Miradas
Lunes 03 de Septiembre de 2018

El TC como un fenómeno social

Como desde 1997, la categoría más popular del país hace su llegada a la capital provincial, donde cada presentación es sinónimo de una energía especial. Los amantes del automovilismo se aprestan para vivir este fin de semana la presencia del Turismo Carretera.
No será una visita más porque en esta oportunidad la categoría cerrará la etapa regular y definirá a los 12 pilotos que pelearán por el título de campeón en las últimas fechas del año. Pero no es intención en este espacio hacer mención a lo estrictamente deportivo, donde cabe mencionar que hay mucho en juego. Esos detalles se irán dando a conocer en las diferentes ediciones de Ovación.
No es casualidad que el deporte motor en la provincia de Entre Ríos tenga un espacio importante, por su historia y por su presente. Porque hay sin dudas muchos apellidos que han hecho grande a esta actividad. Algunos ya no están entre nosotros y otros siguen ligados de manera activa o de alguna otra forma al automovilismo.
Pero esta disciplina es más abarcativa en diferentes aspectos. Lo sostengo y a las pruebas me remito que la llegada del TC a Paraná –como sucedió ya en Concepción del Uruguay y Concordia– pone en marcha las economías de las regiones por varias jornadas y deja pingües ganancias. Por espacio de varios días son muchas las personas que de diferentes puntos del país permanecen en la ciudad. Cada fin de semana de Turismo Carretera se puede observar que se ven beneficiados diferentes rubros, ya sea el sector hotelero, pasando por la gastronomía, supermercados, estaciones de servicios, etc. En muchos casos sucede que las plazas hoteleras están al 100% y se deben alojar en las localidades lindantes. Esto sí que representa un aliciente en tiempos de crisis.
Sucede en una provincia tan fierrera como en esta, que el Turismo Carretera se transforma en un fenómeno social. Con cada llegada se altera el ritmo habitual de cada ciudad por unos días. De más está decir que la situación económica no es la mejor por estos momentos, pero hay quienes harán un esfuerzo para pagarse la entrada y vivir un fin de semana diferente. Porque de eso se trata. Hay quienes quizás no tienen el fanatismo a flor de piel –como sí los hay–, pero entienden que permanecer durante tres días en un autódromo es un perfecto cable a tierra a la vida cotidiana. Pero claro está que convive en cada autódromo la rivalidad de marcas: Chevrolet, Ford, Torino y Dodge. Eso que los viejos seguidores llaman la pasión y los jóvenes repiten buscando el título de pertenencia.
A lo largo de todos estos años cubriendo para UNO la visita del TC a Paraná he tenido la posibilidad de conocer gente que venía de otras partes del país y hasta se sorprendían con las bellezas naturales de la ciudad, su gastronomía, etc. Y lo que deja este tipo de eventos es que muchos desean volver con sus familias.
Hoy por hoy, la fecha que año tras año tiene Paraná es para jerarquizarla aún más. Como lo dije en el inicio de esta columna, desde 1997 de manera ininterrumpida el Club de Volantes Entrerrianos está dentro del calendario de la ACTC. Y se trata del único autódromo en el país que nunca dejó de visitar. Y esto tiene más valor porque en estos 21 años han pasado diferentes presidentes de la entidad teceístas, como también varios gobernadores en nuestra provincia y la prioridad siempre fue de posicionar a Paraná como una de las plazas más valorables dentro del deporte motor argentino.
Por último, un párrafo aparte hay que dedicarle a los clubes –ya sea a los tres de la provincia– porque en tiempos difíciles realizan un silencioso trabajo para acondicionar un predio gigante y que los visitantes cuenten con las condiciones óptimas. Es por eso el pedido que muchas veces se le realiza al público de cuidar las instalaciones, porque hoy todo cuesta el doble o más, y son muchas las horas de trabajo y el dinero que se invierten para dejar un autódromo en perfectas condiciones para cada visita de la categoría más popular. Que sea una fiesta y a cuidar como propio uno de los escenarios más emblemáticos del país.

Comentarios