Secciones
Miradas

La ciencia al servicio de la verdad

Jueves 28 de Marzo de 2019

Así se presenta institucionalmente el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF): es una organización científica, no gubernamental y sin fines de lucro que aplica las ciencias forenses –principalmente la antropología y arqueología forenses– a la investigación de violaciones a los derechos humanos en el mundo.
El EAAF se formó en 1984 con el fin de investigar los casos de personas desaparecidas en Argentina durante la última dictadura cívico militar (ocurrida entre 1976 y 1983), pero actualmente el equipo trabaja en Latinoamérica, África, Asia y Europa.
El EAAF ha tomado intervención en varias ocasiones en búsqueda de restos en Entre Ríos, como en el cementerio municipal de Paraná, el terreno donde funcionó el centro clandestino de detención denominado La Escuelita (Selva de Montiel y Pablo Crausaz), el Hospital Militar y la identificación de Juan Alberto Beto Osuna, una de las víctimas de la llamada Masacre de La Tapera. Ahora trabaja en la confirmación de la identidad de los restos de Felipe Guerra, uno de cinco militantes políticos de la provincia de Buenos Aires que las fuerzas armada asesinaron durante la dictadura y, para blanquear su muerte, simularon falsos enfrentamientos en Paraná y Diamante, en agosto de 1977.
Este trabajo permitirá despejar las dudas que pudieran existir sobre la identidad de esos restos, a la vez que determinar científicamente cómo ocurrió su muerte.
En el caso de las víctimas del genocidio, los cuerpos, a través de sus marcas, hablan de los métodos de exterminio que utilizaban los genocidas: fusilamientos, vuelos de la muerte y distintas modalidades de torturas. La ciencia aplicada, en este caso, es clave para el esclarecimiento de la verdad histórica, algo que es necesario difundir en épocas en que se pretenden instalar discursos negacionistas.
Por otro lado, ahora el Equipo realiza las investigaciones previas para el trabajo de campo en la estancia La Candelaria, en Crucecitas Séptima, Departamento Nogoyá. Allí la búsqueda está orientada a la familia Gill, en la hipótesis de que fue asesinada y enterrada en el lugar. El 13 de enero de 2002 fue la última vez que se supo del peón de campo Rubén Mencho Gill, de entonces 55 años de edad, su esposa Margarita Norma Gallego, de 26, y sus hijos María Ofelia de 12, Osvaldo José de 9, Sofía Margarita de 6 y Carlos Daniel de 2. María Adelia Gallego, la madre de Margarita, espera que luego de tantos años por fin se conozca qué pasó con sus seres queridos. Para esto los antropólogos se dedican a realizar estudios etnográficos para luego pasar a la exploración en terreno con excavaciones.
Para conocer en profundidad qué hace el EAAF y su historia se puede ver, entre muchos otros materiales, La memoria de los huesos, un documental de 2017 dirigido por Facundo Beraudi que está disponible en forma gratuita en la plataforma Cine.ar Play. Allí se puede palpar el sentimiento de angustia e incertidumbre con que conviven los familiares de las personas desaparecidas, no sólo de Argentina, sino de otros países de Latinoamérica. También se puede leer la crónica El rastro de los huesos, con el que Leila Guerriero ganó el premio Nuevo Periodismo de la Fundación García Márquez.
La semana pasada, en el marco del 43° aniversario del último golpe de Estado, esta prestigiosa institución científica lanzó una nueva campaña con el objetivo de identificar los restos de 600 personas desaparecidas que tiene en su resguardo. En su historia llevada recuperados 1400 cuerpos, de los que logró identificar a 795. Por eso buscan a aquellas personas que tienen en su familia víctimas del terrorismo de Estado desaparecidas, para que aporten muestras de sangre que serán comparadas con el ADN de los huesos disponibles. De no confirmarse ninguna identidad, esa sangre se conservará para ser cruzada con los restos que se vayan encontrando en el futuro.
Hay un número telefónico, el 0800-3453-ADN (236), donde pueden comunicarse esas familias para obtener información acerca de esta campaña. Se asegura el respeto y privacidad para cada caso.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario