Secciones
Paritarias

Paritarias en ojotas y con barbijo

La negociación de las paritarias con entre el gobierno provincial y los gremios estatales volverá a estar en el centro de la escena.

Sábado 09 de Enero de 2021

Son muchos los desafíos que deberá enfrentar el gobierno provincial en el comienzo de un nuevo año de gestión. Además del manejo de la pandemia, que seguirá siendo una de las prioridades, la negociación de las paritarias con los gremios estatales volverá a estar en el centro de la escena. La realidad indica que el salario de los trabajadores sufrió un derrumbe por el efecto de la inflación y por la propia depreciación de la moneda. En el complejo escenario que impuso la emergencia sanitaria, la discusión por la actualización salarial viene siendo postergada desde hace varios meses. En efecto, dicha problemática estuvo en la agenda de las organizaciones gremiales, y en rechazo a la falta de convocatoria se realizaron medidas de fuerza. Pero el Gobierno no se apartó de su postura de mantener el equilibrio en las finanzas provinciales, incluso corriendo el riesgo de abrir un frente de conflicto con los sindicatos. En cierta medida pudo ganar tiempo otorgando un aumento por decreto para empleados y jubilados que se terminó de pagar en diciembre de 2020. Se pagó una suma fija a cuentas de paritarias de 4.000 pesos para aquellos agentes cuyo salario nominal no supere los 35.000 pesos; 3.500 pesos para los que no cobran más de 35.000 pesos y menos de 55.000 pesos; y 3.000 pesos cuando el salario nominal sea mayor a 55.000 pesos y menor o igual a 120.000 pesos.

Para graficar un poco el escenario, basta con recurrir a los números. El piso salarial del escalafón general en Entre Ríos es de 26.795 pesos, un monto que apenas alcanza para cubrir la canasta básica alimentaria (CBA). Según un informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), en noviembre una familia tipo conformada por dos adultos y dos hijos menores de 6 y 8 años, necesitó percibir 21.573 pesos para no encontrarse debajo de la línea de indigencia. En esta ecuación se debe tener en cuenta que el último aumento salarial en la provincia se otorgó con los sueldos de enero de 2020, correspondientes a la inflación de octubre, noviembre y diciembre de 2019. Aquella vez el gobierno se jactaba de que Entre Ríos había liderado las mejoras salariales en el país: el incremento anual había alcanzado el 57,62%, mientras que por complementaria se aumentó un 11,7%.

En un año atravesado por la pandemia, tanto la gestión Bordet como la Casa Rosada debieron asignar recursos destinados al personal esencial. En nuestra jurisdicción esos fondos se volcaron al pago de adicionales para el personal de Salud, aunque en Entre Ríos algunos sectores (Sanidad, Comedores y el Copnaf) cobran los bonos Covid desde marzo. Una de las inquietudes de los gremios es saber qué va a pasar con esos adicionales y con la suma fija que se pagó hasta enero. La Nación cumplió con el pago de una asignación estímulo de 5.000 pesos (dividida en seis tramos) para agentes de Salud, y en estos días se haría efectiva la última. En un año atravesado por la pandemia, tanto la gestión Bordet como la Casa Rosada debieron asignar recursos destinados al personal esencial. En nuestra jurisdicción esos fondos se volcaron al pago de adicionales para el personal de Salud, aunque en Entre Ríos algunos sectores (Sanidad, Comedores y el Copnaf) cobran los bonos Covid desde marzo. Una de las inquietudes de los gremios es saber qué va a pasar con esos adicionales y con la suma fija que se pagó hasta enero. La Nación cumplió con el pago de una asignación estímulo de 5.000 pesos (dividida en seis tramos) para agentes de Salud, y en estos días se haría efectiva la última.

Con un verano eclipsado por la nueva ola de casos de coronavirus, en la agenda institucional del gobierno surgen varios dilemas. Mientras los sindicatos afinan el lápiz para definir la agenda de temas para discutir el 27 de enero, en ámbitos gubernamentales se deberá pensar en una estrategia integral, que vaya más allá de lo salarial. Porque ese justamente es el punto de partida para avanzar con otras demandas, como la situación de los trabajadores con contrato de obra, de los agentes con contrato de servicio o de las paritarias sectoriales. Como bien lo dice el título de este suelto, será una paritaria en ojotas y con barbijos. Es que hace mucho tiempo que el encuentro entre patronal y gremios no se da en plena temporada estival. El gobierno ya dio una señal positiva: a fines de diciembre se anunció el pago de un bono de 5.000 pesos para empleados activos y de 3.000 pesos para los jubilados, que se hará efectivo por única vez. Ese beneficio extraordinario también llegará al sector docente. Para la administración provincial es el reflejo de un “esfuerzo” para compensar la pérdida salarial, mientras el arco gremial valoró la medida, a la que se sumó el aumento de las asignaciones familiares a partir del 1° de febrero, en una suma de 3.240 pesos. Las cartas se volverán a jugar, y lo más difícil será lograr el equilibrio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario