a
Domingo 05 de Mayo de 2019

El mejor amigo que ayuda a encontrar personas y esclarecer hechos criminales

Roberto Heintze contó cómo es el trabajo diario con los perros que actúan ante desapariciones, el entrenamiento y las razas para cada especialidad

La relación entre humanos y perros comenzó, al menos, hace unos 27.000 años, según algunos científicos. Pero desde hace relativamente poco su olfato (dicen que 1.000 veces superior al de las personas) comenzó a ser otro aporte, además de la seguridad y la amistad, en los momentos más críticos. La búsqueda de personas desaparecidas y el hallazgo de cuerpos, así como la detección de droga, dinero, trufas o cualquier sustancia para la que se entrene al animal. En calle Alejandro Carbó funciona la Sección Canes de la Policía provincial (en la División Montada y Canes, de la Dirección Operaciones y Seguridad): allí viven 18 perros, tres de ellos entrenados y destinados al rastreo. El encargado es el subcomisario Roberto Heintze, quien dialogó con UNO sobre las diversas tareas para las que son requeridos los perros.


perritus (2).jpg

—¿Cuáles son las tareas que realizan?

—La Sección Canes está integrada por nueve efectivos, cada uno se especializa en un determinado trabajo, si bien todos pueden realizar la misma actividad, se ha buscado profesionalizar a cada uno en el área que más le gusta o en la que mejor se desempeña para tener un resultado más óptimo. Las tareas empiezan muy temprano, a las 6 se está racionando a los canes, son dos raciones por día, se lavan y se asea el lugar donde habitan, cada uno tiene un canil propio. Y terminan a la noche con la última ración y el último lavado. Se bañan los perros, y todos los días se está trabajando, cada uno en su especialidad para lograr resultados óptimos que es lo que hemos conseguido en el último tiempo.

—¿En qué se especializa cada perro?

—Tenemos de búsqueda de personas, búsqueda y rescate, y trabajos de seguridad y prevención. En la actualidad tenemos 18 canes, tres que son destinados a rastreo, dos que son destinados a rastros humanos, uno de búsqueda y rescate y el resto son de seguridad.

—¿Cómo es el proceso desde que se adquieren los cachorros?
—Hemos pasado por todas las etapas, desde empezar con donaciones, luego a la compra de los animales y en el último tiempo hemos podido tener nuestras propias crías, por suerte hemos perfeccionado la genética acorde a las necesidades para seleccionar mejor la raza que vamos a utilizar para determinadas tareas. Por eso tenemos de diferentes razas, como bloodhound, labrador, ovejero alemán, rottweiler, corso, cada uno cumple una función específica.



perritus (6).jpg


—¿Qué raza se destina a cada especialidad?
—Para los trabajos de rastros estamos utilizando la raza bloodhound y labrador. En realidad, a cualquier perro se le puede destinar la tarea, no es que uno sea mejor que otro, sino que son perros que genéticamente fueron formados para realizar dicho trabajo, entonces nos hemos dado cuenta de que al insistir con la raza hemos tenido resultados muchísimo mejores y por eso hemos hecho mucho hincapié para mejorar en ese sentido. Después los ovejero alemán los tenemos para seguridad, así como rottweiler, también hemos adoptado la raza corso.


perritus (4).jpg


—¿Cómo es el proceso desde que adquieren los cachorros?
—Nosotros hemos pasado por todas las etapas, desde cachorros con el entrenamiento. La verdad que es un arduo trabajo de todos los días, amén de todas las tareas que mencioné, se trabaja con los perros, es constante. La enseñanza se realiza con una asociación progresiva de olores, utilizando el juego o la comida. Primero se asocia con la comida, después se le va quitando comida y se le va agregando más de lo que deseamos que busque, es progresivo. Al final el perro asocia que con la comida encuentra algo que nosotros queremos que busque.

—El resultado de la búsqueda de un perro ¿es determinante o solo un indicio para una investigación?
—Cuando nosotros trabajamos en una búsqueda, es un aporte a la investigación. Porque el rastro que deja una persona es como burbujas de jabón que va despidiendo el cuerpo. Nos llaman a los tres días y eso se va desparramando, pero el perro facilita el trabajo. Si tenemos que trabajar en un pueblo, con saber si la persona fue para un lado o para el otro, ya nos eliminó la mitad del traba jo, por eso digo que es un aporte para la investigación, porque en conjunto con nosotros trabaja Investigaciones, la Jefatura Departamental que nos requiere, es una información más que uno le brinda a la causa para poder llegar a una persona.



perritus (10).jpg
Equilibrio. El rottweiler atacó y, tras la orden, se calmó de inmediato. bloodhound. Raza para rastreo.
Equilibrio. El rottweiler atacó y, tras la orden, se calmó de inmediato. bloodhound. Raza para rastreo.

