Secciones
A Fondo

A 25 años de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño.

Se cumplió un nuevo aniversario de Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, Niña y Adolescente. Desde la Fundación Arcor destacan que es una fecha para celebrar y, sobre todo, para reflexionar acerca de la situación de la infancia y el pleno ejercicio de sus derechos.

Sábado 22 de Noviembre de 2014

El 20 de noviembre se conmemoró el 25° aniversario de la Convención Internacional de los Derechos del Niño, Niña y Adolescente. Fue sancionada en 1989 a través de un tratado de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Su aparición significó un cambio transcendental para la infancia, ya que desde ese momento, y por primera vez, se reconoció a los niños y niñas como sujetos de derecho.

En 1990, Argentina adhirió al tratado junto a otros 19 países, a la vez que la convirtió en Ley ese mismo año. En 2005, el Congreso Nacional sancionó la Ley 26.061 de Protección Integral de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, introduciendo la perspectiva de derechos como la matriz desde la cual pensar y trabajar por y para la infancia en Argentina. Desde la Fundación Arcor destacaron que hablar desde un enfoque de derechos le otorga a niños, niñas y adolescentes la condición de ciudadanos y ciudadanas, categoría de la que no gozaban hasta el momento de la firma del tratado.  


La Convención establece que los chicos y chicas gozan de derechos especiales que se organizan en cuatro Principios Generales:

Interés Superior del Niño: máxima satisfacción integral y simultánea de derechos.
No-discriminación: individualmente, contra grupos específicos, ni contra el grupo poblacional integro.
Participación: toma en cuenta su opinión y derecho a ser escuchados.
Supervivencia y desarrollo: garantizar en la máxima medida la supervivencia y el desarrollo del niño, en su sentido más amplio.

"La concreción de los derechos es una obligación del Estado, pero la comunidad tiene una gran responsabilidad también en garantizar su pleno ejercicio. Se requiere de la participación activa de toda la sociedad, y la definición de políticas públicas orientadas a intervenir en la restitución de los derechos que no se cumplen y a fortalecer las estructuras y mecanismos para garantizarlos", subrayó la Fundación en un informe.

Derecho al juego

El informe resalta que jugar es un derecho de la infancia. La Convención lo determina en su Artículo 31: “Los estados partes reconocen el derecho del niño al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes”.

"El juego es imprescindible para que los niños y niñas crezcan saludables, ya que es un gran aliado para su desarrollo integral y equilibrado, tanto físico como psíquico, emocional y social. Cuando los chicos juegan, no sólo se divierten, sino que exploran el mundo, descubren, encuentran momentos de placer, estimulan su creatividad, inteligencia y afectividad, se relacionan con sus pares, entre otros tantos beneficios", agrega.

Por todas estas razones, Fundación Arcor y Grupo Arcor promueven el derecho al juego y la vida activa a través de diferentes acciones e iniciativas. Entre ellas, el Programa Escuela en Movimiento, los Suplementos Especiales sobre la temática producidos en alianza con medios de comunicación, y la campaña “Jugar con ojos de niño”, entre otras iniciativas. Se trata del compromiso asumido con la infancia, reconociendo que las empresas y el sector privado también tienen un rol protagónico en la promoción de los derechos y en su efectivo cumplimiento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario