Las ciudades para hacer turismo vitivinícola orgánico

Miércoles 16 de Noviembre de 2022

Desde hace una década, la popularidad del vino y todo lo relacionado a él han ido en aumento. Son frecuentes los eventos de cata de vino, los cursos de sommelier para esta bebida y también los recorridos por bodegas argentinas para conocer y degustar. A la generación millenial (los nacidos entre los 80 y finales de los 90) ya no le da lo mismo comprar cualquier vino, conocen de variedades y de marcas. Les importa mucho saber qué consumen y las condiciones en que fue creado ese producto.

Este es el contexto en el que el turismo vitivinícola encuentra su popularidad. Si amás el vino, has nacido en el país indicado, ya que, en Argentina, desde Cafayate hasta Neuquén encontramos propuestas para viajar y entregarnos a los placeres del buen vino. En la Argentina se pueden encontrar, aproximadamente, 900 bodegas activas.

La vid necesita para crecer temperaturas desde frías a templadas; esta variable junto con la luz solar, los nutrientes del suelo, la altitud (que influye en la temperatura) y el dióxido de carbono del ambiente se imprimen en los frutos y le dan sabores únicos que se potencian durante el proceso de creación del vino.

DELB7887 - FOTO3.jpg

Los paisajes de las bodegas se caracterizan por el verde que contrasta con los colores terrosos de montañas y mesetas. Una de las ciudades más emblemáticas para el turismo vitivinícola es el Cafayate, en el corazón de los Valles Calchaquíes (Salta), donde podemos observar paisajes bellísimos mientras recorremos el interesante mundo de las bodegas a través de la ruta vitivinícola más alta del mundo.

Vino argentino, la bebida nacional

A causa del clima que necesita la vid para prosperar, el cultivo de viñas y producción vitivinícola se concentra en el oeste del país; desde la provincia de Salta, pasando por Catamarca, La Rioja, Mendoza, San Juan, hasta llegar a Rio Negro y Neuquén. Estas regiones son predominantes, pero también se pueden encontrar excelentes bodegas en provincias como Buenos Aires, Entre Ríos, Córdoba y Tucumán.

Podemos recorrer todo el país de norte a sur y de este a oeste probando la excelencia en vinos que ofrece la República Argentina.

Hay que aclarar que la vitivinicultura tiene una tradición de cinco siglos en estos territorios, y el vino argentino tiene excelente fama en el comercio internacional, ya que somos conocidos internacionalmente como uno de los mejores productores. Todos los extranjeros que visitan el país se sorprenden ante el fácil acceso que tenemos los argentinos a vino de calidad, ya que en cualquier supermercado se pueden encontrar vinos que cumplen con los mejores estándares.

El interés por los vinos orgánicos

Una palabra que resuena en supermercados y tiendas en los últimos años es “orgánico”. Este concepto se utiliza para definir a todos aquellos productos alimenticios (e incluso de uso higiénico o cosmético) que se producen de manera “ecológica”, por lo tanto, no utilizan sustancias sintéticas en el cultivo de las materias primas ni en el proceso posterior.

Se llama sustancias sintéticas a pesticidas, herbicidas y fertilizantes artificiales. ¿Acaso los cultivos orgánicos no utilizan herbicidas, fertilizantes y pesticidas? Sí, los utilizan, pero con base en productos que no dejan residuos perjudiciales para salud humana ni para la salud del ecosistema donde se desarrollan las actividades productivas.

A medida que aprendemos más sobre el mundo en el que vivimos, entendemos que el paso de la especie humana no es inofensivo. Tampoco son inofensivos los productos artificiales que se utilizan en los cultivos, que pueden llegar a lastimar fauna, flora y personas. De la búsqueda de una industria vitivinícola responsable con el medio ambiente y con sus consumidores, nacen las bodegas orgánicas.

DELB7887 - FOTO1.jpg

El turismo vitivinícola orgánico

Las mejores ciudades para disfrutar de recorridos por las bodegas orgánicas son también las más famosas por las condiciones excepcionales que presentan para el cultivo de la vid. Además del Cafayate, que ya mencionamos, hay varias ciudades de Mendoza, La Rioja, San Juan y la Patagonia con interesantes propuestas.

En San Rafael, localizado al sur de Mendoza, encontramos bodegas de vinos orgánicos y biodinámicos cuidadosamente diseñados por los mejores enólogos. Muchas de ellas ofrecen visitas gratuitas que ofrecen degustaciones y la posibilidad de comprar el producto en el mismo lugar donde se producen. Montañas, diques, bodegas orgánicas, lagos y mucho más se combinan para hacer de San Rafael un destino ideal para todos, tanto para los amantes de la calma, como para los amantes de la aventura.

A 320 km de la ciudad de La Rioja, nos encontramos con el Valle de Famatina. Chilecito es la ciudad más importante que se asienta en esta zona. De allí provienen los vinos orgánicos más relevantes que se producen en esa provincia. Las guías de viaje aseguran que los inviernos templados y las rutas que atraviesan bellos paisajes a través del valle hacen que las condiciones sean más que favorables para el turismo.

Siguiendo las guías de viaje, encontramos las distintas ciudades que forman la ruta del vino patagónico. En esta zona, con la gran afluencia de turismo internacional, las producciones orgánicas y artesanales son muy populares. Esta ruta atraviesa San Francisco del Chañar, Cipoletti, General Roca, Esquel y Trevelin. Las vendimias son eventos turísticos que atraen a miles para disfrutar del vino, pero también de las propuestas gastronómicas, el senderismo, los paseos por los lagos, la pesca y mucho más.

El Malbec es la variedad insignia de Argentina y tiene su propio día. El Malbec World Day se festeja en todas las embajadas argentinas del mundo. El 17 de abril de cada año es una fecha para celebrar y promocionar en el mundo la industria y el turismo vitivinícola asociado al Malbec.

Las bodegas orgánicas además presentan el plus de ofrecer una propuesta ecológica, respetuosa de nuestro planeta y nuestra salud, ya que cada día crece la concienciación sobre cómo se producen los alimentos y bebidas que consumimos. Los vinos argentinos gozan de fama internacional y tenemos el privilegio de disfrutarlos sin salir de nuestro país ¿qué esperamos para hacer las valijas?

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario