Secciones
Hoy por hoy

No es lo mismo suponer que saber

Sábado 08 de Junio de 2019

El accidente sufrido el martes a la tarde por una ambulancia en avenida Ramírez y Provincias Unidas de Paraná disparó una discusión que suele darse cuando suceden este tipo de hechos. Todo surgió a raíz de si una unidad de traslado sanitario tiene prioridad de tránsito y qué debe hacer su conductor al momento de encontrarse con un semáforo (esté en verde o rojo).

Escuché muchas explicaciones al respecto y cada uno tenía una versión diferente. Incluso, leí parte de la declaración de los testigos del vuelco y otros comentarios que había en Facebook. La mayoría tocando de oído, porque estoy seguro de que nadie de los que maneja en esta bendita ciudad leyó alguna vez cada uno de los capítulos que conforman la Ley de Tránsito. Por eso, cuando manejamos, respetamos algunas leyes, pero no por saberlas, sino por suponer que lo que estamos haciendo está bien. Y cuando tenemos algún incidente siempre creemos tener la razón y le propinamos una catarata de insultos a quien para nosotros está equivocado. Típico de argentino. Porque no es lo mismo suponer que saber.

En mi caso, aprendí a manejar (autos) de grande, ya con la barrera de los 25 años bien superada. Y reconozco que no fue fácil, porque no fui un buen alumno, porque cuando uno ya es grande no está preparado para recibir instrucciones. Uno es más torpe y además cree que simplemente con el hecho de saber cómo se hace, ya está todo aprendido.

Pero no es así, la práctica es diferente a la teoría. No es lo mismo saber cómo se pone la primera marcha que hacerlo, o sacar al mismo tiempo el pie del embrague despacio y acelerar con el otro. Una vez que se aprendió eso, después viene la confianza y pensar que ya está. Ni hablar cuando se lanza uno a conducir por las calles del centro de la capital provincial. Si lo hace sin chocar a nadie, sin dudas que superó la prueba.

En los días siguientes, los nervios van aumentando porque llega un momento crucial: sacar el carné de conducir. Primero hay que hacer los trámites burocráticos pertinentes y luego el momento de rendir. Y ahí son muchas las anécdotas que se cuentan. “Es refácil, andá con una bolsa de bizcochos y seguro lo arreglás al zorro (inspector de Tránsito)”, fue el consejo que me dieron en ese momento. Yo pensaba... cuántas generaciones de burros al volante habrá si eso sucediera realmente. En mi caso particular, en ese momento no fue tan sencillo, aunque reconozco que esperaba algo más complicado.

Con el paso del tiempo, ese intercambio de “favores” (bizcochos por carné) fue desapareciendo, y en la actualidad ya no es tan fácil obtener el permiso. Lo que no cambió fue el desconocimiento que tienen en general los conductores de cualquier tipo de vehículo de las leyes de tránsito. En mi criterio, debería ser una materia a estudiar en las escuelas o por lo menos que haya un taller donde los chicos sepan cada uno de los artículos que la componen y las señales que hay que respetar. Del mismo modo pienso que en nuestra provincia, la natación también debería ser obligatoria en las escuelas, ya que vivimos rodeados de ríos y arroyos.

Pero volviendo al tema del accidente de la ambulancia y quién tenía la razón en ese momento, está claro que alguien mintió o por lo menos intentó tergiversar los hechos. Como siempre, todos quieren llevar agua para su molino y evitar de esa forma perder ante lo inevitable: la verdad. Lo concreto es que hay algo a lo cual todos deberíamos apegarnos y es la prudencia. Los choferes de ambulancia deberían tener cuidado al momento de llegar a una intersección y el resto, al oír una sirena, saber que se debe hacer una maniobra lo más prudente posible para cederle el paso. Quizás no es lo que indica la ley, pero ¿alguien lo sabe? Estoy seguro que pocos.

Algo de prudencia también deberían tener los efectivos de la Policía al momento de una persecución en vehículos, porque hubo casos donde también se produjeron accidentes.

Leer las leyes de tránsito comenzaría a echar un poco de luz en todo esto. Por eso, estaría bueno que podamos cambiar el sentido de la frase y que el saber sea mejor que el suponer.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});