—¿El perro tiene margen de error? Es decir, cuando marca que una persona estuvo en un lugar, ¿es una certeza o hay una interpretación de lo que indica?
—Los perros nuestros no marcan rastro olorífico, sino que siguen el rastro. La actividad del rastreo es así, no marcan si estuvo o no la persona. Para el éxito total, tenemos que llegar al punto de salida que es finalizar el trabajo con la persona encontrada. Si no, sirve como un aporte para saber por dónde anduvo y por dónde buscar.

—¿Recordás alguna causa importante o resonante en la cual haya sido fundamental el trabajo del perro?
—La verdad que son todas importantes, porque nos ponemos en el lugar del familiar que está buscando al hijo o al padre, pero como resonante te diría un caso en Gualeguay, el de Micaela García, participamos nosotros con perros RH (rastros humanos), después de todo un trabajo de todas las áreas, un trabajo inmenso que realizó la Policía, y culminamos nosotros con los perros de rastros humanos –recuerda Heintze, sobre aquel momento en el cual fue hallado el cuerpo de la joven, luego de una semana de búsqueda–.

El trabajo y la vocación

El trabajo del perro con el guía, cuando les dan intervención en una investigación, comienza desde la selección del elemento en la cual le indicarán al animal qué rastro seguir. La prenda es elegida por el guía, que sabe cuál es la que mejor podría tener el olor de la persona a buscar, y previamente deben entrevistar a la familia ya que, a veces, hay ropa que comparten varios integrantes del grupo familiar, o si se trata de una funda de almohada, por ejemplo, puede ser que duerma más de una persona en esa cama. Antes, se solicitaba la llegada de los perros de rastreo cuando la ausencia de una persona se tornaba desesperante, y que por otros medios no se habían podido encontrar indicios de su localización. Pero el problema es que se estima en 72 horas la presencia del rastro humano en un lugar; luego es más difícil que el perro lo detecte. Además, las condiciones climáticas pueden borrar más rápido el rastro, por ejemplo si llueve. Ahora, según señala Heintze, se comprende que se debe convocar a los canes con sus guías de inmediato, más allá de que el caso a resolver parezca, en principio, sencillo. Durante la entrevista con UNO se hizo una demostración de búsqueda de persona. Un efectivo de la División se escondió y le hicieron oler a una perra una prenda de vestir. En poco más de un minuto, Nasha, acompañada de su guía, la sargento primero María Emilia Álvarez, encontró al muchacho. “Es un labrador chocolate, se llama Nasha y tiene 4 años. Esta perrita anduvo fantástico de entrada, y la hemos adoptado para ese servicio y hemos tenido excelentes resultados”, contó Heintze.


—¿Cuál es la vida útil de un perro para estas tareas?
—Hasta los 8 años los utilizamos, quizá podrían seguir con el trabajo, pero por una cuestión de vejez tratamos de no esforzarlos tanto y de ir renovando.

perritus (1).jpg

—Cuando no los entrenan, ¿se quedan en la Sección o se va con el guía a la casa?
—Tengo dos grupos de rastreo, en este caso está la sargento primero Álvarez, en el otro grupo está a cargo el sargento primero Acosta. Ellos vienen todos los días, tienen la posibilidad de llevarlos a la casa si quieren, no habría ningún problema, pero como vienen todos los días a trabajar no ha dificultado que los perros vivan acá.

—Cuando el perro se “jubila” ¿se mantiene el vínculo con su guía?

—Normalmente se lo lleva el guía que lo tuvo a cargo.



perritus (3).jpg

—Los que trabajan aquí ¿vienen con una vocación particular para trabajar con los animales?

—Algunos vienen por vocación y a otros les toca el destino, pero convengamos que si no tenés la vocación para esto el trabajo no sale. Realmente te tiene que gustar el trabajo con los animales, si no de otra manera no se logra el objetivo. Hay que tener mucha paciencia, constancia y dedicación. Al finalizar la visita, una cosa quedó más claro que nada: trabajar con perros debe ser más gratificante y menos estresante que el trato diario con humanos, tanto en la Policía como en cualquier lugar. Aunque su tarea sea, al igual que hace miles de años, servir a las personas.

perritus (7).jpg
Equilibrio. El rottweiler atacó y, tras la orden, se calmó de inmediato
Equilibrio. El rottweiler atacó y, tras la orden, se calmó de inmediato
perritus (8).jpg
perritus (9).jpg
<b>Bloodhound</b>. Raza para rastreo <br><br>Fotos: Juan Ignacio Pereira
Bloodhound. Raza para rastreo

Fotos: Juan Ignacio Pereira



Fotos: Juan Ignacio Pereira

Comentarios