El Mundo
Miércoles 25 de Octubre de 2017

Albañil pescó una bolsa llena de joyas en el río Uruguay

Mientras pescaba vio una bolsa en el fondo que reflejaba luz. Cuando lo sacó se percató que era una bolsa conteniendo un botín de gran valor. Su reacción fue entregarlo a las autoridades.

Un albañil fue a pescar y divisó en el fondo del río algo que reflejaba la luz. Cuando lo sacó se percató que era una bolsa conteniendo un botín de gran valor. Su reacción fue entregarlo a las autoridades.


El protagonista de la historia fue un albañil uruguayo de la ciudad de Salto, en el vecino país, identificado como Marcelo Díaz, de 43 años de edad.


El pescador concurrió a la zona del Ayuí sobre las costas del Río Uruguay para “tirar unas lineadas” se encontró con una sorpresa cuando se arrimó a las aguas y observó unos elementos que con su caña de pesca comenzó a retirar a tierra firme.


Pescador.jpg


Había un rifle y una bolsa. El hombre nunca imaginó que dentro de la bolsa que había sacado del agua fuera a encontrar tantas alhajas de oro, monedas del mismo metal y otras joyas que solamente se conocerá su valor cuando la Justicia determine el trabajo de un perito para corroborar cada uno de los 348 artículos del hallazgo.


Sorprendido por la magnitud de lo encontrado y sin la presencia de testigos, Marcelo Díaz contó a El País que transcurrida una media hora y luego de tirar unas lineadas con su reel reflexionó en qué hacer con ese hallazgo y sin consultar con nadie se dirigió a la sede de la Prefectura Nacional Naval para hacer entrega de del mismo.


“Estuve desde las 11 de la mañana hasta las cuatro de la tarde mientras duró el procedimiento en el cual se inventarió cada pieza que había en esa bolsa y recién ahí me di cuenta de la magnitud de lo que encontré y el valor de cada objeto cuando se iba desplegando sobre una mesa”, dijo el pescador.


Y agregó: “Sentí un alivio tremendo y pude dormir tranquilo porque mi conciencia me lo indicó. Eso llegó a ese lugar por algún robo o no se por qué pero no hay denuncias ni en la Policía ni en Prefectura de la desaparición de ese botín”.


“Mi familia me apoyó en la decisión que tomé de entregar a la Prefectura y de que la Justicia intervenga, aunque unos cuantos me dijeron de abombado para arriba y no pueden creer que haya ido solo a la Prefectura para hacer ese trámite”, acotó Díaz.


Pescador.jpg


En cambio horas más tarde consultó con el abogado Martín Merino sobre la decisión tomada y sobre qué trámites debe seguir de ahora en más.


Si bien el pescador no cuestiona el procedimiento realizado en Prefectura, comentó que una vez que entregó la bolsa con las alhajas y monedas de oro y el fusil, pasó un tiempo prudencial en el cual no tuvo a la vista esos objetos hasta que fue llamado cuando lo distribuyeron sobre una mesa para inventariarlo a lo que agregó que tampoco le permitieron que tomara una fotografía del botín.


El abogado Merino resaltó la “honestidad” de su cliente y la transparencia en cómo actuó y explicó que este hallazgo que puede ser millonario, de no aparecer quien justifique su propiedad seguirá el trámite del Código Civil en el cual su cliente reclamará la mitad de lo hallado.


El pescador está seguro que por la altura de las aguas del Río Uruguay que en esas horas oscilaba por encima de los 8 metros, los objetos fueron arrojados por la noche y que tanto el fusil como la bolsa no presentaban indicios de haber permanecido mucho tiempo en contacto con el sedimento del lecho del río.


Respecto al hallazgo, el vocero de la Armada Nacional, Gastón Jaunsolo, dijo que ahora se investigará si algunos de los objetos fueron denunciados en la Policía, luego se evaluará el monto total de lo encontrado y finalmente se realizará una pericia que permita determinar el origen.


Entre las 348 piezas rescatadas por el pescador figuran, entres otras: 71 cadenas de oro, 45 anillos y 31 monedas de oro.


Fuente: El País

Comentarios