Secciones
El Mundo

El Lava Jato ordena el arresto de Cartes, el expresidente paraguayo

El exmandatario y el principal traficante de divisas de Brasil lavaban fortunas en Paraguay y otros 14 países, según los fiscales brasileños.

Miércoles 20 de Noviembre de 2019

La Justicia de Brasil ordenó la detención del expresidente de Paraguay Horacio Cartes (2013-2018) por lavado de dinero en una causa de la operación Lava Jato en la ciudad de Río de Janeiro, informó la Policía Federal brasileña.

Según un comunicado de la Policía Federal de Brasil, el juez Marcelo Bretas incluirá en el alerta rojo de Interpol el nombre de Cartes para que sea detenido y responda por su vinculación con un grupo de contrabandistas de divisas que lavaba dinero en Brasil, Paraguay y otros 14 países. Cartes tiene fueros parlamentarios en Asunción, ya que como expresidente es miembro vitalicio del Senado paraguayo. Sin embargo, ayer esto fue relativizado por la Fiscalía brasileña. “Al ser un senador con o sin derecho a voto, (Horacio Cartes) no tiene derecho al fuero (en Brasil). Trabajó aquí financiando a una organización criminal. No estaba ayudando a un amigo, estaba financiando a un cómplice de una organización criminal”, dijo José Augusto Vagos, fiscal regional de Brasil.

La operación fue bautizada Patrón, como llamaba al expresidente Cartes el jefe de los “doleiros” brasileños Darío Messer, el mayor contrabandista de divisas de Brasil, que está detenido por el Lava Jato. La acusación, según el fiscal Vagos, es que Cartes financió con 500.000 dólares al doleiro para que se fugara de Brasil a Paraguay. Ambos, Messer y Cartes fueron socios en varias empresas “del lado paraguayo”.

Según el fiscal, fueron interceptados mensajes con un plan de Messer para pagarle 2 millones de dólares al ministro del Interior paraguayo del actual presidente Mario Abdo, Juan Villamayor, para que no extradite al “doleiro”.

Esta operación tiene directa vinculación con el Lava Jato –que se centra en los desvíos de fondos de la empresa estatal Petrobras y la obra pública durante los gobiernos de Lula da Silva y Dilma Rousseff– a raíz de que los doleiros, como se llama a los cambistas ilegales de divisas, fueron la herramienta utilizada para el pago de coimas y lavado de dinero.

La esposa de Messer y otros acusados de contrabandear divisas y lavar dinero fueron detenidos en Río de Janeiro, San Pablo y Ponta Porá, en el Estado de Mato Grosso do Sul, frontera con Paraguay. La acusación es que Messer y su red de cambio ilegal lavaron y fugaron dinero en 52 países por 1.600 millones de dólares. Cartes comanda un emporio empresarial llamado Grupo Cartes, un conglomerado empresarial de alimentos, bebidas, ropas y centros médicos. Cartes se afilió al Partido Colorado en 2009 para poder participar de la política. Desde Asunción, la Policía dijo que hasta el momento no llegó el pedido de captura vía Interpol desde Brasil. Messer también es investigado en Paraguay, donde las autoridades sospechan que él, su hijo y un primo de Cartes, habrían realizado operaciones irregulares en ese país por un monto de 40 millones de dólares.

Paraguay concedió la nacionalidad paraguaya a Messer en 2017, pero se la retiró un año después porque el brasileño estaba “siendo investigado por integrar una organización criminal” centrada en el blanqueo de capitales, “derivados de la corrupción” a través de la “compra y venta de dólar estadounidense”. La prensa brasileña destacó durante toda la jornada la amistad entre el expresidente y Messer. El senador Cartes es el funcionario paraguayo hasta el momento más involucrado en la Operación Lava Jato brasileña, que salpicó a la política de Perú, Ecuador, Colombia y Panamá, y cuyo accionar está siendo cuestionado por el Supremo Tribunal Federal de Brasil por errores procesales contra los acusados. El juez Bretas es de Río de Janeiro y tiene jurisdicción en una parte de Lava Jato que no depende de la ciudad de Curitiba, adonde se hizo famoso por encarcelar al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva el entonces juez Sergio Moro, hoy ministro de Justicia de Jair Bolsonaro.

Desde Asunción, el titular del Congreso, el senador Blas Llano, aseguró que el expresidente Cartes tiene fuero como senador vitalicio y por lo tanto debería ser despojado de los mismos para ser procesado en Brasil, donde el martes un juez emitió una orden de detención.

Al ser consultado sobre los fueros del expresidente, el fiscal Vagos, de Río de Janeiro, subrayó: “Aquí en Brasil no tiene derecho a los fueros, porque financió a una organización criminal. Y no fue apenas ayudar a un amigo, sino a financiar a un cómplice de una asociación ilícita”, dijo el representante del Ministerio Público en conferencia de prensa.

El abogado Pedro Ovelar, quien encabeza la defensa de Horacio Cartes, afirmó que la decisión judicial brasileña sobre su cliente “carece de fundamentos”. Dijo que HC “está a disposición de la Justicia brasileña”, pero adelantó que igualmente el jueves él (Ovelar) presentará un hábeas corpus para proteger al expresidente.

Arrestan a seis jueces corruptos en Bahía

La Policía Federal brasileña realizó un impactante procedimiento ayer en la ciudad de Salvador de Bahía. Allí detuvo a seis jueces, acusados de ser parte de un esquema criminal de venta de sentencias y otras decisiones judiciales. Dos de los jueces son de cámara de apelaciones y los otros cuatro de primera instancia. Todos con poder para llevar adelante los procedimientos que impactaron en la opinión pública. Los seis magistrados fueron objeto de arresto y registro e incautación de diversos objetos en sus viviendas. Entre los investigados se encuentra el presidente del Tribunal de Justicia de Bahía, Gesivaldo Britto, titular de la Cámara de Apelaciones correspondiente a Salvador de Bahía. Las órdenes fueron dictadas por el Tribunal Superior de Justicia, que también ordenó la destitución de los seis magistrados de sus funciones. El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) es una instancia especial del sistema judicial brasileño. Unos 200 agentes de la Policía Federal participaron en la operación, que ejecutó órdenes de detención temporales y órdenes de allanamiento y confiscación en oficinas, foros, bufetes de abogados, empresas y en los domicilios de las personas investigadas.

   Se investigan posibles delitos de corrupción activa y pasiva, lavado de dinero, evasión de divisas, organización criminal y tráfico de influencias. Denominada “Faraoeste”, la operación investiga presuntas ventas de sentencias y otras decisiones judiciales en un caso de acaparamiento de tierras en el oeste de Bahía.

El caso involucra un área de 366.000 hectáreas, equivalente a cinco veces el tamaño de Salvador, que ha sido disputada por un grupo de agricultores de la ciudad de Formosa do Río Preto y una empresa que afirma ser la única propietaria de toda la zona. El diferendo tiene impacto ambiental y económico. Además de la investigación en el Tribunal Superior de Justicia, el mismo caso está siendo investigado por el Consejo Nacional de Justicia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario