los chicos son conscientes de que la accesibilidad en la ciudad es un aspecto a mejorar, no obstante destacan que hubo cambios en el último tiempo. “Todavía falta, pero se están haciendo muchas cosas. Por ejemplo, ahora la municipalidad está con el proyecto de Turismo de Accesibilidad para que haya en Concordia más inclusión. Todavía falta, tendrían que haber más rampas, son pequeñas cosas que faltan no solo para personas discapacitadas, sino también para gente mayor. De hecho a las radios de Concordia nos cuesta ir por la accesibilidad”, finalizó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario