Secciones
MIRADAS

Empleos verdes para renovar el mundo

Desde hace una década, Argentina afronta un brutal desgarramiento de su mercado laboral. La generación de nuevos empleos es muy acotada

Domingo 15 de Noviembre de 2020

Desde hace una década, Argentina afronta un brutal desgarramiento de su mercado laboral, que llevó a que hoy la cantidad de empleo privado formal registrado sea el mismo que hace 10 años atrás. En el caso de Entre Ríos, en octubre de 2009, casi 11 años atrás, había 132.000 trabajadores privados; actualmente, apenas superan los 128.000. La generación de nuevos empleos es muy acotada, no solo por la crisis o recesión eterna que envuelve al país, sino porque la actividad económica y las demandas del mercado están mutando fuertemente, en una tendencia mundial iniciada mucho antes de la pandemia.

En momentos en que los estudiantes que finalizan la Secundaria buscan definir sus nuevos destinos educativos, es pertinente recordar que en el país y en el mundo se necesitan cada vez más programadores, más analistas de sistemas, más profesionales de los sistemas de información, y no hay graduados o formados que puedan cubrir aún esas necesidades y déficit de recursos humanos que padece la industria de base tecnológica, en procesos de innovación y evolución permanente

Pero otro sector que vive un fuerte despertar, y que tendrá un gran desarrollo y creará empleos se relaciona con las industrias verdes. Vinculados a ellos, se sitúa como comunes denominadores de esos nuevos empleos “sustentables” a quienes instalan paneles solares, o turbinas de vientos, pero el mapa es sideralmente más grande.

Un informe de la BBC, en base a un estudio del Foro Económico Mundial proyecta que se crearán 395 millones de empleos verdes en mundo, hasta 2030.

Allí incluye puestos en áreas diversas que van desde la Ingeniería, la ciencia, la albañilería, la manufactura o el desarrollo de tecnologías, arquitectos, diseñadores. En la lista figuran profesionales con formaciones especializadas, como constructor de edificios sustentables, abogado ambiental, ingeniero medioambiental, agricultor urbano, científico conservacionista, hidrólogo.

Por ejemplo, para fabricar un auto eléctrico, se requiere alguien que lo diseñe, otro que lo construya, otro que lo mantenga, otro que lo repare, y así, hay una larga cadena productiva que necesita personal especializado.

Serán trabajos competitivos en el mercado, apunta el informe, porque se han vuelto cada vez más rentables y en muchos países las empresas verdes reciben subsidios del Estado.

miradas daniel Caraffini.jpg
Empleos verdes para renovar el mundo

Empleos verdes para renovar el mundo

Hoy los empleos verdes están concentrados en los sectores agroforestal y de las energías renovables, pero admiten que en la medida que se expanda la economía circular, que busca reducir, reutilizar y reciclar- habrá nuevas oportunidades laborales.

Ana Sánchez, especialista en empleos verdes para América Latina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), dijo en diálogo con BBC Mundo que en la región hay al menos cuatro países que destacan en la creación de empleos verdes: México (con 56.000 puestos de trabajo), Ecuador ( con 44.000), Argentina (con 15.000), y Brasil con cerca de 1.158.000 empleos verdes en varios sectores, como el de biocombustibles, energía solar, y reconversión de buses.

Este tipo de trabajos, donde más han crecido actualmente, ha sido en el sector de las energías renovables porque es donde más han aumentado las inversiones, como en la energía solar; la eólica, la hidráulica, la geotérmica y los biocombustibles.

Para preparar a una sociedad a esa nueva realidad, la especialista de la OIT sostuvo que lo ideal es que la persona interesada en el desarrollo sustentable escoja primero qué tipo de trabajo le gusta y que dentro de ese trabajo busque una especialización verde.

Al que le gusta el derecho, puede convertirse en un abogado especializado en medioambiente, o el que prefiere la arquitectura, puede enfocar su carrera hacia la edificación verde.

El Covid-19 trajo una pausa en nuestra vida, y ayudó a comprender que se debe repensar el modo de vida, volver a la naturaleza, trabajar por su cuidado y preservación, y por la reparación de daños y efectos venideros.

Con esas pautas y perspectivas, el interés que pueda despertar en muchos jóvenes esas formaciones, requiere de un sistema educativo superior adaptado y conformado para la nueva era verde.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario