Secciones
Bolivia

En Bolivia el partido de Evo ya no le responde y tiene nuevos líderes

El MAS votó la ley de llamado a nuevas elecciones. Paso al frente de los jóvenes que Morales había relegado a un segundo plano.

Martes 26 de Noviembre de 2019

El Movimiento Al Socialismo (MAS) afronta una nueva etapa. La presidenta de la Cámara de Senadores, Eva Copa, manifestó que ha perdido contacto con Evo Morales y su vice, Álvaro García Linera. La última vez que se reunió con ellos fue antes de las elecciones. Copa, nueva titular del Senado, apareció junto a la presidenta interina Jeanine Añez en la firma de la ley de convocatoria a nuevas elecciones que se promulgó el domingo y que abrió el camino para superar la grave crisis en la que cayó Bolivia en el último mes.

La joven senadora sustituyó a la renunciante Adriana Salvatierra, fiel a Morales. A su vez, el alejamiento de las bancadas del MAS de las consignas de Evo Morales desde su exilio en México, centradas en denunciar un “golpe de Estado”, ha dejado claro que el partido mayoritario de Bolivia está en busca de nuevos horizontes.

“Me hubiera gustado comunicarme con ellos para saber qué estaba pasando, era importante que todos estemos informados. Nos ha caído como un balde de agua fría ver que la Policía se amotina y que los militares le pidan su renuncia a Evo, cuando todos los lunes se reunía con ellos”, señaló Copa durante una entrevista para la cadena Unitel. Tanto Copa como Sergio Choque, en Diputados, son los nuevos presidentes de las dos cámaras. Los dos líderes anteriores eran incondicionales de Evo y renunciaron luego de su partida al exilio. La nueva presidenta del Senado reveló que la última vez que participó en una reunión donde estaban los líderes del MAS fue tres semanas antes de las elecciones del 20 de octubre, para analizar la agenda del poder legislativo. “Espero que (Evo Morales) esté bien, solo vemos los tuits que alguna vez ha escrito”, señaló Copa.

La presidenta del Senado valoró el apoyo que recibió de los legisladores del MAS, pero también de las otras facciones políticas, como el Partido Demócrata Cristiano (PDC) y Unidad Demócrata (UD), lo que fue importante para consensuar una ley para las próximas elecciones generales. “Hubo jornadas en las que hemos trabajado hasta las 3”, manifestó.

Copa destaca que la participación de los dirigentes nacionales y departamentales será importante para la reorganización del MAS de cara a las próximas elecciones generales. Asimismo, manifestó la confianza que tiene su partido en el voto “del campo” para lograr una importante representación en la Asamblea Legislativa. Por otra parte, señaló que todos quienes han cometido delitos deben ser juzgados y sancionados por la Justicia.

Un documento clave

Como antecedente, la semana pasada circuló un documento explosivo del bloque del MAS en el Senado. Allí se presentaba una propuesta de “ley excepcional y transitoria para la realización de elecciones”, “en cumplimiento al artículo 169” de la Constitución “que establece la línea de sucesión constitucional presidencial, la segunda vicepresidenta de la Cámara de Senadores de la Asamblea Legislativa en fecha 12 de noviembre de 2019, con el mandato de convocar a nuevas elecciones en el plazo máximo de 90 días”. Es decir, sostenía el bloque de senadores del MAS que la investidura de la presidenta Jeanine Añez surgía de la sucesión constitucional. El documento fue un punto de rotura con Evo y sus seguidores, que insistían en la línea del “golpe de Estado”. El texto destacaba que Morales y García Linera “han presentado renuncia definitiva” y se difundió por vía oficial, pero poco más tarde la senadora Adriana Salvatierra, la extitular de la Cámara alta, descalificó el documento como “falso”, al menos en lo referido a la renuncia de Morales, la que sin embargo fue presentada el lunes 11 de octubre, día de su exilio, en la Asamblea Legislativa. Como sea, pocos días más tarde, los bloques del MAS votaron por unanimidad la ley de convocatoria a elecciones que excluye explícitamene a Morales y García Linera como candidatos.

La semana pasada, un informe de la agencia AP destacaba el aspecto étnico, clave en la historia del MAS. Los nuevos presidentes de la Cámara de Diputados y del Senado son de origen aymara. “Queremos mostrar nuestra voluntad de pacificar el país y vamos a trabajar con todos, nadie debe quedar al margen’’, dijo entonces Sergio Choque, presidente de la Cámara de Diputados, tras ser posesionado. Poco más de un 50% de los legisladores son indígenas pero es la primera vez que los presidentes de las dos cámaras tienen ese origen. Eva Copa preside el Senado y al igual que Morales es aymara, la segunda etnia después de la quechua.

“Muchos fuimos aislados por una cúpula, no era posible llegar a Evo. No podíamos hablar con la prensa, unos pocos daban la línea’’, dijo a AP el diputado Juan Cala, de la región de Santa Cruz, un bastión opositor a Morales. En su último gabinete Morales ya no tenía ministros indígenas. “Ahora esa cúpula se exilió, nosotros quedamos y nos toca renovar la política’’, agregó Cala. El analista político Carlos Cordero indicó que los indígenas “no eran del entorno de Morales. Frecuentemente los usaban para levantar la mano y aprobar lo que enviaba el Ejecutivo. Ahora el partido ha quedo en manos de ellos y el desafío es renovarlo’’.

Jeanine Añez mueve sus fichas políticas para seguir un año más en el poder

El calendario electoral que debe aprobar el nuevo Tribunal Supremo Electoral obligaría a extender el mandato de la presidenta transitoria de Bolivia, Jeanine Añez, que concluye el 22 de enero de 2020. De lo contrario, se entraría a un vacío de poder, según algunos abogados constitucionalistas, que calculan que las elecciones presidenciales se deberían realizar, en el mejor de los casos, en marzo o abril del próximo año, sin considerar la posibilidad de una segunda vuelta, que se realizaría en los siguientes 45 días, según la ley promulgada por Añez el domingo en Palacio de Gobierno, en presencia de la presidenta del Senado, Eva Copa, del partido de Evo Morales.

Con estos cálculos, la presidenta transitoria que arrebató el poder tras el golpe y su partido sacó el 4% de los votos en las últimas elecciones tendría que entregar el poder al nuevo gobierno elegido en la votación presidencial en junio de 2020, aunque algunas fuentes políticas consideran que la transmisión del mando podría producirse el 6 de agosto, considerada una fecha emblemática de la historia de Bolivia, que celebra el inicio de su independencia como República.

Aunque el movimiento cívico opositor a Evo Morales y los llamados movimientos sociales, allegados varios de ellos al expresidente, adelantaron su demanda de realizar las elecciones antes de que concluya el mandato constitucional el 22 de enero, el nuevo vocal del Tribunal Electoral, Salvador Romero, que fue posesionado el lunes por la presidenta Añez, adelantó que es técnicamente imposible realizar la votación antes del 22 de enero y que, incluso, los 120 días establecidos por ley representan trabajar en forma apretada.

Abogados constitucionalistas y expertos electorales, como Paul Antonio Coca, Carlos Borth y Fernando Castedo consideran que es casi imposible que haya elecciones antes del 22 de enero, cuando el expresidente Evo Morales terminaba su mandato.

Para Coca hay aspectos técnicos y jurídicos que hacen inviable ese tiempo. Explicó que son tres meses establecidos para la campaña proselitista, que en el mejor de los casos se puede reducir a dos. Para elegir a las nuevas autoridades electorales se necesitan al menos 20 días. “En ese período se debe realizar previamente la convocatoria, depuración de candidatos, discusión interna, análisis de los currículum, entrevistas e impugnaciones”, refirió.

De su parte, el senador Oscar Ortiz dijo que hasta el jueves se aprobará en el Legislativo el reglamento de elección de los vocales electorales y, desde ese momento, corren 20 días de plazo y otras 48 horas para que el nuevo TSE haga la convocatoria a las nuevas elecciones.

En el cálculo del exvocal electoral, Fernando Castedo, es probable que para el 20 de diciembre se tengan conformados los tribunales electorales y en ese momento se podrá llamar a los comicios generales. Por consiguiente, quedaría solo un mes, por lo que será imposible realizar las elecciones antes del 22 de enero, cuando se requiere al menos cuatro meses para la primera vuelta y 45 días para la segunda vuelta, además de dos semanas adicionales si es que se deben repetir las votaciones en algunas mesas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario