Homicidio
Martes 03 de Abril de 2018

Encontraron muerto al doble homicida de Quebracho

Tenía un tiro en la cabeza. Dejó un mensaje en el que pidió perdón a la familia del policía asesinado. Había transcendido que podía haber escapado hacia Entre Ríos.

Tenía un tiro en la cabeza. Dejó un mensaje en el que pidió perdón a la familia del policía asesinado. Había transcendido que podía haber escapado hacia Entre Ríos.


Encontraron muerto al doble homicida de Quebracho, en República Oriental del Uruguay, quien había asesinado a su suegra y a un policía que había acudido a un llamado por violencia de género.


Días atrás había trascendido que el peligroso prófugo podría haber pasado a Entre Ríos, a través del río Uruguay.


Antes de suicidarse en la madrugada de este martes, Martín Bentancur, de 32 años, dejó muchos mensajes escritos, en camisetas, en manteles y en sábanas que hurtó de la Escuela 75, según contó el jefe de Policía de Paysandú, Luis Mendoza, en conferencia de prensa.


LEE MÁS: Un homicida con pedido de captura internacional podría estar en suelo entrerriano


En una de las sábanas dobladas próximas al cuerpo de Bentancur, la Policía encontró un mensaje para la familia del agente Oviedo, asesinado el pasado miércoles cuando concurrió en socorro de la familia de la expareja del homicida. En el mensaje que dejó pidió perdón a la familia del policía que mató, y dijo conocerlos.


En otro mensaje, el doble homicida de Quebracho dejó escrito que la Policía estuvo a menos de diez metros de él este lunes.


Este mediodía, Mendoza narró los detalles del "periplo que terminó con dos homicidios y una autoeliminación" y describió a Bentancur como "una persona muy ordenada en su vida, inclusive en este momento". Según señaló, antes de quitarse la vida "se sacó la ropa, la dobló y quedó en slip".


"Tenía dos armas; de la pistola del policía sacó el cargador, aprovisionó el cargador, quedó en la recámara un proyectil, lo sacó (...) y puso todo ordenadito arriba del murito", contó Mendoza.


Búsqueda

En las últimas horas la Policía ya le pisaba los pasos a Bentancur. Este lunes, una auxiliar de la Escuela 75 se encontró con una manta colocada frente a la puerta, y si bien en un principio pensó que podía pertenecer a algún turista, luego halló una carta a puño y letra y una cadenita.


Ante esa información, la Policía acudió al lugar y recorrió los alrededores en busca de más pistas sobre el paradero del homicida.


"Después de la escuela, se hizo inspecciones en varias fincas, y él estaba próximo a una de ellas. Dice que la policía pasó a diez metros, describe los perros, todo. Es decir que nosotros estábamos acertados", dijo Mendoza.


Según el jefe, aunque la Policía "no lo encontró" con vida, la presión "psicológica" de la intensa búsqueda -con despliegue de la Guardia Republicana, helicópteros y Prefectura- "ayudó" a que Bentancur tomara la decisión de dispararse.


Fuente: El observador de Uruguay

Comentarios