Secciones
El Mundo

Miles de uruguayos cruzan el río para ir a sufragar en el balotaje

El Frente Amplio pone en juego un gobierno que conduce desde hace 15 años. Los Blancos sienten que es posible ganar la compulsa electoral.

Sábado 23 de Noviembre de 2019

La República Oriental del Uruguay elegirá hoy a su próximo presidente constitucional y la cita motivó a miles de orientales residentes en la Argentina a cruzar el río desde las costas entrerrianas para cumplir con el deber cívico. Es mucho más que una obligación para muchos de los que concurren a sufragar; es más ni siquiera tienen la obligación de hacerlo porque residen en el exterior. Sucede que la posibilidad muy cierta de un cambio de partido de gobierno moviliza a tanto a Blancos como frenteamplistas. El balotaje de hoy parece volcado a favorecer al candidato de la oposición, Lacalle Pou.

Aumentos en los niveles de inseguridad, contracción económica y desempleo son algunas de las razones que explican la fuga de votos del Frente Amplio desde la elección presidencial de 2015. En Montevideo los analistas de los principales diarios deslizan que en esta jornada es posible que quede sellado el fin de los 15 años del Frente en el poder.

Pero si bien el candidato oficialista Daniel Martínez está abajo en las encuestas, los casi 40 puntos que cosechó en la primera vuelta, el 27 de octubre, lejos están de ser un certificado de defunción para el partido de Tabaré Vázquez y el Pepe Mujica.

Las encuestas parecen coincidir en que Martínez cosecharía entre el 43% y el 44% de los votos, un sólido capital electoral que lo posiciona como la primera minoría dentro del escenario político uruguayo. Todo esto hace que la pregunta respecto al porqué de la pérdida de votos que sufrió el Frente Amplio se pueble de múltiples y posibles explicaciones. “Cuando una democracia funciona bien, es posible que, aun habiendo hecho muchas cosas bien, se pierda una elección”, afirma el politólogo Adolfo Garcé, quien no duda en proclamar que el balance a lo largo de los 15 años de gobierno del Frente Amplio fue positivo.

Un crecimiento económico robusto, con distribución y justicia social, sumado a una agenda de ampliación de derechos que cosecha elogios mundiales y un desarrollo institucional importante, son todos logros que hay que reconocerle al actual oficialismo. Para Garcé, la clave hay que buscarla en el inevitable desgaste que los años en el poder le han producido al Frente Amplio.

“Después de 15 años en el poder, es inevitable volverse menos creíble. Empieza a surgir la sensación de que uno ya ha demostrado no poder resolver ciertas cuestiones”, acota Garcé, que es profesor de Ciencias Políticas en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República. “Y la oposición ha logrado argumentar muy bien cuáles son esos temas que preocupan a la gente, y que el gobierno no ha podido resolver: inseguridad, educación, el déficit fiscal, que ronda cerca del 5% del PBI, y el desempleo”, completa.

Para el periodista uruguayo Antonio Ladra, las razones de la performance del Frente Amplio hay que buscarlas tanto en su incapacidad de resolver ciertas demandas, como en ciertas actitudes de soberbia que tuvo con algunos sectores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario