Secciones
#Miradas

Ingenua pregunta por el 2 de Abril

"Percibo que crear antagonismos en torno a la conmemoración del 24 de Marzo y el 2 de Abril es un error político. Ambas fechas representan banderas del campo popular que no pueden ser soslayadas"

Miércoles 03 de Abril de 2019

La primera movilización popular a la que asistí sucedió al final de 1982 en Paraná. La idea que traccionaba era presionar a los genocidas, denunciarlos e ir en busca de la salida democrática. Los líderes de entonces, recuerdo, eran un conglomerado de dirigentes políticos entre los que se destacaban Oscar Alende, Deolindo Felipe Bittel y Raúl Alfonsín. Había temor todavía por lo que pudiera suceder, así que a la salida de la escuela junto a un grupo de compañeros concurrimos casi sin avisar.

En la ciudad ya se hablaba claro de la búsqueda de personas desaparecidas y que a cargo estaban las emblemáticas Madres de Plaza de Mayo a quienes ya admirábamos por su determinación. Me pude hacer una idea de lo que había hecho el gobierno militar a partir de las conversaciones con mi familia y dirigentes sociales bastante mayores que nosotros, que éramos adolescentes de entre 14 y 16 años. Salvo excepciones por razones extraordinarias, desde entonces nunca dejé de participar de las marchas encaradas primero por la multipartidaria y luego por el colectivo de organizaciones de derechos humanos.

Por aquel tiempo nadie cercano hablaba ni ponía sobre el tapete a los combatientes de Malvinas. No estaban en la agenda política. Arrancó el proceso de desmalvinización que se extendió hasta este siglo y pocos se habían dado cuenta. Es claro que la recuperación de la democracia estaba primero y la guerra había terminado hacía solo meses. Pasaron los años, a los veteranos la sociedad los invisibilizó, eran pocas las voces que salían a contar lo que pasaba y el Estado los abandonó a su suerte hasta que mucho tiempo después empezó a llegarles con cuentagotas el reconocimiento. Para muchos fue muy tarde.

Puestas las cosas de ese modo, justo ayer 2 de Abril un interrogante surgió en la Redacción: ¿Por qué las organizaciones populares no abrazan la causa Malvinas con mayor determinación? ¿Por qué los veteranos no fueron invitados a ir al frente de multitudinarias movilizaciones acompañados por todos los partidos políticos?

Debo reconocer que nunca me gustaron los desfiles militares y que toda vez que estuvo a mi alcance traté de ubicarme alejado. Sin embargo comencé ir con alegría cuando los combatientes fueron incorporados a las celebraciones patrias. El 2 de Abril, como el 24 de Marzo, son jornadas para rendir memoria a nuestros connacionales que literalmente dieron la vida por la patria.

Percibo que crear antagonismos en torno a la conmemoración del 24 de Marzo y el 2 de Abril es un error político. Ambas fechas representan banderas del campo popular que no pueden ser soslayadas. Si se me permite el aporte, lo que falta en los actos del 2 de Abril para que sean una fiesta popular completa es la presencia de miles de militantes con sus banderas, redoblantes y consignas rindiéndoles tributo a los que dejaron la vida en el sur argentino y los que regresaron para contarla; porque gracias a estos la mayoría de los argentinos pudimos hacernos al menos una idea de lo que fue ir a pelear por la soberanía nacional, nada menos que contra los ingleses y al mando de un general borracho y enajenado.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario