Secciones
Miradas

Un mes de 8.000 días

"Se puede intentar recurrir a la pandemia como motivo para justificar que el 40% de los argentinos sean pobres, pero la economía necesita encontrar su curso"

Sábado 02 de Octubre de 2021

Septiembre tiene 30 días, pero este año pareció tener 8.000. A muchos se nos hizo larga la espera por llegar a fin de mes, en un contexto en el que la inflación crece y aleja a cualquier asalariado de la esperanza de transitar un mes sin endeudarse. Sobre todo cuando hay sectores con las paritarias estancadas, y otros en los que las actualizaciones resultaron insuficientes cuando se mide la canasta básica.

Falta poco para que el Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (Indec) informe cuál fue el porcentaje de inflación de septiembre. Y si bien sobre el mes de agosto se informó que el nivel general del índice de precios al consumidor (IPC) subió un 2,5% en relación al mes anterior, la sensación cuando se pasa por la caja de un supermercado para pagar una compra parece ser la de que todo aumenta más que eso.

El sueldo no alcanza y esta situación empuja cada vez más a cualquier hijo de vecino hacia el abismo de la pobreza, ese sitio en el que alimentarse de manera saludable, invertir en salud y educación, como mínimo, ya parece una utopía, un horizonte cada vez más lejano de alcanzar.

Este jueves el Indec reveló cuántos pobres tiene la Argentina, y las cifras son realmente un escándalo: 40,6% de los habitantes del país –es decir, alrededor de 19 millones de personas–, se encuentran en esta franja.

Un dato estremecedor que aporta la medición del organismo es que en Concordia creció la pobreza durante la primera mitad del año respecto del mismo periodo de 2020: pasó del 52,2% al 56,1%. De este modo, se ubicó como la ciudad más pobre del país entre los conglomerados medidos. La siguen Gran Resistencia en la provincia de Chaco con 51,9%, Gran Santa Fe con el 50,5% y La Banda, Santiago del Estero con 50,2%.

Por otra parte, se supo que entre los 31 aglomerados urbanos que releva el organismo, el Gran Paraná –que contempla a la capital provincial y a las localidades de Oro Verde, San Benito y Colonia Avellaneda–, la pobreza registró un aumento al pasar del 36,3 al 37%.

Conocer estos datos y recordar que con bombos y platillos se anunció hace poco un aumento para el salario mínimo, vital y móvil (SMVM), que será de 27.000 pesos para quienes lo cobren este mes, y de manera escalonada llegará a los 29.160 pesos a partir de febrero de 2022, indigna: recién dentro de cinco meses el SMVM equivaldrá a casi un 10% de lo que hoy cobra un diputado nacional en la Argentina. O lo que percibe, pesos más, pesos menos, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni; o el de Economía, Martín Guzmán.

Se puede intentar recurrir a la pandemia como motivo para justificar que el 40% de los argentinos sean pobres, pero lo cierto es que la economía necesita encontrar su curso y nadie quiere seguir escuchando excusas. Para eso debe apuntalarse el sistema productivo, la generación genuina de empleos, la promoción impositiva para que las empresas puedan contar con un impulso para el desarrollo de sus actividades. Y equiparar, más allá de los discursos, los ingresos de los trabajadores.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario