Secciones
Fallecimiento

A los 89 años falleció Isabel "Coca" Sarli, emblema del cine y la cultura nacional

La actriz nacida en Concordia, fue ícono del cine erótico de los años 60 y 70. Emblema de una generación y del período kitsch en la Argentina.

Martes 25 de Junio de 2019

A los 89 años, falleció ayer la actriz entrerriana Isabel Coca Sarli, quien se encontraba internada en el Hospital Central de San Isidro desde principio de mes con un cuadro de neumonía.

En los últimos días su salud había empeorado y estaba en estado crítico. Este año había sufrido varias operaciones por una caída en la que se había fracturado la cadera. En los últimos meses su salud se vio seriamente deteriorada, debiendo ser trasladada en reiteradas oportunidades al Hospital Central de San Isidro, siempre acompañada por su hija, la también actriz Isabelita Sarli.

La actriz nacida el 9 de julio de 1929, en Concordia, fue ícono del cine erótico de los años 60 y 70. Saltó a la fama en 1955, luego de ganar el concurso Miss Argentina y ser semifinalista en el de Miss Universo.

En sus comienzos empezó como secretaria para ayudar a su madre, pero luego logró trabajar para distintas marcas de productos. De esa manera empezó a modelar y decidió lanzarse por ese camino. Tiempo después conoció al amor de su vida, el director de cine Armando Bó, con quien rodó un total de 33 filmes, que terminaron de consagrarla entre 1959 y 1980. Las películas de la dupla revolucionaron su época por sus desnudos y el gran contenido erótico, que fue censurado y apartado del circuito comercial por años.

Hilda Isabel Gorrindo Sarli era su nombre completo. Fue actriz, exvedette y modelo de glamour argentina, conocida por protagonizar numerosas películas en las que explotaba su sexualidad al máximo. Así, Sarli se convirtió en un ícono pop, gay y símbolo sexual. Pese a todas las críticas que recibió, su trabajo fue revalorado décadas más tarde por su contenido naif, kitsch y grotesco. Sus películas son de culto y reflejan una época que fue lentamente deconstruida.

Regalo de la Patria

Sarli nació el Día de la Independencia, 9 de julio de 1929, un regalo de la Patria que compartió con Mercedes Sosa (tanto el día y mes de nacimiento). En el caso de la Coca no fue en Tucumán, sino en Concordia. Su primera profesión fue la de modelo. Y fue, tal vez, la que le enseñó a mostrar ese porte de mujer pulposa que hacía estallar las fantasías de muchos hombres de entonces.

En su carrera publicitaria fue fotografiada para marcas de calefones, jabones, arroz, agencias de turismo y cocinas, entre otras. Su larga cabellera negra que se deslizaba con elegancia tapando sus pechos exuberantes fue su marca registrada que supo desplegar después en el cine.

En junio de 1956 el director cinematográfico Armando Bó la eligió en una audición. El flechazo entre ellos ocurrió de inmediato. La Coca se convirtió en musa inspiradora de sus películas. Así, la pareja se convirtió en pionera del cine erótico local. Sufrieron censuras en varias escenas de sus películas, pero finalmente esas imágenes se convirtieron en lingotes de oro para los mercados de todo el mundo e incluso lograron posicionarla como estrellas de la época de México, Paraguay, Panamá, Rusia, Japón, Estados Unidos y otros países de Centro y Sudamérica.

Su primer protagónico en cine fue en El trueno entre las hojas, y allí realizó el primer desnudo total del cine argentino. El film fue un éxito y luego continuó encarnando Furia infernal, Favela, Carne, Fiebre, Fuego, Sabaleros, Embrujada e Insaciable. A su vez, también rodó en Brasil, Filipinas México, Paraguay, Venezuela y otros lugares. La actriz siempre se confesó tímida, pero en distintas entrevistas admitió que le gustaba ser sexy y erótica. De esa manera, con inocencia y belleza natural, se convirtió en emblema del cine argentino.

La Coca prosiguió su carrera hasta la muerte de Armando Bó, en 1981, cuando prácticamente se retiró de la actividad. En 1998 debutó en el teatro de revistas en la obra Tetanic. En 2004 realizó una participación especial en la telenovela juvenil Floricienta, donde interpretó el personaje de la madre de Malala (Graciela Stéfani) y Beba (Mirtha Wons). En 2009, participó en dos producciones: Mis días con Gloria y Arroz con leche, luego de décadas alejada de los sets de cine.

El contenido naif y vamp de sus filmes provocó una revalorización de su trabajos convirtiéndolas en películas de culto en círculos underground y de mayor difusión. En el verano de 2010 la Sociedad Fílmica del Lincoln Center de Nueva York realizó un homenaje y festival con la exhibición de seis de sus películas, como ejemplo del cine kitsch de los años 60 y 70.

En octubre de 2012 el gobierno designó a Isabel Sarli embajadora de la Cultura Popular Argentina, con rango y jerarquía de subsecretaria. Fue propuesta por la Secretaría de Cultura, que exaltó que la actriz “es considerada una verdadera representante de la cultura nacional”.

“¡Canalla..!”: La mítica que se instaló en el imaginario

Según los mitos del cine, Isabel Sarli, dice una frase que se popularizó en el imaginario argentino: “¡Canalla! ¿Qué pretende usted de mí?”. Sin embargo, la frase completa se dice, parecida, en el filme Y el demonio creó a los hombres, de 1960, cuando el personaje que interpreta la actriz es perseguido por un hombre al que ella le dice: “¿Por qué me sigue? ¿Qué pretende usted de mí?”. En Carne, Sarli interpreta a Delicia, una chica humilde que es encerrada en un camión de medias reses. Allí, le grita a su agresor, quien está por violarla: “¡Canalla, se va a arrepentir toda la vida de lo que hace!”.

El mito de que la frase se pronunciaba en la película Carne se acrecentó en un videoclip de la Bersuit Vergarabat, cuando Gustavo Cordera entra a un camión bajándose el cierre del pantalón y la joven Sarli le dice: “¡Canalla! ¿Qué pretende usted de mí?”. Esa frase la grabó la actriz en un estudio, suplantando el audio original.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario