Hoy por hoy
Lunes 23 de Octubre de 2017

Ojalá puedan entender

Pasó el domingo 22 de octubre que no fue un domingo más para mí, ni para muchos de ustedes. Fue un domingo distinto que en lo particular y tal vez por ser descreído o solamente confiar en Dios, no imagino que me cambie la vida. Pasó un domingo en el que extrañé el fútbol. Fue un domingo de elecciones en el que "ganó la democracia". Pero, como en cada momento de sufragar, como en el fútbol, hubo ganadores y perdedores.

Ojalá que los que ganaron y resultaron electos como diputados o senadores nacionales entiendan, de una vez por todas, que con el apoyo del voto le encomiendan la responsabilidad de trabajar por el bienestar general del común de la gente. No para un grupo minúsculo integrado por familiares, amigos u obsecuentes aplaudidores marcados por la ignorancia.

Que entiendan que ayudar a la gente o ser un buen político no pasa por darle un bolsón de alimentos a seres necesitados en época de campaña, un choripán a cambio de la concurrencia a un acto, una cobija o colchón nuevo cuando hay inundaciones o una lluvia torrencial invadió sin permiso hogares precarios. Entiendan que es conveniente dar un trabajo de acuerdo a las capacidades individuales, para que cada uno gane en dignidad. Entiendan lo bueno de garantizar una educación que permita cultivar los conocimientos y disminuyan los índices de deserción escolar o analfabetismo. Entiendan que el votante quiere seguridad para recuperar la libertad de caminar tranquilo por las calles de su ciudad y ver a sus hijos jugando en el campito de la esquina.

A los que perdieron, que no se crean inferiores a los que los superaron. Tal vez eligió al menos peor. A aquellos que ya gozaron de los placeres del poder y hoy están dolidos por verse derrotados, sepan que los cargos no son eternos, que pretender atarse a un sillón no es conveniente. Deben dar un lugar para la renovación, a las nuevas generaciones. Y por último a los que quisieron utilizar políticamente la muerte de Santiago Maldonado –como en su momento ocurrió con la del fiscal Nissman- comprendan que antes de ser militante, fue un ser humano. Vean que antes hubo muchos jubilados que se murieron esperando una compensación económica digna. Que han fallecido muchos chicos y ancianos de hambre. Que hubo trabajadores que murieron sin nunca percibir un sueldo digno. Pasó un domingo distinto. A pesar de los errores y los que mal la interpretan: ¡Que viva la democracia!

Comentarios