Secciones
Hoy por hoy

"El virus no existe" (y otros argumentos)

"Se pueden cuestionar medidas incoherentes o discriminatorias tomadas por un gobierno (...) pero caer en el negacionismo es tan estúpido como autodestructivo".

Sábado 05 de Septiembre de 2020

Todavía se sabe poco del coronavirus Covid-19, aunque hoy se conozca más que al inicio de la pandemia. Sin embargo, de saber poco a negar su existencia, es de un necio relativismo asociado más a la grieta que a un razonamiento fundamentado.

Hay quienes dicen que el origen del virus no es natural. Puede que sea cierto, aunque no es el tema de esta columna. Creado en un laboratorio –o no– el virus existe y se expandió por todo el planeta con consecuencias de todo tipo para la vida de personas y Estados. Se pueden cuestionar medidas incoherentes o discriminatorias tomadas por un gobierno, la pésima comunicación con que se manejan las autoridades, o el retaceo de datos, pero caer en el negacionismo es tan estúpido como autodestructivo.

Están los que plantean que muere más gente de gripe que de Covid, cuando se sabe que la gripe es estacional y hay vacuna, y el Covid no discrimina estaciones, no tiene aún su vacuna y su periodo de incubación, más largo y muchas veces asintomático, hace que se contagie silenciosa y exponencialmente; cuando 20% de pacientes con Covid necesiten internación, 5% en UTI con respirador, en la Influenza estos porcentajes bajan al 2%.

Hay quienes ven conspiraciones y dicen que “la electrificación de la tierra causada por el 5G causó inmunosupresión general en humanos”. Una teoría laberíntica y sin comprobación.

Están los que hablan de la “inmunidad del rebaño”. Una opción que implica que, al menos 30% de la población deberá contraer el virus para desarrollar anticuerpos y autoinmunizarse (o sea miles de personas, de las cuales muchas morirán, tengan o no patologías de base, y otras tantas secuelas aún no determinadas). Casi como plantear una Teoría de la Evolución y de la supervivencia del más apto y que se salven los más fuertes. Quienes lo plantean dicen con cierto desparpajo que mueren personas que “ya vivieron” y también relativizan el virus diciendo que “los muertos ya estaban enfermos e igual iban a morir”. Ante planteos así no solo se puede hablar de falta de solidaridad o empatía sino también de crueldad.

No es tan difícil entender que muchas muertes producidas por asociación con Covid son evitables. Se habla de personas con comorbilidades que hubieran tenido una sobrevida con su enfermedad crónica si no hubiesen contraído el virus.

Para no dejar fuera el tema económico, hay quienes dicen que prefieren infectarse a morir de hambre y, ante la pregunta de si “es posible una economía sin gente”, retrucan que “los muertos eran jubilados”, y otra vez mandan a los adultos mayores a desecho. Pero... y los económicamente activos que están enfermos o aislados?, por tanto improductivos?, y los que quedarán con secuelas? ya se calculó ese daño evitable?

Y, cuando se hace referencia a los que manifiestan contra la cuarentena no se habla del dueño de un gimnasio, de un bar, de un jardín maternal, de la combi de turismo, del empleado de un hotel. Esa gente sí tiene “derecho al pataleo” y a reclamar la asistencia del Estado en esta coyuntura. Se habla de los que se quejan por quejarse, con un sueldo depositado a fin de mes, y cuyo único reproche es no poder ir de fiesta, inflar sus músculos o hacer el picadito con asado; como si la exigencia de cuidados fuese un capricho gubernamental, como si el virus no existiera; como si el personal de salud que suplica por estar colapsado, mintiera; o como si los muertos no estuvieran ya enterrados.

Además, cuando se mencionan los daños de la cuarentena a la economía, ¿se habla de los sectores con un colchón y la plata afuera, o del laburante que perdió o teme perder su trabajo? ¿Es la pandemia la consecuencia de la crisis económica que vive Argentina o solo un mazazo más? ¿Se olvidaron de la deuda y otras “patologías de base” de la economía argentina y ahora toda la culpa es el DNU 297/20?

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario